CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

El saludo que podría ayudarnos a superar esto

Por Hitendra Wadhwa

Nota del editor: Hitendra Wadhwa es profesor de práctica en la Columbia Business School, donde ganó varios premios, incluido el Premio del Decano a la Excelencia Docente. Es el fundador del Instituto Mentora, que lleva el desarrollo del liderazgo y el cambio cultural a las organizaciones de todo el mundo. Las opiniones expresadas en esta columna son suyas. Ver más opinión en CNN.

(CNN) — Los humanos estábamos destinados a ser animales sociales. Prosperábamos en conexión, comunidad y parentesco. Cuando nos encontrábamos con otros humanos, no era suficiente simplemente estar allí con ellos; sentíamos la necesidad de unirnos instantáneamente con ellos. Y entonces nos besábamos, nos abrazábamos, nos dábamos la mano, las chocábamos.

Así fueron las cosas hasta principios de 2020. Luego llegó la era del coronavirus y la necesidad de distanciamiento social, autoaislamiento, cuarentena, encierro y refugio en casa.

Hoy, los humanos seguimos siendo animales sociales, y seguimos anhelando la conexión. Necesitamos encontrar una manera de construir un vínculo instantáneo, pero tenemos que hacerlo sin contacto físico. Las investigaciones muestran que un solo apretón de manos puede transferir 124 millones de bacterias en promedio, por lo que es muy probable que también sea una forma perfecta de compartir virus. Un “choca esos cinco”, transferirá aproximadamente la mitad de ese número.

Algunos de nosotros hemos sacudido el codo del estante. Esto es lo que la Organización Mundial de la Salud nos dijo que usáramos en la era de la gripe aviar de 2006.

Pero seamos sinceros, el contacto con el codo simplemente no tiene el mismo chisporroteo que, por ejemplo, un apretón de manos o un abrazo. Solo hay que ver esta imagen de dos candidatos presidenciales que hacen muecas para sentirse convencidos de eso.

publicidad

Y el director general de la Organización Mundial de la Salud, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo recientemente que no era una buena idea. Tuiteó :»Al saludar a las personas, es mejor evitar golpes en el codo porque te ponen a menos de 1 metro de la otra persona».

Entonces, algunos jefes de Estado en todo el mundo están utilizando un saludo que aprendieron durante sus visitas de Estado a India: namasté.

Namasté en todo el mundo

En caso de que no haya tomado una clase de yoga, namasté es cuando junta las manos, con las palmas presionadas una contra la otra, centradas en el pecho. Namasté es parte de varias posturas de yoga, pero también es la forma tradicional en que la gente de la India se saluda. Y, dado que no implica contacto físico, es a prueba de virus.

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, había viajado a la India en 2018. Entonces, cuando atacó el coronavirus, fue uno de los primeros en adoptar el namasté como su saludo de elección. También ha alentado a su país a abandonar los apretones de manos y adoptar el namasté, y está dando tutoriales gratuitos.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, también decidió recientemente emplear namasté para dar la bienvenida al rey Felipe VI y la reina Letizia de España. El embajador francés en la India, Emmanuel Lenain, tuiteó más tarde: «El presidente Macron ha decidido saludar a todos sus homólogos con un namasté, un gesto elegante que retuvo de su visita a la India en 2018».

En la reciente visita de Estado del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a la India, su anfitrión, el primer ministro Narendra Modi, no pudo convencerlo para un nuevo acuerdo comercial, pero sí para el namasté. Poco después de su regreso, Trump cruzó las manos para saludar al primer ministro de Irlanda, Leo Varadkar.

«Acabo de regresar de la India. Y no estreché ninguna mano allí, y fue muy fácil porque así funcionan y Japón funciona así», dijo Trump, mostrando el namasté indio y la reverencia japonesa. «Están por delante de la curva».

Después de varias visitas a la India, el príncipe Carlos de Inglaterra también ha adoptado el namasté como su estilo preferido de saludo, aunque, como muestra este video, los viejos hábitos son difíciles de romper.

Ya es hora de que namasté se globalice, ya que ha existido en India desde siempre. Namasté podría ser la forma más antigua de saludo en uso activo en nuestro planeta. Figuras de tierra excavadas por arqueólogos de la civilización del valle del Indo, que datan de 3.000 a.C., muestran a las personas en la pose namasté.

En contraste, el apretón de manos solo se originó, como, ayer, alrededor del siglo IX a. C.

Puede usarlo durante su video conferencia

Debido a que namasté no involucra contacto, también es la forma perfecta de saludo remoto. Así que mañana, cuando ejecutes la que puede ser tu 31ª reunión virtual en esta era de coronavirus, piénsalo. No puede estrechar las manos de sus colegas ni darles un abrazo cuando entran en la sala de videoconferencia de Zoom, pero puede invitarlos a todos a crear un vínculo entre ellos a través de un namasté. Eso es lo que estamos haciendo ahora en nuestras reuniones de equipo en el Instituto Mentora.

Además de sus beneficios sin contacto, existen otras posibilidades atractivas en adoptar namasté como su saludo preferido. Hace unos años, cuando estaba terminando una nota clave para una audiencia de 600 ejecutivos, sentí un fuerte tirón en mi corazón por la audiencia. Me habían escuchado durante una hora, se habían reído y suspirado ante mis historias y, a través de sus asentimientos y sus notas, habían recibido con gracia mis ideas. Quería abrazar a cada uno de ellos al final de mi charla mientras aplaudían.

En 15 segundos, iba a salir del escenario y salir de sus vidas para siempre, y quería transmitirle a cada uno de ellos «Estoy agradecido por la hermosa conexión que hicimos hoy». ¿Cómo podría crear este vínculo con 600 individuos antes de irme al atardecer?

Luego, instintivamente, mis manos se doblaron y las palmas se presionaron una contra la otra, mis pulgares cerca de mi corazón. Namasté.  Me di cuenta de que estaba haciendo lo que hacía creciendo en India cada vez que entraba a una habitación llena de amigos y familiares. Estarse quieto. Inclinarse ligeramente. Sonreír. Barrer la habitación con un namasté mientras se mira cariñosamente a los ojos de todos.

Namasté tiene esta poderosa cualidad de ser inclusivo. Con namasté, está creando un vínculo instantáneo con todos los que están reunidos, no solo con la persona que está justo frente a usted. Es físicamente imposible lograr eso con un beso, un abrazo, un apretón de manos, chocar los cinco o un golpe en el codo, todos los cuales son exclusivamente uno a uno. Namasté nos ayuda a reconocer que, nos guste o no, todos estamos conectados; nos levantamos y caemos juntos. Si bien podemos elegir abrazarnos o golpearnos los codos solo con nuestros favoritos, cuando ofrecemos un namasté, estamos abriendo nuestro corazón a todos, sin discriminación. Toda la humanidad está en nuestro abrazo.

¿Qué significa “namasté”?

Y eso no es todo. Para entender el máximo potencial de namasté como una herramienta de vinculación social, debemos preguntarnos: «¿Qué significa esta palabra que suena extraña?»

Dentro de la palabra namasté está codificada toda la filosofía del yoga. Esto es lo que quiero decir.

Si tuviera que dibujar una línea para representar el espectro completo de la naturaleza humana, pasando de «terrible» a «excelente», ¿dónde se ubicaría usted en esta línea? ¿Dónde colocaría a su colega favorito? ¿Y el colega menos favorito?

Dondequiera que se ponga, y donde sea que ponga a estos dos colegas, le digo que está equivocado. Porque, como ve, es todo el espectro, y ellos también. Piense en su peor cualidad, su peor comportamiento, su peor momento de la vida. Ahora piense en su mejor cualidad, su mejor comportamiento, su mejor momento de la vida.

Yoga lo invita a encontrar esa chispa divina dentro de usted, la parte de usted que llamo su «núcleo interno». Cuando opera desde su núcleo interno, está centrado, comprometido, conectado y curioso. Puede alejarse del apego, el ego y la inseguridad para operar con sabiduría e intención. Está en todo su potencial.

Cuanto más descubras esta chispa divina dentro de sí mismo, más comenzará a verla a su alrededor, en cada corazón palpitante, porque es innata en la humanidad. Todos lo tenemos, solo tenemos que trabajar para despertarlo y expresarlo en todo lo que hacemos.

Namasté es una palabra sánscrita que significa «la chispa divina en mí se inclina ante la chispa divina en ti». En otras palabras, está diciendo que, en algunos días, usted o yo podemos estar cansados, mal portados o profundamente defectuosos; pero hoy, en este momento, mientras nos conectamos, busco ofrecerle lo mejor de mí y me esfuerzo por sacar lo mejor de usted.

Ahora está muy claro que ganaremos la guerra con el coronavirus solo si estamos todos juntos en esto. Los ricos tienen que unirse con los pobres, los jóvenes con los viejos, los conservadores con los liberales, cada nación con todas las demás. Necesitamos inspirar no solo lo mejor de nosotros mismos, sino lo mejor de los demás, incluidas las personas que, en un día más promedio, podemos despedir, rechazar o denunciar.

¿Qué mejor manera de alcanzar este objetivo que comenzar y cerrar cada interacción presionando palma contra palma para afirmar suavemente el potencial heroico sin explotar que se encuentra dentro de todas las personas con las que se involucra?

Porque, como dijo Gandhi una vez, «La diferencia entre lo que hacemos y lo que somos capaces de hacer sería suficiente para resolver la mayoría de los problemas del mundo».

Namasté.