CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Venezuela

Maduro tiene precio

Por Carlos A. Montaner

Nota del editor: Carlos Alberto Montaner es escritor y analista político de CNN. Sus columnas se publican en decenas de diarios de España, Estados Unidos y América Latina. Montaner es, además, vicepresidente de la Internacional Liberal. Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas del autor.

(CNN Español) — Como es notorio, la plana mayor de la Secretaría de Justicia pidió el enjuiciamiento de Nicolás Maduro y de sus mayores cómplices, casi todos en el gobierno venezolano.

Los delitos que les atribuyen son muy graves y cualquier nación puede perseguirlos: tráfico internacional de drogas, lavado de activos, colaboración con narcoterroristas y corrupción a gran escala.

Incluso, se dispuso un premio de US$ 15 millones a quien dé información que conduzca al arresto de Nicolás Maduro y otros 40 por cuatro de sus colaboradores y excolaboradores más cercanos. Dos de ellos, por cierto, en el exilio: Hugo Carvajal y Clíver Alcalá.

Según el comunicado del gobierno, la División de Lucha Antinarcóticos ha pagado más de US$ 130 millones a cambio de información sobre 75 narcotraficantes desde que fue creada en 1986. Se sabe que por la cabeza de Osama Bin Laden se ofrecieron US$ 25 millones. No se sabe si pagaron la recompensa o a quién se la abonaron.

El jueves 26 de marzo se anunciaron las medidas contra Maduro. ¿Por qué el despliegue tan notable de la información? Creo que el alto funcionario Elliott Abrams, coordinador del caso venezolano, estaba vengándose de quienes previamente le tomaron el pelo a Estados Unidos.

No puede olvidarse que tanto William Barr, actual secretario de Justicia del gobierno de Trump, equivalente a un ministro de Justicia, como Abrams, fueron parte del gobierno de George Bush padre durante la invasión a Panamá y son considerados de “línea dura”.

En aquellos años se ofreció US$ 1 millón por la cabeza del narcodictador Manuel Antonio Noriega.

Hoy, cuando se dice que en el caso venezolano están abiertas todas las opciones podría ser cierto: desde un ataque a las instalaciones de la Fuerza Armada venezolana, hasta el bloqueo naval del país; supongo que hay planes de contingencia para todo.

La idea es que no puede existir un gobierno dedicado al narcotráfico sin que la comunidad internacional trate de evitarlo.