CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Romeo y Julieta en la era del covid-19

Por Vicky Ward

Nota del editor: Vicky Ward es reportera senior de CNN. Fue escritora y periodista de investigación de The New York Times y editora de periódicos y revistas.

(CNN) — Soy una madre soltera trabajadora de gemelos de 17 años.

Uno es un joven de alto rendimiento, del tipo que corre, canta y le va bien académicamente. Su hermano, dos minutos menor, es un estudiante de segundo año, nerd autoproclamado. Prefiere vivir en su computadora de forma aislada, incluso cuando en realidad no es obligatorio.

En tiempos ordinarios, ambos son niños amables, gentiles e inteligentes, con quienes tengo un fuerte vínculo. Una evaluación educativa psicológica encontró que el gemelo mayor tiene tendencias de sacrificio extraordinariamente altas.

Pero eso fue antes del covid-19.

En la última semana, a medida que las restricciones del estado de Nueva York para socializar se han vuelto cada vez son más estrictas, mis hijos se han vuelto más agudos, más urgentes e insistentes sobre mi «reacción exagerada» a las pautas de distanciamiento social.

Tenga en cuenta que al mayor le acaban de cancelar su examen SAT y las visitas a la universidad. Al igual que los estudiantes de secundaria en todas partes, a ambos se les canceló el semestre de primavera. Las clases en línea aún no han comenzado. Se suponía que deberían estar en la Florida durante las vacaciones de primavera. Y están inquietos.

En una amarga ironía del momento, el mayor acababa de conseguir una novia. No importa con qué frecuencia le advertí que él y su nueva novia debían verse, él se escapó, e hizo exactamente eso. Le dije repetidamente que no es mi familia la que corre tanto riesgo (mi madre, mi padre y mi familia, ya mayores, residen en el Reino Unido), pero los familiares de su novia podrían estar en peligro si es portador del virus. Me dijo que se mantenían a un metro y medio de distancia, pero me pregunto qué tan probable era contagiarse.

Hace unos días, salió a correr en Central Park, una carrera que duró cuatro horas. Le pregunté qué lo había retenido y dijo que se había unido a un juego de voleibol, exactamente el tipo de actividad que el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo que se debía evitar 12 horas después.

Me miró como si estuviera un poco débil cuando grazné mi desaprobación.

Mi otro hijo, el gemelo más joven, atípicamente, decidió que esta era la semana ideal para romper su aislamiento habitual. Convirtió su habitación en un refugio para un amigo no muy bueno que deambulaba por la ciudad de Nueva York con una mochila y una enorme bolsa de lona en un acto de rebelión contra sus padres divorciados. Estaba en una conferencia telefónica de CNN cuando este joven ingresó a mi oficina en casa y preguntó si podía «explicar» lo que estaba sucediendo en su vida personal, un preludio, supuse, para preguntar si podía quedarse indefinidamente.

Cortésmente, en realidad, no tan cortésmente, lo envié a casa con sus supuestos padres en guerra.

Acabo de ver al gobernador Cuomo decir en televisión que las nuevas pautas estatales prohíben a las personas innecesarias en nuestros hogares.

El jueves por la noche, puse mayor atención cuando la psicóloga Dra. Gretchen Schmelzer dijo en el Foro de CNN que el grupo que más le preocupaba según las nuevas pautas de distanciamiento social eran los adolescentes.

«Se supone que los adolescentes deben abandonar sus hogares y relacionarse con sus compañeros y que deben probar cosas nuevas», le dijo a Anderson Cooper. «Y ahora van a tener menos de eso. Por lo tanto, necesitan encontrar formas de sentir su impacto y mantenerse conectados con los grupos que son importantes para ellos».

Llamé a la Dra. Schmelzer para obtener una visión más profunda de por qué se había centrado en los adolescentes. Lo que dijo fue tranquilizador para mí y, además, sospecho de otros padres en una situación similar. Primero, dijo, los adolescentes en general simplemente no tienen la «capacidad» o «madurez» para ver fuera de sí mismos en este momento.

«Los adolescentes son un grupo de personas para quienes el riesgo siempre ha sido un problema», dijo. «Pesan el riesgo y esto (el covid-19) no parece tan grande. Históricamente hemos capitalizado eso enviándolos a la guerra, así que el problema es que ahora están pensando en el riesgo relativo y no lo hacen. Parece tan grande para ellos … Porque en ese tipo de estado de vida de desarrollo adulto auto independiente, se trata de mí … se trata de lo que quiero «.

En segundo lugar, dijo, los adolescentes serían el peor grupo demográfico en hacer frente al covid-19. Sí, peor que las adolescentes. «Viven en sus cuerpos», dijo. «Si no se siente peligroso – (si) no hay sensación física como estar parado en el borde de un puente o hacer algo físicamente peligroso, no pueden sentirlo …  la idea de que una abuela podría morir es demasiado abstracta para ellos.»

Entonces, ¿qué debe hacer una madre de niños adolescentes?

«Quédate en la pelea», dijo Schmelzer. «Explica que esto es para la salud y la seguridad (del país). Qué es una guerra como lo fue la Segunda Guerra Mundial. Cuéntales historias sobre los sacrificios de sus abuelos en tiempos de guerra. No esperes pasar en una sola conversación. Manténte en ello. Sigue contando historias «.

Sugirió que las discusiones en familias militares podrían ser diferentes a las de familias sin experiencia personal directa de guerra. «Esa es una segregación que no hemos discutido», señaló.

¿Y qué debemos hacer con nuestros ex? Dada la alta tasa de divorcios en Estados Unidos, no soy el único padre que enfrenta el problema de cómo ser el mejor padre compartido en un momento que requiere la separación física de los hogares.

«Salga a caminar con su exesposo, a un metro y medio de  distancia, y proponga un programa de crianza compartida para los próximos cuatro meses», dijo Schmelzer. «No creo que separar a los niños de sus padres o darles a las personas la capacidad de decir ‘Oh, bueno, puedo dejar a mi ex ahora’ es una buena idea».

Les mostré este artículo a mis hijos. Ambos reconocieron que Schmelzer había expresado exactamente cómo se sentían. «La gente sigue hablando de un enemigo invisible y es realmente difícil de entender», dijo mi hijo menor. «Si me enviaras a la guerra, me sentiría útil. Ahora con la cuarentena, me siento impotente».

¿Y el mayor? Su novia ahora ha dejado la ciudad de Nueva York para ir al campo. «Me siento atrapado y solo», dijo. Pero luego sonrió, una señal alentadora de que está creciendo en cierta perspectiva y madurez.

«Puedes escribir que me siento como Romeo, en ‘Romeo y Julieta'», dijo. Luego, rió.