CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Siete pasos esenciales para prosperar en nuestro nuevo mundo de distancia social

Por Jamie Metzl

Nota del editor: Jamie Metzl es un futurista de tecnología y salud, miembro del comité asesor internacional de la Organización Mundial de la Salud sobre edición del genoma humano y autor de Hacking Darwin: Ingeniería genética y el futuro de la humanidad (edición en rústica el 7 de abril). Síguelo en Twitter @jamiemetzl Las opiniones expresadas son suyas. Ver más artículos de opinión sobre CNN.

(CNN) — Si, como yo, ha estado recibiendo correos electrónicos de la mayoría de las organizaciones con las que está involucrado diciendo que las clases, conferencias, servicios y otros eventos planificados ahora se llevan a cabo en línea en medio de la crisis del coronavirus, ciertamente ha notado una tendencia.

Con tantos de nosotros ya conectándonos con nuestras comunidades a través de las redes sociales y los teléfonos inteligentes, ya hemos dado grandes pasos lejos de la proximidad física como el núcleo de nuestra intimidad humana. Lo que ahora estamos presenciando es un salto cuántico hacia la virtualización de nuestras vidas.

En las próximas semanas veremos más de esto. No serán solo los servicios de Pascua del Vaticano y los debates presidenciales de EE.UU. que se realicen sin grandes audiencias.

A medida que el virus se propaga entre las poblaciones, también es probable que un número creciente de profesionales de la salud se infecte y necesite ser puesto en cuarentena. Con el número de pacientes aumentando rápidamente y disminuyendo los profesionales de la salud disponibles, nos veremos obligados a confiar en la telemedicina y el diagnóstico de inteligencia artificial para superar esto.

Empresas como Amazon han estado experimentando con tiendas sin cajero, pero con cajeros humanos que no pueden llegar al trabajo o que están preocupados por tocar productos manejados por otros, esta tendencia se acelerará.

Bienvenido a nuestro futuro incorpóreo.

Nuestro alejamiento de la conectividad física desde los días del telégrafo ha ampliado la amplitud de nuestras redes y ha ayudado a unir a las personas de maneras nuevas y significativas, pero también ha tenido un costo. Hay una razón por la cual los estudios muestran que los bebés que no reciben suficiente atención física a menudo tienen problemas sociales y emocionales más adelante en la vida, y por qué pensamos en el aislamiento solitario como un castigo en lugar de una recompensa budista cósmica.

Nuestra profunda necesidad humana de conectividad física íntima con otros está codificada en nuestro ADN. Esa profunda interconectividad social fue fundamental para el éxito competitivo de nuestros antepasados.

Hoy, sin embargo, se estima que el 28% de todos los hogares estadounidenses son hogares de una sola persona, según un informe de 2018 de la Oficina del Censo de EE.UU. Casi el 5% de la población estadounidense vive en hogares de ancianos. Más de 2 millones de estadounidenses están encarcelados, según un informe de 2018 de la Oficina de Estadísticas de Justicia.

Este aislamiento físico se traduce en altas tasas de depresión. Una encuesta nacional de EE.UU. de 2018 descubrió que casi la mitad de los adultos estadounidenses a veces o siempre se sienten solos. La investigación en la Universidad Brigham Young encontró que el aislamiento social tenía el impacto negativo en la salud equivalente a fumar 15 cigarrillos al día.

Necesitamos promover el distanciamiento social, la cuarentena y el autoaislamiento para salvar vidas. Y debemos restringir las visitas a lugares como nuestros hogares de ancianos y prisiones para detener la propagación del coronavirus. Pero una consecuencia de esto es que las personas serán empujadas hacia niveles aún mayores de aislamiento social.

Al igual que la revolución de la inteligencia artificial nos obliga a evaluar qué trabajo es más apropiado para los humanos, esta revolución de virtualización repentina nos obligará a redefinir los cimientos de nuestra conectividad con los demás. Necesitamos preguntarnos si nuestra necesidad central de conectividad humana física puede satisfacerse al menos en parte de otras maneras. A medida que adoptamos sabiamente el distanciamiento social físico, debemos adoptar simultáneamente el cierre emocional virtual.

Aquí están mis siete pasos esenciales que podemos tomar para hacerlo:

  1. Encontrarnos: El núcleo de la conectividad con los demás es la paz con nosotros mismos. Por tentador que sea sentarnos frente a nuestros televisores viendo el ciclo de la crisis en intervalos de 30 minutos, debemos volver a centrarnos para salvaguardar nuestro bienestar hoy y prepararnos para lo que nos espera mañana. Para algunos, esto podría significar mediación, para otros podría significar escribir en un diario, hacer ejercicio o tejer. Si estamos en casa de todos modos, ¿por qué no hacer que se sienta más como un retiro budista y menos como un confinamiento solitario?
  1. Habilidad: ¿Alguna vez quisiste aprender a bailar tango, tambores africanos o Talmud? Ahora tienes tiempo para aprenderlo todo en casa. Puede usar los miles de videos gratuitos de YouTube que cubren cualquier habilidad que desee adquirir. O, si puede hacerlo financieramente, contrate expertos para que lo capaciten virtualmente. Esos maestros también están sentados en casa buscando cosas significativas que hacer. ¿No está preparado para ello? No se preocupe. Incluso los inexpertos tecnológicos pueden llamar a un maestro (y cualquiera puede ser maestro), configurar una sesión FaceTime y luego enviar un cheque, si es necesario, después de la clase virtual.
  1. Conéctese con su minicomunidad física: si está en casa con algunas personas, ¿por qué no invertir en profundizar sus relaciones con ellos? Tenga un drama familiar en preparación que lo separe por años, ¿por qué no arreglarlo ahora? El impulso centrífugo de nuestras vidas anteriores a menudo interfería con nuestra capacidad de conectarnos con las personas físicamente más cercanas a nosotros. Ahora tenemos la oportunidad de experimentar cómo era la vida cuando nuestro radio de movimiento físico era mucho más pequeño.
  1. Invierta en comunidades virtuales: en las aldeas que se fueron la mayoría de nuestros antepasados, nos manteníamos vigilados el uno al otro, para bien o para mal. En este momento de creciente aislamiento social, debemos abrazar mejor. Todos deberían hacer una lista de todas las personas en nuestras vidas que necesitan un poco de atención adicional, particularmente aquellas que están aisladas de una forma u otra, y tienen el hábito de llegar de manera significativa y reiterada.
  1. Fortalecer la infraestructura de conectividad virtual: las empresas de tecnología ya han construido la infraestructura de la comunidad virtual con herramientas como Zoom y Microsoft Teams que facilitan que las personas se reúnan de manera significativa e íntima desde lejos. Ahora debemos ir un paso más allá al establecer interfaces simples para ayudar a cada lugar de culto, centro comunitario, club de lectura u otro grupo a mantener nuestras comunidades esenciales juntas cuando no es posible reunirse en persona.
  1. Abrir nuestras universidades: debemos poner nuestras universidades al revés para que nuestros mejores pensadores puedan conducir conversaciones virtuales inclusivas sobre los temas más interesantes, emocionantes e importantes de nuestro tiempo. Debido a que incluso las personas atrapadas en casa no querrán ver conferencias aburridas, tendremos que hacer este entretenimiento emocionante y brillante. Nuestras universidades pueden facilitar que cada persona en el hogar desarrolle un plan de aprendizaje personalizado para que podamos adquirir nuevas habilidades y conocimientos mientras tenemos este tiempo precioso.
  1. Reclutar a nuestros mayores: en nuestras aldeas, los ancianos respetados desempeñaban un papel fundamental al transmitir la sabiduría y el conocimiento a las generaciones futuras. Con demasiada frecuencia, nuestras sociedades modernas socialmente aisladas los han exiliado a casas de retiro y campos de golf. Ahora necesitamos a esas personas esenciales en el centro de nuestras comunidades a las que pertenecen. Si estamos virtualizando nuestras vidas, ¿por qué no facilitar a nuestros mayores hacer lo mismo? Hay muchos jubilados con experiencia que podrían ser una gran fuente de aprendizaje remoto para los estudiantes que también están atrapados en casa.

Todos esperamos que esta crisis sea solo temporal y que nuestras vidas vuelvan en unos meses. Esta es ciertamente una posibilidad, pero existe una posibilidad real de que la crisis dure considerablemente más.

Incluso si se puede desarrollar y desplegar una vacuna para fines del próximo año, es dudoso que nuestras vidas vuelvan a ser exactamente como eran antes de que esta crisis comenzara. Lo que recientemente llamamos normal era simplemente la nueva normalidad para las personas mayores que nosotros. Nuestra nueva normalidad de vida virtualizada probablemente se convertirá en la normalidad de las generaciones futuras.

Los humanos siempre tendremos una profunda necesidad biológica de conectividad física entre nosotros. Eso no desaparecerá. Nuestro nuevo mundo de comunión virtual ciertamente tendrá un costo, pero también tiene el potencial de traernos nuevos regalos que de otro modo nunca hubiéramos imaginado.

Dado que, al menos por ahora, no tenemos muchas opciones, aprovechemos al máximo esta oportunidad.