CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Chefs en EE.UU. transforman sus restaurantes en centros de ayuda para los trabajadores despedidos

Por Alicia Lee

(CNN) – Galardonados chefs en Estados Unidos están ayudando a los suyos durante la pandemia de coronavirus.

Con el creciente número de casos de coronavirus, innumerables estados anunciaron esta semana que los restaurantes y bares deben cerrar sus comedores y pasar a los servicios de entrega o para llevar solamente. La medida dejó a millones de trabajadores de restaurantes en estados como California, Kentucky, Connecticut y Nueva York sin trabajo.

Para el chef Edward Lee, los despidos se sintieron personales. Como alguien que tiene restaurantes en todo el país, sabía que sus amigos y compañeros de trabajo sufrirían por medidas tan estrictas.

Rápidamente tomó medidas, utilizando su organización sin fines de lucro, la Iniciativa LEE, para lanzar un programa de ayuda para trabajadores de restaurantes. Para el miércoles, Lee había convertido su restaurante 610 Magnolia de Louisville, Kentucky, en un centro de ayuda improvisado.

LEE: Coronavirus 20 de marzo, minuto a minuto: más de 10.000 muertos por coronavirus en el mundo; se disparan las muertes en España

publicidad

«La gente pasa hambre y nadie recibe salario y nadie sabe cuál es el futuro», dijo Lee a CNN. «Vimos una necesidad inmediata de abrir nuestra cocina para ayudar a los millones de trabajadores de restaurantes que no tienen trabajo, muchos de los cuales viven de un sueldo a otro».

Trabajando desde la cocina de entregas a domicilio del restaurante, los voluntarios repartieron cientos de artículos de tocador, artículos de limpieza, pañales y comidas a los trabajadores despedidos de los restaurantes en la ciudad.

Más de 400 trabajadores de restaurantes pudieron recibir alimentos y otras necesidades en el restaurante 610 Magnolia el miércoles por la noche. (Crédito: Lindsey Ofcacek)

Sus esfuerzos llamaron la atención de otros chefs.

Con el apoyo financiero de la marca de whisky Maker’s Mark, el programa se ha expandido a Cincinnati a través del chef José Salazar, Los Ángeles a través de la pizzería de Nancy Silverton, Pizzeria Mozza, y a Washington a través del restaurante Succotash de Lee.

También hay planes para expandir el programa a Seattle y Nueva York, dijo Collis Hillebrand, director ejecutivo de Wagstaff Worldwide, una empresa de mercadeo y relaciones públicas centrada en la hospitalidad que está trabajando con la Iniciativa LEE.

Detergente para la ropa, tampones y otras necesidades que se entregarán a los trabajadores despedidos de restaurantes. (Crédito: Lindsey Ofcacek)

«En tantas ciudades del mundo, (los trabajadores de servicios) son tan importantes para el tejido cultural de nuestra comunidad, pero muchos de ellos no tienen un salvavidas», dijo Rob Samuels, director gerente de la destilería Maker’s Mark. «Estamos profundamente comprometidos en hacer todo lo posible para intensificar y ayudar a estas personas en la industria de restaurantes».

El programa tiene suficientes donaciones para mantener el programa en funcionamiento en cinco ciudades durante dos semanas, dijo el portavoz de Lee. Para seguir proporcionando alimentos y suministros a los trabajadores de restaurantes, el programa busca donaciones adicionales.

Los chefs de Nueva York se comprometen a proveer un millón de galones de sopa

Mientras tanto, en Nueva York, una coalición separada de chefs dirigida por el chef Eric Korn y la propietaria de restaurante Louie Lanza, se han fijado la meta de cocinar 1 millón de galones de sopa para proporcionar a los trabajadores de restaurantes.

El objetivo de la iniciativa, acertadamente llamada «Million Gallons», es conseguir que los chefs locales en Nueva York tomen los ingredientes en sus restaurantes y cocinen sopa para los trabajadores de restaurante que han perdido sus empleos debido a los despidos en medio de preocupaciones por el coronavirus.

«Todos nuestros lugares de almacenamiento están llenos de productos que se desperdiciarán», dijo Korn en un mensaje a otros chefs en el sitio web de Million Gallons. «En dos semanas, nuestra ciudad y tal vez nuestro país se enfrentarán con la búsqueda de alimentos. Este es uno de esos raros momentos en nuestras vidas en los que realmente tenemos la oportunidad de salir adelante».

¿Por qué sopa? Porque «tiene sentido por muchas razones», indicó Korn a WABC, afiliada de CNN.

«Es seguro, hervimos la sopa y la congelamos y almacenamos en recipientes de un cuarto de galón. Tiene sentido logístico, es fácil de almacenar y mover. Tiene sentido para la salud, puede hervirse para recalentarse, por lo que sabemos que será segura para comer.»

LEE: Esto es lo que podrías recibir del alivio por coronavirus del Gobierno de EE.UU.

Alimentando a los estadounidenses en tiempos de crisis

Por supuesto, los trabajadores de restaurantes no son los únicos afectados por esta crisis. El Departamento de Trabajo de Estados Unidos informó que más de 280.000 estadounidenses solicitaron beneficios de desempleo la semana pasada.

De acuerdo con Moody’s Analytics, desde estilistas hasta niñeras, casi 80 millones de empleos en EE.UU. estuvieron en riesgo alto o moderado el lunes.

Dado que la comida es una necesidad absoluta para sobrevivir, muchas organizaciones están haciendo todo lo posible para evitar que los estadounidenses pasen hambre.

La organización sin fines de lucro Rethink Food NYC estableció un programa que le dará a 30 restaurantes de Nueva York US$ 40.000 para cambiar su modelo de operación en un centro de distribución de alimentos por el momento.

El famoso chef José Andrés, que ha movilizado a su organización caritativa World Central Kitchen para alimentar a las personas en numerosos momentos de crisis, está transformando algunos de sus restaurantes en Washington, Nueva York y Maryland en cocinas comunitarias para proporcionar comidas a cualquiera que lo necesite.

Según José Andrés, las comidas se venderán a precios reducidos o incluso de forma gratuita para quienes no puedan pagarlas.

«Pueden pagarnos más adelante en el futuro», le dijo a Chris Cuomo de CNN. «Ahora, debemos estar aquí para el pueblo estadounidense. Esto es usado para mostrar una de las muchas formas en que deberíamos pensar en las próximas semanas a medida que esto empeora, cómo podemos estar juntos, alimentando a Estados Unidos».