CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Coronavirus: Trump predice que «esto va a estar mal», pero promete reabrir el país

Por análisis de Stephen Collinson

(CNN) — El presidente de Estados UnidosDonald Trump, parece haber hecho su elección en el terrible dilema planteado por la pandemia por el nuevo coronavirus: destruir las bases económicas del país para salvar vidas.

En su afán por impulsar la prosperidad estadounidense después de ayudar a desencadenar un colapso económico autoinfligido sin precedentes, Trump ya está perdiendo la paciencia, semanas antes de que el virus alcance su punto máximo.

«Nuestro país no fue construido para ser cerrado», advirtió el presidente el lunes. «Vamos a abrir nuestro país para los negocios porque nuestro país fue destinado a ser abierto».

«Vamos a hacer que todo vuelva a funcionar muy pronto», dijo, sin establecer una línea de tiempo, aunque anteriormente pidió repensar la orientación de la Casa Blanca sobre el distanciamiento social la próxima semana.

¿Por qué Nueva York es el epicentro de casos de coronavirus en EE.UU.? 4:38

Sus comentarios llegaron el día en que el número de casos confirmados de coronavirus superó los 40.000 y 100 personas murieron en un solo día por primera vez. La doctora Deborah Birx, miembro de la fuerza de tarea de Trump sobre coronavirus , advirtió que la «tasa de ataque» de la enfermedad en Nueva York, la potencia económica y financiera dominante de Estados Unidos, era cinco veces mayor que en otros lugares.

El presidente admitió el lunes —el día más mortal en la lucha de Estados Unidos contra la pandemia— que «ciertamente, esto va a estar mal», pero argumentó que «si fuera por los médicos, ellos podrían decir que mantengamos el encierro: apaguemos el mundo entero».

El cambio de énfasis de Trump anticipó una confrontación creciente dentro de su propia administración, entre funcionarios de salud pública que utilizan la ciencia de la epidemiología para luchar contra el covid-19 y funcionarios políticos y económicos desesperados por salvar una economía que es fundamental para la vida básica y las esperanzas de reelección de Trump.

La predicción optimista del presidente de un retorno pronto a toda velocidad contradice directamente las acciones de los gobernadores estatales en todo el país, que han impuesto órdenes de permanecer en casa, cerrar negocios y ordenar que las escuelas salgan a vacaciones de verano en marzo.

Las autoridades locales y de salud pública temen que el virus altamente contagioso cause un tsunami de pacientes en estado crítico que inundara los hospitales y provocase la muerte de miles de personas.

La idea de que la situación se estabilizará en unas pocas semanas, cuando la mayoría de los expertos dicen que algo mucho, mucho peor está por venir, parece fantasiosa. Esto plantea la pregunta de si Trump está dispuesto a tomar una decisión que indirectamente podría causar muchas muertes, pero que podría salvar a millones de otros estadounidenses de las privaciones provocadas por la plaga económica.

La insistencia del presidente, el lunes, de que «podemos hacer las dos cosas a la vez», de hecho, puede ser la receta final para un lento regreso a la vida normal. Pero la razón por la cual la economía está cerrada es que los gobiernos han concluido que no es posible hacer dos cosas a la vez: mantener la curva de infecciones manejable y abrir la economía, en este momento.

El miembro más visible y confiable del equipo de trabajo del presidente, el principal especialista en enfermedades infecciosas, el doctor Anthony Fauci, no estaba del lado de Trump cuando prometió abrir el país en su sesión informativa diaria, sino que participó en reuniones para atacar la pandemia. Pero el presidente insistió en que escucharía el consejo de Fauci, así como a otros dentro de la Casa Blanca.

Nueva York registra más de 20.000 casos de coronavirus 5:09

Cambio de estrategias

El cambio de rumbo de Trump, después de advertir, la semana pasada, que el cierre podría durar hasta julio o agosto, fue coherente con la forma dispersa en que manejó la pandemia por el nuevo coronavirus.

Pasó semanas negando que fuera un problema grave, prediciendo que simplemente podría desaparecer y que no era mucho peor que la gripe.

Luego, con la crisis que se acumulaba la semana pasada, se convirtió en un líder en tiempos de guerra, prometiendo luchar contra un «enemigo invisible» y advirtiendo que la vida normal no se reanudará hasta julio o agosto.

Fue notable, el lunes, que Trump estaba hablando sobre el virus en tiempo pasado.

«Esta fue una experiencia de aprendizaje para la gente de nuestro país», le dijo el presidente a periodistas.

Y volvió a comparar el covid-19 con la gripe estacional a pesar de que es mucho más virulenta, tiene una tasa de mortalidad mucho más alta y no tiene vacuna. Luego tomó prestada una discusión hecha por comentaristas conservadores.

«Mira los accidentes automovilísticos, que son mucho mayores que cualquier número del que estamos hablando. Eso no significa que vamos a decirles a todos que no conduzcan más automóviles. Así que tenemos que hacer cosas para abrir nuestro país», dijo Trump.

No hay duda de que el presidente enfrenta un acto de equilibrio, entre la salud de la nación y el bienestar económico que hace la vida soportable, que ningún antecesor reciente ha enfrentado.

Su principal asesor económico en la Casa Blanca, Larry Kudlow, sugirió en una entrevista con Fox News, en la que abogó por una pronta apertura económica, que Trump enfrentaría «intercambios difíciles».

No hay duda de la gravedad de la pesadilla que ha convertido a una de las economías más fuertes de la historia de Estados Unidos en un área de desastre que podría rivalizar con la Gran Depresión.

El país podría estar a punto de soportar su peor semana por pérdida de empleos, con millones de tiendas y restaurantes cerrados, empresas cerradas y aerolíneas al borde de la bancarrota.

Y Trump debería pensar cuándo volver a abrir la economía y cómo se puede lograr con el menor riesgo posible al esfuerzo para vencer la pandemia. A los presidentes se les paga para tomar las decisiones difíciles que nadie más puede tomar. Deben desafiar las posiciones arraigadas de varias facciones de sus propias administraciones.

Pero la aparente impaciencia de Trump, solo días después de declararle la guerra al virus, plantea preguntas sobre la profundidad de su pensamiento y sus propias motivaciones dada la importancia de una economía fuerte para su campaña de reelección. Y sus repentinas sacudidas hacen que sea más difícil unir a la nación detrás de él en la sombría lucha.

Esta no sería la primera vez que Trump ha sido influenciado por la charla conservadora de noticias o que sus objetivos políticos personales podrían pesar mucho en su pensamiento.

¿Recesión o depresión económica en EE.UU. por el covid-19? 9:48

¿Cómo poner en marcha el motor económico?

Aun así, el presidente no es el único líder que piensa en cómo revivir la actividad económica.

«¿Cómo reiniciar o hacer la transición a un reinicio de la economía?», reflexionó el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, el lunes.

«¿Y cómo encajas con una estrategia de salud pública?», dijo Cuomo. Sin embargo, Cuomo dejó claro que tal plan no era inminente y también aportó profundidad al argumento y sus comentarios públicos que eludieron al presidente.

Hubo un fuerte sentido en la conferencia de prensa de Trump, el lunes, de que estaba participando en una ilusión de que la pandemia mejoraría para permitir su realidad preferida, desencadenando lo que espera sea un boom posterior a la crisis.

Duplicó su creencia de que un cóctel de medicamentos antipalúdicos podría convertirse en un tratamiento revolucionario contra el covid-19 cuando comience a administrarse, el lunes.

Nuevamente, Trump está actuando como deberían hacerlo los presidentes, instando a sus funcionarios a ir más allá en la búsqueda de una solución.

Pero aunque el uso de la droga ha sido alentador en Francia y en otros lugares, no se han realizado ensayos clínicos a gran escala para probar su eficacia o si existen efectos secundarios peligrosos.

Trump puede no tener el poder que piensa

Aparte de las preguntas sobre la motivación de Trump, hay preguntas prácticas profundas sobre su deseo de una reapertura rápida de la economía. Primero, no tiene el poder para hacerlo.

Muchos de los cierres impuestos a las ciudades y estados de Estados Unidos han sido ordenados por gobernadores por temor a que sus hospitales puedan ser invadidos.

Una orden de Trump no solo les haría reabrir tiendas y restaurantes y atascar los sistemas de transporte público.

También hay advertencias del extranjero sobre el peligro de aliviar las restricciones demasiado pronto. Hong Kong, por ejemplo, con un programa integral de distanciamiento social, mantuvo su tasa de infección por coronavirus bastante baja. Pero impuso nuevas restricciones a las reuniones públicas en medio de la ansiedad sobre un resurgimiento.

Singapur y China, después de controlar sus brotes, han impuesto nuevas restricciones de entrada después de que los viajeros del extranjero amenazaron con desencadenar brotes secundarios.

Trump habló en su sesión informativa sobre la posibilidad de que las regiones del país con pocos casos simplemente abran sus economías. Pero incluso si esos lugares no desarrollaran sus propias pandemias, se enfrentarían a infecciones de personas externas una vez que se reanudaran los viajes.

Algunos expertos han cuestionado si las personas más jóvenes con menos riesgo de infección podrían regresar al trabajo, junto con aquellos que se han recuperado de la enfermedad.

Pero tal solución requeriría el tipo de régimen de prueba general para aislar a los portadores de virus y proteger a las poblaciones más vulnerables a las que la administración Trump, con su lenta respuesta inicial a la crisis, nunca se ha acercado.

Y la decisión de volver a la vida normal podría aumentar las infecciones y empeorar una situación ya desastrosa para los hospitales, donde los médicos y las enfermeras advierten sobre una escasez crónica de ventiladores que mantienen vivos a los pacientes enfermos y temen que pronto se les acabe el equipo de protección personal.