CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

La industria de la moda responde al llamado para producir máscaras y equipos de protección personal para luchar contra el covid-19

Por Oscar Holland

(CNN) — Con las tiendas cerradas, los desfiles cancelados y las cadenas de suministro mundiales interrumpidas, gran parte de la industria de la moda ha quedado inactiva por la pandemia de coronavirus.

Ahora, los diseñadores, las marcas de lujo y los conglomerados de moda están dando un paso adelante para ayudar a superar la escasez de máscaras y otros equipos de protección personal (EPP) en algunos de los países más afectados.

En Estados Unidos, donde los funcionarios de salud han advertido que las existencias de equipos médicos pueden ser insuficientes a pesar de que los fabricantes aumenten la producción, algunos trabajadores médicos se han visto obligados a reutilizar máscaras entre pacientes, e incluso a fabricarlas.

Una máscara facial de Hedley & Bennett.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, llevó su solicitud de asistencia en el estado más afectado del país a Twitter, escribiendo: «Necesitamos que las empresas sean creativas para suministrar el equipo crucial que necesitan nuestros trabajadores de la salud».

Su llamado fue respondido con ofertas para reorganizar la producción y aprovechar los equipos de costura y los recursos no utilizados.

Uno de los primeros en responder fue el diseñador y exparticipante de «Project Runway», Christian Siriano. «Si @NYGovCuomo dice que necesitamos máscaras, mi equipo ayudará a hacer algunas», tuiteó. «Todavía tengo un equipo completo de costura que trabaja en el personal que puede ayudar».

Pocos días después de su intercambio en línea con Cuomo, el diseñador publicó un video de producción de máscaras faciales que ya está en marcha.

El diseñador nepalés-estadounidense Prabal Gurung, que vive en Nueva York, también se ofreció a ayudar, diciendo a través de la cuenta de Instagram de su marca que esperaba «no solo llenar el vacío del EPP crítico, sino también movilizar a nuestros socios domésticos y revitalizando a productores y proveedores estadounidenses». Y el diseñador Brandon Maxwell, que ha vestido a figuras de alto perfil como Lady Gaga y Michelle Obama, anunció que está redirigiendo recursos hacia la producción de batas para trabajadores médicos.

En otra parte del país, la marca de trajes de baño de lujo Karla Colletto ha ofrecido su fábrica de Virginia, y Los Angeles Apparel (una marca fundada por Dov Charney de American Apparel) donó los servicios de su fuerza laboral de más de 450 personas para producir máscaras faciales. Y no son solo las marcas de consumo las que ayudan: el fabricante de delantales y ropa de cocina, Hedley & Bennett, por ejemplo, ahora está produciendo máscaras para trabajadores de primera línea con la ayuda de donaciones.

Los pesos pesados europeos también ayudan

Sin embargo, es en Europa donde han surgido las ofertas más importantes, con algunas de las compañías de moda más grandes del mundo apoyando la producción de EPP. Dos de los gigantes del continente, H&M e Inditex, la compañía matriz de Zara, se han comprometido a orientar sus operaciones considerables hacia suministros médicos.

El conglomerado francés de lujo Kering anunció que dos de sus marcas, Balenciaga e Yves Saint Laurent, se están preparando para fabricar las codiciadas máscaras. El grupo también se ha comprometido a adquirir 3 millones de máscaras chinas para el servicio de salud francés, mientras que su marca más grande, Gucci, está buscando fabricar y donar 1,1 millones de máscaras y 55.000 overoles médicos a las autoridades en Italia.

La fábrica de Prada fabrica máscaras faciales en Toscana, Italia.

El rival LVMH, propietario de Louis Vuitton y Christian Dior, entre otros, también está aprovechando su cadena de suministro global para obtener 40 millones de máscaras faciales de China en las próximas cuatro semanas. La multinacional financiará las entregas de la primera semana, una promesa por valor de cinco millones de euros, según un comunicado de prensa.

Italia es quizás donde más se necesita equipo nuevo, con el norte del país ahora como la zona más afectada del mundo. Aquí, Prada dijo que ha comenzado la producción de 80.000 overoles médicos y 110.000 máscaras a pedido de las autoridades de la Toscana.

Pero no todos los campeones de la industria son marcas de lujo de renombre. La firma textil Miroglio Group, que trabaja en toda la cadena de suministro de moda desde el abastecimiento de textiles hasta la confección de prendas terminadas, recientemente reorganizó su operación en la región del Piamonte, y la semana pasada entregó su primer lote de 10.000 máscaras de algodón y elastano lavables «higiénicas», que están suministrando a trabajadores de emergencia, ONG y periodistas, primero en Italia pero también más lejos.

Un trabajador en la fábrica de Miroglio Group en Italia.

«Después de que salió nuestro primer lote, comenzamos a recibir muchos pedidos de otras compañías. Estamos dando prioridad a las personas mayores y a aquellos que manejan la crisis: policías, trabajadores de la salud», dijo por teléfono el presidente ejecutivo de la compañía, Alberto Racca.

La compañía apunta a completar otros 600.000 a mediados de la próxima semana, y cree que eventualmente puede producir hasta 100.000 al día.

«Nunca hemos fabricado una máscara en toda nuestra historia, lo que intentamos hacer de inmediato fue reunir en una habitación a todas las personas clave de nuestra empresa con las habilidades relevantes, y en un par de horas, se nos ocurrió un prototipo», dijo Racca. Ahora tienen 500 empleados trabajando en la producción de las máscaras, que se venden al costo, mientras que algunos costos están cubiertos por donaciones individuales.

Una trabajadora cose máscaras faciales en una fábrica del Grupo Miroglio, en Piamonte, Italia.

«Tenemos aproximadamente 5.000 personas trabajando para nosotros en Italia, y todas ellas, incluidas las que no participan directamente en este proceso, sintieron un orgullo por lo que está haciendo la empresa. Especialmente en estos tiempos, donde hay muchos incertidumbre, la gente realmente se siente impotente. Pero sentir que se pueden unir fuerzas y realmente hacer que algo suceda, es para todos, y para mí, debo decir, un gran sentido de propósito», agregó Racca.

Cuestión de efectividad

La mayoría de las empresas que ofrecen producir EPP en los últimos días han especificado que su producción está destinada a ayudar a los trabajadores médicos y personal de emergencia. Pero pocos han esbozado cómo, o incluso si, sus creaciones cumplirán requisitos médicos estrictos.

Los funcionarios de salud generalmente recomiendan el uso de una máscara N95, que puede filtrar el 95% de las partículas en el aire, aunque los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos ahora han dicho que otros respiradores con máscara filtrante (FFR) son aceptables en tiempos de escasez.

View this post on Instagram

The PG team has been working tirelessly over the course of the last week to finalize an actionable plan to manufacture PPE for medical workers and first responders who are on the front lines of the COVID-19 crisis. As a brand that produces over 90% of our collections in NY, our goal is not only to fill the void of critical PPE, but to mobilize our domestic partners, revitalizing US producers and suppliers. While we are eager to share our progress with you all, the Coronavirus crisis is ever evolving, and as new information is revealed, so are new FDA and state regulations. In this moment, credible and validated information is of the utmost importance for the advancement of all COVID-19 relief efforts. We are currently working in partnership with @nygovcuomo office & local hospitals to secure clearance to produce, and ensure the viability of our output. More updates to follow!

A post shared by Prabal Gurung (@prabalgurung) on

Siriano ha expresado la esperanza de que sus máscaras sean aprobadas por la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA), mientras que la firma de ropa culinaria Hedley & Bennett dijo que sus artículos reutilizables no lo son. («No son sustitutos directos de las máscaras quirúrgicas o de procedimiento N95», enfatizó la compañía, aunque los elementos, «si se usan correctamente, deberían ayudar a reducir la transmisión del virus de persona a persona»).

Sin embargo, dada la gravedad de la escasez, en todo el mundo, algo puede ser mejor que nada. Los Angeles Apparel, por ejemplo, ha aceptado que su máscara de algodón no es ideal, aunque «parece ser un sustituto valioso para aquellos que no tienen acceso a máscaras quirúrgicas u otros».

Incluso si los artículos terminan en público, en lugar de manos médicas, aún pueden ayudar en la lucha contra covid-19. Si bien la efectividad de las máscaras faciales para prevenir la propagación de la enfermedad sigue siendo un tema de debate, la demanda ha aumentado en todo el mundo, y un nuevo suministro podría facilitar el personal médico —para quienes los usan puede ser una cuestión de vida o muerte— para que obtengan el equipo que necesitan.

Un trabajador de la fábrica de Christian Dior en la línea de ensamblaje de producción de gel antibacterial.

La industria de la moda no está sola para ayudar a cubrir la escasez de suministros médicos. En Estados Unidos, los donantes de máscaras han incluido dentistas, entusiastas de la carpintería y el banco de inversión Goldman Sachs. Los trabajadores médicos han estado utilizando el hashtag #GetMePPE para obtener donaciones de los miembros del público, mientras que los reclusos en Chicago y Nueva York se han alistado para producir equipos de protección.

Los fabricantes de perfumes y las destilerías se encuentran entre las empresas que han reestructurado sus instalaciones para producir desinfectante para manos, que también ha sido escaso.

 

— Ananda Pellerin de CNN contribuyó con este reporte