CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Países afectados por el coronavirus están pidiendo ayuda médica a Cuba. ¿Por qué se opone Estados Unidos?

Por Patrick Oppmann

La Habana (CNN) — Cuba ha ofrecido enviar médicos a más países que luchan contra el coronavirus. Pero el Departamento de Estado de Estados Unidos pide que no acepten su ayuda.

A medida que los sistemas de atención médica en todo el mundo están al borde del colapso, se ha invitado a las «brigadas» de atención médica cubanas a ayudar a los trabajadores médicos en Italia, Venezuela, Nicaragua, Surinam, Jamaica y Granada. El martes, funcionarios cubanos publicaron un video de un hospital de campaña que sus trabajadores de la salud habían construido en Lombardía, Italia, una de las regiones más afectadas por el coronavirus.

Pero el Departamento de Estado quiere que los países reconsideren pedir ayuda a Cuba para combatir la pandemia de coronavirus. «Cuba ofrece sus misiones médicas internacionales a los afectados por #covid-19 solo para recuperar el dinero que perdió cuando los países dejaron de participar en el programa abusivo», tuiteó una cuenta de la Oficina de Democracia, Derechos Humanos y Trabajo del Departamento de Estado de EE. UU. el miércoles.

«Los países anfitriones que buscan la ayuda de Cuba para #covid-19 deberían analizar los acuerdos y poner fin a los abusos laborales», decía el mensaje.

Las solicitudes recientes de ayuda de otros países han marcado un cambio abrupto. Cuba vio a cientos de médicos ser enviados a casa desde misiones médicas en Brasil, Ecuador y Bolivia en los últimos años, luego de que Estados Unidos criticara los programas de asistencia médica de Cuba, acusándolos de explotar a trabajadores de la salud y difundir propaganda. El Departamento de Estado no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Cuba ofrece a algunos países asistencia médica gratuita por solidaridad, mientras que otros países pagan por los servicios. Los trabajadores que se despliegan generalmente reciben solo alrededor del 20% de los salarios que los países anfitriones pagan por su asistencia, un salario reducido, pero mucho más de lo que los médicos cubanos ganan en los hospitales en sus países de origen, donde el salario máximo es de aproximadamente 60 dólares al mes.

El gobierno cubano ha dicho que mantiene la mayoría de los salarios en el extranjero para financiar el sistema gratuito de atención médica de la isla.

Extremadamente eficaz en atención de desastres

Al igual que muchas instituciones en Cuba, el sistema de salud local ha visto mejores días. Pero la hipercentralización del gobierno cubano, que ha sido tan desastrosa para la economía de la isla, hace que Cuba sea extremadamente efectiva en la atención de desastres. Y mientras los profesionales de la salud en la isla operan con muy poco dinero, el sistema está diseñado para prevenir la enfermedad en lugar de esperar para tratarla.

Después de que se descubrieran los primeros casos de coronavirus en Cuba el 11 de marzo en tres turistas italianos que visitaban la ciudad colonial de Trinidad, el gobierno envió a miles de trabajadores de la salud cubanos, incluidos estudiantes de medicina, a cruzar la isla de puerta en puerta para buscar de personas que padecen enfermedades respiratorias que podrían ser el coronavirus.

Pronto todos los recursos del gobierno se centraron en la pandemia. Actualmente, Cuba tiene 57 casos confirmados con 1.479 personas hospitalizadas y monitoreadas por síntomas del coronavirus.

A principios de este mes, el Gobierno también dio el paso inusual de ofrecer ayuda a un crucero británico con al menos cinco casos confirmados de coronavirus a bordo y docenas más de personas que sufren síntomas similares a la gripe. Varias otras islas, incluidas las Bahamas y Barbados, ya habían rechazado el crucero.

MIRA: El crucero MS Braemar con 5 casos de coronavirus llegó a Cuba

El MS Braemar atracó en el Puerto de Mariel, sitio del levantamiento de botes de refugiados que huían de la isla a EE. UU. en 1980, y los trabajadores de salud cubanos llevaron a cabo la operación arriesgada y de un día de duración del transporte de más de 600 pasajeros del crucero desde el puerto hasta el aeropuerto de La Habana, donde esperaban cuatro aviones charter a Inglaterra.

«Estoy muy agradecido con el gobierno cubano por permitir que esta operación avance», dijo Antony Stokes, embajador del Reino Unido en Cuba, el día que llegó el Braemar.

Ahora, a medida que los sistemas de atención médica de otros países fallan, es probable que más médicos cubanos estén en la primera línea de la pandemia. Esos esfuerzos deberían hacer que el gobierno de Estados Unidos reconsidere el embargo comercial de casi 60 años a Cuba, dijo Mark Weisbrot, codirector del Centro de Investigación Económica y Política, que recientemente pidió al gobierno de Trump que levante las sanciones económicas a Cuba, Irán y Venezuela como parte de la lucha contra el coronavirus.

MIRA: Irán culpa a EE.UU. por la situación dramática que vive el país en medio de la la pandemia del coronavirus

«Las sanciones tienen un efecto directo más generalizado y mortal al contribuir a una escasez más generalizada de medicamentos y equipos que salvan vidas porque exacerban una recesión económica», escribió Weisbrot a CNN en un correo electrónico. «Esto significa más escasez de suministros y necesidades médicas vitales, y más muertes«.

Si Trump ofreciera a Cuba algún alivio de sanciones, sería contrario a su política de desmantelar la apertura de la administración Obama a Cuba. Trump también dejó en claro que cree que una postura dura con Cuba gana votos con la conservadora comunidad cubanoamericana de Florida.

La semana pasada, Trump ofreció una rama de olivo a un adversario comunista, diciendo que estaría dispuesto a enviar ayuda para ayudar a Corea del Norte a combatir el coronavirus. A pesar de las crecientes contribuciones de Cuba a la batalla contra la pandemia, es poco probable que La Habana reciba una oferta similar.