CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

OPINIÓN: La respuesta fiel al coronavirus: protegernos unos a otros

Por Maggie Siddiqi, Guthrie Graves-Fitzsimmons

Nota del editor: Maggie Siddiqi es directora de Faith and Progressive Policy Initiative en el Center for American Progress. Siddiqi practica la religión musulmana y vive en Washington. Guthrie Graves-Fitzsimmons es miembro de Faith and Progressive Policy Initiative en el Center for American Progress. Graves-Fitzsimmons practica la religión bautista y vive en Louisville, Kentucky. Las opiniones expresadas aquí son de los autores. Lee más de la sección de opinión en CNN en Español.

(CNN) — “No creo que ir a la iglesia durante este período de tiempo sea una prueba de fe”, dijo el gobernador de Kentucky y diácono de la Iglesia Cristiana (Discípulos de Cristo), Andy Beshear, la semana pasada cuando pidió que se cancelaran los servicios religiosos en persona debido al coronavirus. “Creo que Dios nos da sabiduría para protegernos unos a otros y deberíamos hacerlo”.

El gobernador Beshear no está solo. La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días ha suspendido las reuniones públicas en sus más de 30.000 congregaciones en todo el mundo “hasta nuevo aviso”. Arabia Saudita ha detenido los viajes a los lugares sagrados islámicos en La Meca y Medina. Y el Vaticano comenzó a transmitir misa en vivo en línea y el papa Francisco está celebrando oraciones y audiencias públicas a través de un enlace de video.

Si bien la reunión con nuestras comunidades en la adoración es fundamental para ambas religiones, también lo es la preservación de la vida. Las comunidades religiosas tienen razón en cancelar los servicios y están liderando donde la lenta respuesta del gobierno federal ha fallado. Las comunidades religiosas están priorizando la salud y la protección de sus comunidades a través del aislamiento social, que es la respuesta fiel al coronavirus.

Ambos hemos sido testigos de la cancelación de servicios en nuestras propias comunidades religiosas respectivas. El Centro de la Sociedad Musulmana del Área de All Dulles (ADAMS por sus siglas en inglés), que atiende a un promedio de 9.000 personas en 10 lugares en el área de Washington, suspendió las oraciones del viernes, una medida sin precedentes. El centro manifestó que las oraciones congregacionales son “inadmisibles” si ponen a las personas en riesgo de daño. Mientras tanto, no muy lejos de la propia iglesia del gobernador Beshear en Kentucky, la Iglesia Bautista Highland en Louisville se abstuvo de ofrecer servicios de adoración en persona el domingo. Los ministros, en su lugar, lo hicieron a través Facebook. Tanto ADAMS como Highland Baptist estarán cerrados por al menos las próximas semanas.

Estábamos orgullosos de las decisiones de nuestros líderes religiosos, a pesar de que nos hubiera gustado estar con nuestras comunidades, orar y apoyarnos unos a otros durante este momento problemático. Sus posturas demuestran un poder de reacción y liderazgo increíbles y deseamos que nuestro presidente hubiera hecho lo mismo. En una conferencia de prensa el lunes, tardíamente adoptó un tono más sobrio y pragmático e instó a más precaución de lo que había hecho hasta la fecha.

Estar presente en espacios religiosos no es solo otra reunión social para nosotros o el 77% de los estadounidenses que, según el Centro de Investigaciones Pew, se identifican como religiosos. Para los fieles, cancelar reuniones religiosas es motivo de más alarma que cancelar torneos de baloncesto, espectáculos de Broadway o manifestaciones políticas. Las comunidades de fe reúnen a las personas para adorar a Dios y orar juntas, y también ponen la fe en acciones por el bien común. Las comunidades religiosas juegan un papel importante en la vida individual y pública de los estadounidenses.

La preocupación por la salud de las personas, física y espiritual, es una de las cosas que las comunidades de fe saben hace mejor. Es por eso que muchos hospitales en EE.UU. y en todo el mundo fueron fundados por organizaciones religiosas. Y aunque existe una percepción generalizada de que la religión y la ciencia están en conflicto, según el Centro de Investigaciones Pew, el 68% de los estadounidenses dice que no existe tal conflicto.

LEE: Coronavirus 17 de marzo minuto a minuto: millones de personas están en cuarentena en Europa

Es por eso que la mayoría de las organizaciones religiosas están siguiendo la guía de la comunidad médica. La Asociación Médica Islámica de América del Norte y la Sociedad Islámica de América del Norte pidieron a los musulmanes que tomen precauciones. “Proteger la vida humana es uno de los objetivos fundamentales de la Sharia islámica”, dijeron a través de un comunicado. “Este concepto tiene prioridad sobre todos los demás objetivos de la fe islámica, ya que la vida representa el fundamento de nuestra existencia. Por lo tanto, a veces, la preservación de la vida y los derechos humanos es mucho más importante que la continuidad de las prácticas esenciales de devoción”.

Estas declaraciones contrastan con las palabras del presidente, que al principio intentó ignorar el problema y no respondió adecuadamente. Una postura que pudo deberse a razones políticas. Como escribió el escritor conservador Peter Wehner en The Atlantic: “El presidente y su administración son responsables de errores graves y costosos, especialmente los fallos épicos de fabricación de pruebas de diagnóstico, la decisión de evaluar a muy pocas personas, la demora en expandir las pruebas a los laboratorios fuera de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y los problemas en la cadena de suministro”.

La administración realizó un juego político con la vida de las personas y hemos visto como la derecha religiosa lo apoya. “Es extraño para mí ver cómo muchos reaccionan de manera exagerada”, dijo el jueves Jerry Falwell Jr, uno de los partidarios más vocales del presidente en Fox News. “Hace que te preguntes si hay una razón política para eso. Es, sabes, como que el juicio político no funcionó… tal vez ahora este es su nuevo intento para intentar destituir a Trump “.

Jugar a la política con una pandemia es lo opuesto a una respuesta fiel. Pero creemos que las comunidades religiosas, incluidas las nuestras, están liderando el esfuerzo para “aplanar la curva” a través del aislamiento social logrado al suspender las reuniones para el culto. Seguir los esfuerzos de mitigación recomendados por los funcionarios de salud pública mantendrá el sistema de atención médica funcionando de la mejor manera posible.

Si bien estábamos tristes de no estar presentes en los servicios religiosos del pasado fin de semana y en el futuro previsible, la respuesta de nuestros líderes religiosos proporciona un sentido de competencia y consuelo en un momento en que esas cosas han estado muy ausentes durante mucho tiempo en la Casa Blanca.