CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Trump advierte sobre ‘dolorosas’ dos semanas por delante mientras la Casa Blanca proyecta más de 100.000 muertes por coronavirus

Por Kevin Liptak, Kaitlan Collins

(CNN) — El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, advirtió sobre un «doloroso» y «duro» período de dos semanas por delante al extender las medidas de distanciamiento a nivel nacional que, incluso si se siguen al pie de la letra, aún podrían significar más de 100.000 y hasta 240.000 muertes por coronavirus en Estados Unidos.

Fue un mensaje contundente de un presidente que pasó semanas minimizando la gravedad del virus y cuestionó su impacto potencial en Estados Unidos.

Trump no minimizó lo que se ha convertido en la crisis de salud pública más grave en décadas durante sus comentarios que duraron más de dos horas el martes. En cambio, advirtió a los estadounidenses que aún faltan días más oscuros por venir.

«Quiero que todos los estadounidenses estén preparados para los días difíciles que se avecinan. Vamos a pasar por dos semanas muy difíciles», dijo Trump, estableciendo expectativas para una quincena extrema donde las tasas de mortalidad aumentan.

Trump estaba hablando durante una conferencia de prensa de la Casa Blanca destinada a volver a emitir formalmente las pautas de coronavirus en todo el país después de que, enfrentado a modelos terribles que muestran cientos de miles de posibles muertes estadounidenses, encuestas que indican el apoyo al distanciamiento social y escenas calamitosas en los hospitales de Nueva York, determinó otros 30 días de distanciamiento social necesarios para evitar el desastre.

Después de hablar, los principales funcionarios de salud del equipo de trabajo de Trump presentaron una serie de diapositivas que muestran sus modelos sobre cómo las medidas de distanciamiento social podrían ayudar a prevenir potencialmente millones de muertes.

Pero en una predicción nefasta, la Dra. Deborah Birx dijo que incluso si se siguen con precisión las pautas federales, aún podrían ocurrir entre 100.000 y 240.000 muertes, un número que supera con creces el número de muertos estadounidenses en la Guerra de Vietnam.

LEE: El modelo citado por la Casa Blanca dice que 82.000 personas podrían morir de coronavirus para agosto, incluso con distanciamiento social

Los funcionarios se apresuraron a decir que no aceptaban esa cifra como predeterminada, y señalaron que los altos recuentos de casos en Nueva York y Nueva Jersey estaban haciendo subir las proyecciones. Pero el modelo puso al descubierto la posible devastación que podría causar el brote.

«A pesar de ser un número tan serio, deberíamos estar preparados para ello», dijo a periodistas el Dr. Anthony Fauci, otro experto médico del equipo de Trump. «Haremos todo lo que podamos para lograr que sea significativamente inferior a eso».

La presentación del martes fue la primera vez que la administración ofreció proyecciones oficiales sobre cuántos estadounidenses podrían morir por el virus, que está devastando ciertas partes del país y se ha extendido a los 50 estados.

Trump ofreció un nuevo nivel de sobriedad en su discusión sobre los modelos, aunque insistió en que su administración había manejado el brote de manera adecuada y se negó a aceptar la responsabilidad de los primeros fracasos de las pruebas, por las cuales culpó a las administraciones anteriores.

El cambio radical de sus desestimaciones anteriores se ilustra mejor en su insistencia el martes en que el coronavirus «no es la gripe, es brutal», a pesar de insistir durante el mes pasado que ambos eran similares.

Trump admitió que ha sido reacio a ponerse frente a las cámaras con malas noticias, incluso cuando algunos lo alentaron a adoptar un tono más grave.

«No quiero ser negativo», dijo. «Es fácil ser negativo, pero también quiero darle esperanza a la gente. Sabes, soy un animador del país».

Pero también parecía estar comprendiendo hasta qué punto la crisis actual se apodera del país.

MIRA: Dr. Fauci: El presidente vio los datos y lo entendió

«Es un tema increíblemente oscuro. Un tema increíblemente horrible. Y es increíblemente interesante. Es por eso que todos se están volviendo locos, no pueden tener suficiente», dijo.

No todos los asesores de Trump apoyaron la decisión de extender las pautas de distanciamiento, y algunos han cuestionado en privado los modelos que usaron sus asesores de salud para convencerlo de que los esfuerzos de distanciamiento eran necesarios, dijeron varias personas familiarizadas con el asunto.

Trump enfrentó una intensa presión por parte de los líderes empresariales y algunos economistas conservadores para reabrir algunas partes del país antes de decidir finalmente en contra.

Sus funcionarios dijeron el martes que las pautas de distanciamiento eran lo único que evitaba hasta 2,2 millones de muertes, una cifra derivada de un estudio británico que Trump ha citado repetidamente.

«No hay una varita mágica. No hay vacuna ni terapia mágica. Es solo comportamiento», dijo Birx.

En medio del debate interno sobre si facilitar los esfuerzos de distanciamiento social, algunos asistentes recomendaron que el presidente solo los extendiera otros 15 días, pero los asesores de salud argumentaron que era necesario un mes, dijeron personas familiarizadas con las discusiones. Trump dijo a los asistentes que sería mejor suavizar las pautas antes de lo esperado en lugar de tener que extenderlas nuevamente.

Se espera que las pautas, que incluyen recomendaciones para evitar grandes multitudes y trabajar desde casa, duren hasta el 30 de abril.

Trump ha explicado que su decisión es necesaria para proteger potencialmente millones de vidas. Con ese fin, Trump y el grupo de trabajo sobre coronavirus profundizaron en más detalles sobre sus modelos usando gráficos e información durante la rueda de prensa diaria en la Casa Blanca el martes.

Esas predicciones no tienen apoyo universal dentro de la Casa Blanca. Sigue habiendo una preocupación entre algunos escépticos en el equipo de Trump de que Birx y Fauci hayan puesto en inventario modelos que podrían estar equivocados.

Los modelos epidemiológicos se basan en suposiciones y, por su naturaleza, no siempre pueden ser 100% precisos. Se desconoce mucho sobre la propagación del virus, particularmente con los persistentes problemas para hacer que los estadounidenses se hagan la prueba.

Fauci dijo que las proyecciones podrían cambiar dependiendo de cómo se desarrolle la pandemia.

LEE: El periodo estimado para una vacuna de coronavirus es de 18 meses. Los expertos dicen que es arriesgado

«No aceptamos ese número, que eso es lo que va a ser», dijo. «Queremos hacerlo mucho mejor que eso».

El martes marcó el vencimiento del período inicial de 15 días para las pautas federales de distanciamiento social que Trump anunció a principios de marzo. Anunció el domingo que las pautas se extenderían otros 30 días.

Los expertos en salud han advertido que sin una prueba adecuada es imposible saber cuántas personas han sido infectadas y qué áreas están mejor. El rastreo de contactos, la práctica de determinar con quién puede haber interactuado una persona infectada, también requiere esfuerzos de prueba sólidos, y es otro paso que los expertos han dicho que es necesario para contener el virus.

El vicepresidente Mike Pence, quien lidera el grupo de trabajo sobre coronavirus, dijo durante la sesión informativa del martes que a 100.000 estadounidenses por día ahora se les realizaban pruebas de coronavirus.

Fauci y Birx le presentaron a Trump los modelos que mostraban entre 100.000 y 200.000 muertes durante una reunión de la Oficina Oval el domingo que pareció resonar y lo ayudó a finalizar su decisión.

CNN también informó el lunes por la mañana que Trump quedó impactado con las graves imágenes del Hospital Elmhurst en Queens, cerca de donde creció, que mostraban a trabajadores del hospital inundados con casos de coronavirus. La escena ayudó a solidificar su decisión de que se necesitaban más medidas de distanciamiento para evitar la propagación de la enfermedad.

Las encuestas presentadas a Trump también lo ayudaron a determinar que pedirles a los estadounidenses que se abstengan de ir a lugares de trabajo o escuelas llenos de gente no necesariamente sería impopular.

Mientras Trump codifica la extensión de las pautas, él y sus asesores están sopesando otra recomendación con posibles consecuencias políticas: que los estadounidenses estén usando máscaras u otras cubiertas faciales, una reversión de la orientación federal anterior que indicó que tal paso no era necesario.

Trump parecía abierto a la idea, pero dijo que las máscaras de grado médico no eran necesarias.

LEE: La OMS reitera que no debes usar máscaras si no estás enfermo o si no cuidas a alguien que lo esté

«Mi sensación es que si la gente quiere hacerlo, ciertamente no hay daño», dijo. «Yo diría que lo hagas, pero usa una bufanda si quieres, en lugar de salir a buscar una máscara o lo que sea».

Fauci le dijo a CNN el martes que el grupo de trabajo podría «discutirlo muy activamente».