CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

OPINIÓN: la transformación de Trump por el coronavirus

Por Frida Ghitis

Nota del editor: Frida Ghitis, exproductora y corresponsal de CNN, es columnista de asuntos mundiales. Es colaboradora frecuente de opinión de CNN, columnista colaboradora del Washington Post y columnista de World Politics Review. Síguela en Twitter @fridaghitis. Las opiniones expresadas en este comentario son las del autor. Leer más opinión en CNN.

(CNN) — «Hace un hermoso día afuera», dijo el presidente Donald Trump el domingo desde el podio de la Casa Blanca. «Creo que tenemos algunas cosas buenas de las que hablar», agregó, y explicó que estaba «muy contento», porque la Reserva Federal acababa de reducir las tasas de interés a casi cero en una respuesta de emergencia a la inminente devastación económica de una rápida propagación de la pandemia de coronavirus. «Relájense«, aconsejó a los compradores ansiosos. «Tenemos un control tremendo» sobre la crisis.

Veíamos a un presidente tratando de aferrarse a sus viejas ideas, a sus viejas costumbres. Pronto las dejaría ir. En las horas que siguieron, la educación de Donald Trump quedó a la vista.

El lunes, un Trump diferente estaba en el podio. «Es malo. Es malo«, dijo un sombrío presidente a la nación, anunciando un nuevo plan nacional para tratar de mitigar el crecimiento exponencial del contagio.

Se fue el hombre que había negado y minimizado durante semanas. Desde los primeros días había actuado como si por fuerza de voluntad, como si con la jactancia correcta, pudiera hacer que las noticias giraran en su dirección. Como si todo lo que los mercados necesitaran para subir, fuera una dosis de “Making America Great”, y unos cuantos apretones de manos, potencialmente contagiosos, con presidentes de «grandes compañías» comprometiéndose a ayudar en la crisis. Todo iba bien, insistió, con la esperanza de entusiasmar a los inversores y reactivar el mercado de valores que ha utilizado como el indicador de su presidencia.

Habían pasado varias semanas, demasiado tiempo para una epidemia, pero los esfuerzos de los expertos en salud pública y un mercado de valores obstinadamente pesimista, finalmente desgarraron la táctica estándar del presidente de que la mejor defensa es siempre el pugilismo verbal y el refuerzo implacable.

Día a día, luminarias de salud pública que luchaban contra la pandemia, personas como el Dr. Anthony Fauci y la Dra. Deborah Birx, intentaban educar a Estados Unidos. Pero su alumno más importante fue el propio presidente.

Trump era un estudiante exasperante, afirmaba saber tanto como sus maestros y propagaba toda clase de información errónea envuelta en el engrandecimiento personal. Pero finalmente, parecía haberlo entendido. Al menos por ese momento.

Un estudio del Reino Unido que proyecta más de un millón de muertes en EE.UU., enviado al grupo de trabajo sobre coronavirus de la Casa Blanca por sus autores en el Imperial College, aparentemente ayudó a llamar su atención.

El martes, Trump comenzó a sonar casi, casi, como un presidente normal en una crisis. Todavía se jactaba y disimulaba («Sentí que era una pandemia mucho antes de que otras personas lo llamaran así») pero su tono era de seriedad y determinación. Reconoció que el problema es monumental y la línea de tiempo incierta.

Trump, cuyo marketing y autopromoción lo impulsó a la posición más poderosa del mundo, descubrió que no todos los problemas responden a las soluciones de relaciones públicas; que sin importar cómo él y sus acólitos elogiaran su desempeño, el virus seguía avanzando.

El presidente que nos dio «hechos alternativos» parece haber descubierto que una realidad alternativa no es realidad en absoluto. La burbuja que construyó, el muro de aduladores que construyó para protegerse de las críticas, fue finalmente borrado al darse cuenta de que una mala situación está a punto de empeorar, mucho peor. Y que la única forma de evitar una calamidad de proporciones impensables, una que podría condenar su reelección, es escuchar a los expertos.

Era tarde, muy tarde. Pero mejor que nunca.

Imagine cuál fue su sorpresa cuando el día después de que la Reserva Federal redujo las tasas de interés, el mercado cayó a su mayor pérdida de puntos en la historia. Para un presidente que tiene el desempeño del mercado como una medida de su éxito, debe haberle causado escalofríos. Las elecciones de noviembre están a menos de ocho meses.

Desde el día en que asumió el cargo, los expertos han estado advirtiendo que una pandemia era una amenaza. «Quién hubiera predicho algo como esto», se lamentó Trump el martes, mientras una nación ansiosa buscaba orientación durante un momento surrealista. La respuesta es, muchos expertos. Su administración fue advertida. Pero Trump no ha sido fanático de los expertos. Hasta ahora.

Para el martes por la tarde no pudo encontrar suficientes palabras para alabar a los miembros del grupo de trabajo sobre coronavirus. Los llamó «profesionales totales. En todo el mundo son respetados», diciendo que Fauci se ha convertido en «una gran estrella de televisión por todas las razones correctas».

El presidente, quien llegó al cargo como un escéptico de las vacunas, un enemigo de la ciencia, aparentemente ha sufrido una conversión. Se podía ver en su atento enfoque en las palabras de expertos de renombre cuya orientación había estado contradiciendo durante semanas. Cuando los expertos dijeron que el recuento de casos aumentaría inevitablemente, sugirió lo contrario. Con solo 15 casos en Estados Unidos, dijo: «Pronto tendremos solo cinco personas. Y podríamos llegar a solo una o dos personas».

El número de infecciones por coronavirus en EE.UU. ahora es mayor a 6.100.

Hasta el martes, las apariciones públicas de Trump con científicos han sido inquietantes, mostrando una perturbadora falta de conocimiento para alguien en su posición. Sus anteriores pasos en falso probablemente disminuyeron la respuesta y perjudicaron su credibilidad. Una encuesta de la NBC mostró que la mayoría de los republicanos ignora el consejo de los expertos, mientras que los demócratas entendieron la gravedad de la situación. Una encuesta de NPR / Marist mostró que solo el 37 por ciento de los estadounidenses cree que puede confiar en la información sobre el coronavirus que proviene de Trump.

El desagradable encuentro del presidente con la realidad parece haberlo sacado del modo showman, al menos por ahora.

Por el bien del país, por el bien de nuestra salud, esperemos que el nuevo respeto por la ciencia y la experiencia del presidente supere sus instintos partidistas e ideológicos. Quizás su mirada al abismo pueda producir ese milagro. Pero nada borrará el registro de que antes de que Trump despertara, su comportamiento enturbió el mensaje urgente que los funcionarios de salud pública debían transmitir para detener esta pandemia mortal.