CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

El confinamiento por coronavirus más grande del mundo impacta drásticamente en la contaminación de India

Por Rebecca Wright

(CNN) — Cuando la India impuso un cierre nacional hace una semana, esto estaba diseñado para detener la propagación inminente del nuevo coronavirus.

Pero detener casi por completo a este país de 1.300 millones de personas también ha proporcionado un remedio temporal a otro problema imperativo de salud: los niveles sofocantes de contaminación.

El confinamiento más grande del mundo significa que todas las fábricas, mercados, tiendas y lugares de culto están ahora cerrados, la mayoría de los transportes públicos suspendidos y los trabajos de construcción paralizados, ya que India pide a sus ciudadanos que se queden en casa y practiquen el distanciamiento social. Hasta ahora, India tiene más de 1.300 casos confirmados de covid-19, incluyendo 35 muertes.

Los datos ya muestran que las ciudades principales están registrando niveles mucho más bajos de partículas microscópicas nocivas conocidas como PM 2,5, y de dióxido de nitrógeno, que es liberado por los vehículos y las centrales eléctricas.

MIRA: Los intentos de la India para contener la propagación del nuevo coronavirus: casas en los árboles y desinfectante de cúrcuma

Los PM 2,5, que tienen un diámetro inferior a 2,5 micrómetros, se consideran especialmente peligrosos ya que pueden alojarse profundo en los pulmones y pasar a otros órganos y al torrente sanguíneo, causando graves riesgos a la salud.

La repentina caída de los contaminantes y el subsiguiente cielo azul señalan un cambio dramático para India, que tiene 21 de las 30 ciudades más contaminadas del mundo, según el informe de Calidad del Aire Mundial 2019 de IQAir AirVisual.

En la capital, Nueva Delhi, los datos del gobierno muestran que la concentración promedio de PM 2,5 se redujo un 71% en el espacio de una semana, cayendo desde 91 microgramos por metro cúbico el 20 de marzo, a 26 el 27 de marzo, después que comenzara el confinamiento. La Organización Mundial de la Salud considera que mayor de 25 es inseguro.

Los datos de la Junta Central de Control de la Contaminación (CPCB), parte del Ministerio de Medio Ambiente de India, fueron cotejados por el Centro de Investigación de Energía y Aire Limpio (CREA).

El dióxido de nitrógeno pasó de 52 por metro cúbico a 15 en el mismo periodo, también una caída de 71%. Mumbai, Chennai, Calcuta y Bangalore también han registrado una caída en estos contaminantes del aire.

“No he visto tales cielos azules en Delhi en los últimos 10 años”, dijo Jyoti Pande Lavakare, cofundador de la organización ambientalista en India, Care for Air y autor del libro pendiente “Breathing Here is Injurious To Your Health” («Respirar Aquí es Dañino Para tu Salud»).

“Es el lado esperanzador de esta terrible crisis, que podamos pararnos afuera y respirar.”

LEE: 21 de las 30 ciudades del mundo con la peor contaminación del aire están en la India

La menor contaminación por tráfico

Incluso antes de que comenzara el confinamiento nacional el 25 de marzo, los cierres por etapas en India estaban teniendo un impacto.

Durante las primeras tres semanas de marzo, los niveles promedio de dióxido de nitrógeno disminuyeron entre un 40 y un 50 % en las ciudades de Mumbai, Pune y Ahmedabad, en comparación con el mismo período en 2018 y 2019, según dijo Gufran Beig, científico del Sistema de Calidad de Aire y Pronóstico del Tiempo e Investigación (SAFAR) del Ministerio de Ciencias de la Tierra de India.

“La reducción de las emisiones de combustibles fósiles debido (al) sector de transporte y a la disminución de otras actividades relacionadas con las emisiones está reduciendo lentamente los contaminantes del aire”, dijo Beig.

Impacto ambiental confinamiento por coronavirus en la India

El toque de queda nacional en India el 22 de marzo también resultó en los niveles más bajos registrado de contaminación de tráfico en un día, según un análisis de CREA. Otros contaminantes peligrosos, las PM 2,5 y las PM 10 de mayor tamaño, que tienen menos de 10 micrómetros de diámetro, también cayeron abruptamente, agregó el informe.

“Es muy probable que incluso el récord del 22 de marzo se rompa, y estamos viendo cada vez más días limpios a medida que las industrias, el transporte y la generación de energía y la demanda se reducen en todo el país”, dijo Sunil Dahiya, un analista de CREA con sede en Nueva Delhi.

Patrones similares que muestran caídas drásticas en los niveles de contaminación se vieron en partes de Europa y China luego de sus cierres, a medida que las industrias y las redes de transporte prácticamente se paralizaron.

LEE: El beneficiario inesperado del coronavirus: el planeta

Pero estos datos no son motivo de celebración, dijo Dahiya.

“Esta es una situación realmente grave con la que el mundo entero está lidiando”, dijo Dahiya.

“La contaminación está disminuyendo, pero no podemos dejar que el sufrimiento de tantos seres humanos sea la forma de limpiar el aire”, dijo Dahiya. “Solo podemos usar el brote de coronavirus como una lección de aprendizaje para nosotros.”

Protestas por la contaminación

Es una lección que se necesita en la India, dicen los activistas.

En noviembre de 2019, cientos de indios salieron a las calles de Nueva Delhi para protestar por los niveles de contaminación atmosférica, después de que la ciudad quedara cubierta por una neblina amarilla oscura durante varios días.

La contaminación atmosférica alcanzó niveles récord, obligando a cerrar las escuelas y a desviar los vuelos. Otras ciudades del norte de la India también sufrieron.

Cuatro meses después, los cielos se están aclarando. Pero el impacto de vivir en condiciones de tan mala contaminación ha dejado un problema oculto para los residentes: una potencial vulnerabilidad a la pandemia de coronavirus, una grave enfermedad respiratoria.

India tiene una de las tasas más altas de enfermedades respiratorias del mundo y el mayor número de casos de tuberculosis en el mundo. Un daño pulmonar tan generalizado podría aumentar potencialmente los riesgos asociados con el coronavirus.

“Hay niveles muy altos de enfermedades respiratorias, incluso entre los niños pequeños, que tienen asma, el nebulizador se ha convertido en algo normal de tener en la casa para las familias que pueden permitírselo”, dijo Lavakare de Care for Air.

Según la OMS, las personas mayores y las personas con condiciones médicas preexistentes, incluyendo el asma, parecen tener un mayor riesgo de enfermarse gravemente con el virus.

Invertir en un futuro más limpio

A nivel mundial, las muertes relacionadas con la exposición a la contaminación del aire son de proporciones pandémicas, con 7 millones de muertes cada año, dijo la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Care for Air dijo que esto debería ser una llamada de atención para que la India aborde el problema.

“Obviamente, esta no es la forma ideal de reducir la contaminación del aire, pero demuestra que la contaminación del aire está hecha por el hombre”, dijo Lavakare. “Da mucho más ánimo y esperanza de que sí podemos reducir la contaminación”.

La crisis del coronavirus también presenta a la India una oportunidad de invertir en un futuro de energía limpia, dijo Dahiya de CREA.

These pictures taken on March 25 show deserted streets across India. The top row, from left to right, shows Ghaziabad, New Delhi, Mumbai. The middle row, left to right, is Allahabad, Chennai, Kashmir. The bottom row, left to right, depicts Siliguri, Kolkata, and Bangalore.

“La India es un país que anda con combustibles fósiles”, dijo Dahiya. “Para hacer frente a la contaminación, tenemos que frenar eso.”

“Cuando salgamos del brote, será interesante ver si invertimos dinero en un futuro más limpio”, añadió. “Haremos que aumenten las industrias basadas en combustible fósil o iremos hacia opciones más sostenibles.”

Lavakare dijo que, como mínimo, el Gobierno debería comprometerse a mantener las promesas políticas existentes.

“Los gobiernos no pueden usar esta interrupción como una excusa para retroceder en contra de los logros obtenidos”, dijo. “En este momento, tenemos una prioridad, tenemos que detener esta gran crisis».

«Pero cuando las cosas estén bajo un mejor control… tenemos que avanzar hacia la energía renovable más rápidamente. Sería muy triste si cometemos el mismo error de nuevo, usando carbón y energía no renovable.”