CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Armas en Estados Unidos

¿Por qué aumentaron las ventas de armas y municiones en medio de la crisis por el coronavirus?

Por análisis de Chris Cillizza

(CNN) —Las ventas de armas y municiones se disparan en Kentucky en medio de un nuevo brote de coronavirus“.

Las ventas de armas de Valley aumentaron en medio de la pandemia de coronavirus“.

Las ventas de armas se dispararon debido a los temores de coronavirus, las tiendas ponen límites a los suministros“.

“‘Está más lleno que el Black Friday:’ auge en las ventas de armas en San Diego en medio de los temores sobre el coronavirus“.

Desde Kentucky hasta Arizona y desde el norte de Nueva York hasta California, la historia es la misma: la propagación del coronavirus ha creado un auge de ventas de armas y municiones que no se había visto desde la víspera de las elecciones presidenciales de 2016.

Según Ammo.com, un minorista en línea de municiones, ha habido aumentos masivos en sus ventas de municiones durante el último mes (en comparación con el mes anterior, cuando el coronavirus todavía era una amenaza teórica para la mayoría de los estadounidenses). En Colorado, dice la compañía, sus ventas de municiones aumentaron más del 1.000%. Ese número fue tan alto como el 945% en Arizona y el 897% en Ohio.

En EE.UU. hacen fila para comprar un arma ante el temor del covid-19 1:35

“Si bien las personas han acumulado papel higiénico, desinfectante para manos y artículos esenciales para la despensa, también han comprado municiones a un ritmo sin precedentes”, se lee en el sitio.

En Texas hay un debate entre los políticos del estado sobre si las tiendas de armas califican como negocios “esenciales”, lo que significa que, si lo hicieran, se les permitiría permanecer abiertos en medio de advertencias de confinamiento como la que actualmente se encuentra en el condado de Dallas.

Todo lo cual plantea una pregunta básica: ¿Por qué?

La respuesta, si el pasado es un prefacio, es el miedo, aunque tal vez no sea el mismo miedo que ha impulsado el auge de las ventas de armas y municiones.

El aumento en las ventas de armas antes de las elecciones presidenciales de 2016 fue impulsado por los temores entre los propietarios de armas de que si la candidata demócrata Hillary Clinton ganaba, trataría de usar las palancas del gobierno para retirar las armas de propiedad privada. (Un ejecutivo de fabricación de armas le dijo a CNN en el segundo semestre de 2016 que las ventas fueron impulsadas por la activa campaña de Clinton “contra el comercio legal de armas”).

¿Por qué la gente estaba tan preocupada? Porque el entonces candidato Donald Trump, desde al menos mayo de 2016 en adelante, impulsó implacablemente la idea de que, si era elegida, Clinton tenía un plan secreto para quitarles sus armas.

Senado de EE.UU. aprueba plan de estímulo por coronavirus 3:11

“Hillary Clinton quiere abolir la Segunda Enmienda”, dijo Trump en un mitin en el estado de Washington en ese entonces. “Hillary Clinton quiere quitarte las armas y quiere abolir la Segunda Enmienda”.

A pesar de que Trump incluyó esta afirmación en una multitud de discursos durante los últimos meses de la campaña, los verificadores de hechos independientes han calificado esto como falso.

“No encontramos evidencia de que Clinton haya dicho textualmente o sugiriendo explícitamente que quería abolir la Segunda Enmienda, y la mayor parte de los comentarios de Clinton sugieren lo contrario”, decía el artículo de PolitiFact sobre el tema. “Ella ha dicho repetidamente que quiere proteger el derecho a portar armas mientras adopta medidas para prevenir la violencia armada”.

(Además: este no es un fenómeno exclusivo de Clinton-Trump. En 2016, una nota de CNN que decía “Barack Obama es el mejor vendedor de armas en Estados Unidos”, señalaba los temores de lo que el presidente demócrata podría hacer con las armas a raíz de los incidentes cada vez mayores de violencia masiva cometidos con armas llevaron a las ventas por las nubes.)

El miedo que ha impulsado las ventas de armas durante el mes pasado no se trata de lo que un político podría hacer en términos de derechos de armas. Después de todo, Trump ha expresado repetidamente su amor por la Segunda Enmienda durante su presidencia. En marzo de 2018, tuiteó esto:

“¡LA SEGUNDA ENMIENDA NUNCA SERÁ REVOCADA! Por mucho que los demócratas deseen que esto suceda, y a pesar de las palabras de ayer del exjuez de la Corte Suprema Stevens, NO HAY MANERA. Necesitamos más republicanos en 2018 y SIEMPRE deben apoyar a la Corte Suprema!”.

Más bien, el aumento de armas parece estar motivado por la preocupación de que la propagación del coronavirus en Estados Unidos, y el acaparamiento de alimentos y papel higiénico que ha ocasionado, conducirá a algún tipo de colapso social más amplio en el que las personas deberán defender ellos mismos y sus familias de hordas devastadoras.

“Tienes que estar protegido para todo tipo de cosas”, le dijo el dueño de una tienda de armas en Oklahoma al diario Los Angeles Times. “Parece que el mundo se ha vuelto loco”.

En una encuesta nacional reciente de la Universidad de Monmouth, casi 6 de cada 10 estadounidenses dijeron, sin previo aviso, que el coronavirus era “la mayor preocupación que enfrenta su familia en este momento”. (“La seguridad laboral / desempleo” fue la segunda mayor preocupación, registrando un 7%.)

Visto a través de ese lente, comprar armas y municiones parece ser una forma para que muchos estadounidenses aborden el miedo y la ansiedad que sienten cuando el país se enfrenta a un virus que nunca hemos visto antes. La naturaleza humana es una cosa graciosa.