CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Sus sueños de tener un bebé con fecundación in vitro se posponen debido al coronavirus

Por Amanda Jackson

(CNN) — Danielle y Kenny Scott están acostumbrados a enfrentar obstáculos juntos.

Danielle, de 34 años, se sometió a una histerectomía después de que le diagnosticaran cáncer de ovario en etapa tres en 2013. Kenny estaba a su lado, a pesar de que solo habían estado saliendo tres semanas al momento de su diagnóstico.

Siete años después, la actual pareja casada de Terre Haute, Indiana, está tratando de concebir a través de un sustituto. Dos sustitutos no dieron resultado. Pero con su tercer sustituto, tenían esperanzas.

Hasta la semana pasada, cuando la pandemia de coronavirus puso todo en pausa, incluidos sus tratamientos de fertilidad.

Para las parejas que luchan contra la infertilidad, el proceso de FIV (Fecundación In Vitro) ya es un viaje emocional. Ahora, muchas mujeres, incluida Danielle Scott, se están enterando que sus tratamientos de fertilidad se están posponiendo a medida que los trabajadores de la salud son llamados al frente para ayudar a tratar el coronavirus.

«Simplemente apesta», le dijo Danielle Scott a CNN. «Ese día (cuando se enteró sobre el aplazamiento del procedimiento), estaba en el trabajo cuando llamaron, eran como las 7 p.m. Lloré todo el camino a casa y hasta quedarme dormida».

Posponer procedimientos como estos se convirtió en norma después de que los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) publicaron pautas para suspender todos los procedimientos electivos y la reprogramación de visitas ambulatorias no urgentes.

La Sociedad Estadounidense de Medicina Reproductiva (ASRM, por sus siglas en inglés) también emitió nuevas pautas específicamente para pacientes sometidas a tratamientos de fertilidad. En sus recomendaciones, la ASRM solicitó la suspensión de nuevos ciclos de fecundación in vitro y la recuperación de óvulos. La organización también dijo que las parejas deberían considerar seriamente la cancelación de todas las transferencias de embriones.

Se desconoce qué impacto tiene el covid-19 en la fertilidad, el embarazo y los patrones de transmisión, señaló la ASRM, y las directrices están destinadas a proteger la salud de los pacientes y los trabajadores de este sector.

Si bien las familias afectadas dijeron que saben que la seguridad debe ser una prioridad en medio de las preocupaciones por el coronavirus, la realidad de tener que esperar más por el nuevo miembro de la familia los ha puesto más ansiosos.

‘Una gran espera juntos’

Los pacientes que todavía están «en ciclo» aún deben seguir siendo monitoreados, y los médicos deben minimizar las visitas en persona, indicó la ASRM. La organización dice que revisará sus directrices a más tardar el 30 de marzo.

Ahora, algunas mujeres están preocupadas por cómo un retraso desconocido en sus procedimientos afectará sus posibilidades de tener un bebé. Otras se preguntan si podrán comenzar los tratamientos nuevamente.

David y Alex Von Eschen.

Alex Von Eschen, quien es maestra de educación especial, descubrió que su FIV sería suspendida mientras estaba en el hospital haciendo su documentación previa a la operación del procedimiento.

«Definitivamente estaba decepcionada», dijo Von Eschen, de 34 años, a CNN. «Es difícil prepararse mentalmente para (una FIV)».

Antes de comenzar la FIV, la residente de Minneapolis tenía programada una histeroscopia, un procedimiento para extirpar pólipos uterinos.

«Siento que en este momento el mundo está conteniendo la respiración», le contó a CNN. «Estamos en una gran espera juntos. Debido a que hemos pasado por la infertilidad y estamos acostumbrados a la incertidumbre, creo que hemos enfrentado este cambio en la vida un poco mejor».

La noticia de la demora fue aún más decepcionante para Von Eschen y su esposo, David, porque habían ahorrado durante meses para cubrir los tratamientos. El costo promedio de un solo ciclo de FIV en EE.UU. es de US$ 12.400, según la ASRM.

Habían estimado el 1 de abril como la fecha de inicio de su primer ciclo de tratamientos de FIV. Ahora su cronograma no está definido.

Es ‘devastador’ enterarse sobre la cancelación del tratamiento

Al igual que los Scotts, Ashley y Paul Wolfe tenían programada la transferencia de su embrión esta semana.

Pero luego Ashley Wolfe, de 33 años, recibió una llamada de su médico la noche antes de su última cita con el ultrasonido, y se enteró de que la transferencia tendría que reprogramarse.

«Ha sido devastador», le comunicó Ashley Wolfe a CNN. «Suena dramático usar esa palabra, pero cuando toda tu vida se consume en citas, análisis de sangre casi cada dos días, inyectarse toneladas de hormonas, gastar miles, faltar al trabajo por las citas, solo para escuchar, ‘lo estamos cancelando y no sé cuándo podemos proceder’… es mentalmente agotador».

Los Wolfe han intentado durante un año y medio tener un bebé, y esta fue su tercera ronda de tratamientos. La transferencia de embriones es el último paso en el proceso de FIV y tiene una tasa de éxito del 41 al 43% para las mujeres menores de 35 años, según la Asociación Americana del Embarazo.

Ashley Wolfe, que es enfermera en una clínica de gastroenterología en Buffalo, Nueva York, ha visto de primera mano el impacto que la pandemia ha tenido en el sector médico. Afirma que su oficina ha implementado citas por video y teléfono para ayudar a sus pacientes.

Aun así, la mujer de 33 años dice que está en conflicto con las pautas de la ASMR sobre  posponer los procedimientos, porque siente que no hay una «investigación válida» acerca del coronavirus y el embarazo.

«Son nuestros embriones, nuestro dinero», dijo. «Lo siento especialmente porque estábamos tan cerca que deberíamos haber tenido una opción».

Mientras tanto, dice que está trabajando para aceptar que su búsqueda de bebé está en pausa por ahora.

«Es como una muerte», expresó. «Estás triste, luego enojada, luego en negación, y esperas que con el tiempo lo aceptes. Simplemente no veo que la parte de aceptación llegue pronto».