CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

¿Cómo enfrentar las peleas de los niños durante un encierro? Le preguntamos a los expertos

Por Sandee LaMotte

(CNN) — A medida que los países se cierran y sus seres queridos se apiñan para resistir lo que bien podrían ser semanas de aislamiento inducido por coronavirus, las tensiones familiares van en aumento.

Al igual que un canario en una mina de carbón, los niños a menudo son los primeros en responder negativamente a cualquier tensión en la unidad familiar, por lo que padres, no se sorprendan si sus hijos ya están fastidiados y pelean a niveles muy por encima de sus peleas entre hermanos normales.

MIRA: El distanciamiento social, la clave para mitigar los efectos del coronavirus

«A veces los padres se sienten como: ‘Oh, Dios mío, ¿cómo pueden tener esta discusión en este momento? ¿Cómo ahora cuando estoy en este momento de pánico por el coronavirus? ¿Qué les pasa?'», dijo la pediatra Jenny Radesky, portavoz de la Academia Estadounidense de Pediatría.

Aquí en CNN, muchos de nosotros también somos padres. Así como tú, miramos en estado de shock y asombro a nuestros hijos mientras sus temperamentos explotan. Al igual que tú, necesitamos consejos para padres mientras intentamos trabajar desde casa y hacer malabares con la educación en el hogar, la preparación de comidas y la dinámica familiar, mientras nos preocupamos de qué hacer cuando se acabe el papel higiénico.

Es por eso que contactamos a los mejores expertos en desarrollo infantil para hacerles esta simple pregunta a todos: «Por favor, ¿pueden ayudarnos?»

Toma tu propia temperatura emocional

«En primer lugar, si los padres actúan estresados, ansiosos y peleando, los niños también lo harán», dijo la pediatra Tanya Altmann, editora en jefe del libro de la Academia Americana de Pediatría «Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age 5 and The Wonder Years».

«Lo primero es revisar cómo se comportan como padres en casa», indicó Altmann. «Muchas veces, cuando un hogar es caótico, es por lo que viene de los padres».

LEE: Trabajar desde casa es un salvavidas, y un gran peligro

¿Qué pasa si no eres consciente de estar ansioso?

«Consulta con tu cuerpo», sugiere Radesky, profesora asistente de pediatría en la Universidad de Michigan con una subespecialidad pediátrica en el comportamiento del desarrollo infantil.

«Y no me refiero a fiebre, tos; quiero decir, ¿sientes que tu corazón late más fuerte en tu pecho? ¿Sientes tensión en tus músculos? ¿Tienes más dolores de cabeza? ¿Tienes más problemas para dormir? ¿Sientes más como un malestar estomacal?», explica.

«Estas son todas las formas en las que el estrés afecta los sistemas de nuestro cuerpo de los que ni siquiera somos conscientes porque uno se acostumbra tanto a este tipo de hipervigilancia crónica», dijo Radesky.

«Verifica tus emociones y asegurarte de que estás lidiando con ellas de manera saludable, será el primer paso preventivo para eliminar muchas peleas infantiles», agregó.

Controla la temperatura emocional de tu hijo

¿Cómo puede saber si es estrés lo que puede estar impulsando el comportamiento negativo de tu hijo?

«¿Muestran tus hijos sus comportamientos de estrés habituales?», preguntó Radesky. «Algunos niños se vuelven realmente desafiantes, otros se vuelven más controladores o repetitivos, siempre queriendo hacer lo mismo de la misma manera. Otros niños se vuelven pegajosos».

«Mis hijos dicen: ‘¿Podemos jugar videojuegos todo el día? Déjanos como estar fuera de zona y no tenemos que pensar en todo esto’. Y es realmente tentador querer dejarlos salir. Pero tenemos que hablar de eso en algún momento cada día «, añadió Radesky.

LEE: Consejos de un profesor: así puedes educar a tus hijos en casa en medio de la emergencia por el coronavirus

Los niños pueden estar especialmente preocupados de cómo ustedes, los padres, pueden responder.

«Saben que les estaremos gritando con más facilidad, o comenzar podríamos comenzar a criticar las cosas que están haciendo y reaccionar con fuerza», indicó Radesky.

«Cuando hablamos de desarrollo sobre los niños, no tienen los recursos internos que tenemos para controlar este nivel de estrés y frustración», dijo la psicóloga Vaile Wright, directora de investigación clínica de la Asociación Americana de Psicología.

«Entonces, así es como termina manifestándose, en peleas, porque no saben cómo expresar lo que están pasando», agregó Wright.

«Los padres también deben recordar que las conversaciones de adultos deben llevarse a cabo después de que los niños están en la cama y no puedan escuchar, porque los niños siempre están escuchando y son conscientes», subrayó Altmann.

«Todos estos pasos, como los padres que hacen una pausa y se autorregulan, y tratan de comprender qué es lo que impulsa el comportamiento de los niños, son técnicas que los padres me han dicho en la práctica clínica que realmente ayudan», agregó Radesky. «Es mucho más difícil acceder a esas habilidades cuando te sientes aprisionado con el pánico que está ocurriendo en este momento».

LEE: Qué debes comprar para mantenerte saludable y otras reglas para la cuarentena por coronavirus

Hagas lo que hagas, comunícate cuidadosamente con tus hijos sobre el coronavirus, enfatizó Wright.

«Es increíblemente crítico para los padres ser honestos en su comunicación, no mentir sobre lo grave que es esto, sino también modelar una sensación de calma o de resiliencia durante esta situación», aconsejó. «Si entras en pánico, ellos entrarán en pánico».

Lidiando con una crisis

¿Cuáles son algunas de las mejores formas de hacer frente a un estallido cada vez mayor de ira entre hermanos?

Tómate un tiempo de descanso: los expertos dicen que nadie es demasiado viejo para tomarse un tiempo de descanso (incluso los padres).

«Pueden tomarse un respiro, reducir sus emociones», dijo Wright. «Porque es realmente difícil tener una conversación constructiva cuando tus emociones están particularmente intensas».

Usa las declaraciones «yo«: «Entonces tu quisieras que volvieran y, de forma muy similar a cómo deseas que los adultos resuelvan las peleas, los alentarías a hacer cosas como hablar en lo que llamamos declaraciones «yo». en lugar de decir cosas como «tomaste mi tal y tal», una declaración de «yo» podría ser «me sentí realmente herido cuando vi que tomaste tal y tal», explicó Wright.

En psicología, las declaraciones de «yo» a menudo se usan para desactivar peleas, y también para evitar que comiencen.

LEE: ¿Cómo entretenerse en medio de la crisis del coronavirus?

«Animan a un niño [o adulto] a expresar cómo se siente», señaló Wright. «Y también hace que sea menos probable que la otra persona se ponga a la defensiva, por lo que es más factible tener una conversación constructiva de un lado a otro».

Sin insultos: obviamente, no dejes que los niños se insulten entre sí (sí, es más fácil decirlo que hacerlo).

Manténte enfocado en el ahora: no quieres permitir que los niños mencionen cosas que sucedieron el día anterior o la semana anterior (como hacemos muchos de nosotros los adultos). Solo mantenlo en la discusión o pelea de ese momento.

Prepara a tus hijos para el éxito

Ya que abarcamos las discusiones, es hora de preparar a tus hijos para el éxito cortando lo que les molesta de raíz.

La rutina es clave: «Los niños aún necesitan una rutina, y necesitan tanto un nivel de actividades productivas como de tiempo de inactividad, por lo que asegurarte de tener un horario establecido que entiendan y que sepan por qué existe. Es una buena manera de ayudar a reducir estas peleas». Wright dijo.

Expulsa ese exceso de energía: sí, es ejercicio al aire libre, pero tal vez también es reducción de la frustración exterior.

«Los niños a menudo tienen agresividad hacia sus hermanos porque les hace sentir bien mover su cuerpo y empujar cosas o patearlas para sacar toda esta energía nerviosa o excitada», dijo Radesky.

LEE: Cómo sobrevivir al confinamiento del coronavirus como padres, especialmente las madres que llevan la carga

«Ahí es donde tener algo de tiempo al aire libre, si es posible correr o un poco de lucha segura entre padres e hijos u otro tipo de carreras, realmente puede ayudar», dijo.

«Estaba dejando que mi hijo golpeara un palo contra una cerca en nuestro patio. Pensé: ‘Solo voy a dejar que haga eso porque probablemente tiene sentimientos acumulados en este momento'».

Cambia la perspectiva y ofrece control: enseña la resolución de conflictos y deja que los niños también tengan algo que decir.

«Pensando en la perspectiva de otra persona: a veces los niños necesitan que les desglosen y les ayuden a comprender el punto de vista de otra persona», dijo Radesky.

«Cuando ocurren los conflictos, ayúdalos a entender las perspectivas de los demás y les das la oportunidad de encontrar una solución: ‘¿Qué harías diferente la próxima vez?'»

«Darles a los niños la oportunidad de resolver los problemas en colaboración les da más sentido de control», dijo Radesky.

Sé la voz: muchos niños, especialmente los más pequeños, no tienen las palabras que necesitan para cumplir sus deseos. Los padres que reconocen esto pueden ser la «voz» que necesitan, comentó Radesky.

«Veo que hay muchas discusiones entre niños que simplemente no pueden explicarse sus planes entre ellos», dijo. Y no tienen «el idioma o las habilidades sociales para negociar todavía o para elaborar un plan flexible».

«Es posible que necesiten un padre que intervenga y diga: ‘Hey, juegas con esto durante 10 minutos, juegas con esto durante 10 minutos, pongamos un reloj'».

Crea cooperación con equipos de hermanos: Así es: padres contra niños: en juegos de mesa, juegos de cartas, fútbol en el patio trasero, lo que sea. A tus hijos les encantará y trabajarán juntos en lugar de pelear.

«No es su culpa que piensen que la otra persona es un enemigo. A veces necesitan que se les recuerde que están en el mismo equipo», dijo Radesky.

«Tuvimos algo el fin de semana pasado donde uno de mis hijos iba a mirar este mapa de la Leyenda de Zelda y darle al otro consejos sobre a dónde deberían ir. Luego, en la cena tuvieron que decir por qué estaban agradecidos de tener un hermano.

MIRA: Niños y coronavirus: cinco consejos de una pediatra para los padres y madres

«Estábamos en un campo, y uno de ellos encontró un balón de fútbol ​e iban a jugar uno contra el otro», continuó Radesky.

«No, no, ustedes juegan contra mí», contó. «Voy a ser portera, y tienen que hacer pases el uno al otro, y nos turnaremos para hacer tiros».

«Sabes, me encantan esos momentos en los que, de repente, se dan la mano», dijo entre risas.

No te olvides de ti mismo

Probablemente lo más importante que los padres pueden hacer para mantener la paz en los más jóvenes de la familia es ser amables y atentos entre sí y con ellos mismos, dijo Wright.

«Una de las cosas que los padres deben hacer es tomarse un tiempo para ellos mismos, lo que sé que es difícil de hacer en este momento», indicó. «Pero no podrás modelar esa resistencia y esa fuerza [para tus hijos] a menos que también te estés cuidando a tí mismo».

LEE: ¿Aburrido en la cuarentena? Ponte a leer. Aquí algunas páginas para descargar libros electrónicos gratis y de forma legal

Eso podría ser tan simple como retirarte durante 10 minutos para reagrupar tus pensamientos o tomarte un tiempo para respirar profundamente», agregó.

«Ese podría ser todo el tiempo que tengas. Pero tomar ese tiempo es realmente crítico, para que puedas modelar el buen comportamiento de tus hijos», dijo Wright.

También hay otro mensaje clave para los padres, comentó Radesky.

Date un descanso.

«No hay una manera perfecta de hacer esto», enfatizó. «Y a veces puedes juzgar mal y pensar: ‘Oh, voy a ignorar eso y dejar que lo resuelvan ellos mismos’. Y otras veces puedes intervenir demasiado pronto. ¡Y eso está bien! Todo esto es solo un trabajo en progreso».