CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Los médicos nunca prometen arriesgar sus vidas. ¿Por qué lo siguen haciendo de todos modos?

Por Trisha Pasricha

Nota del editor: La Dra. Trisha Pasricha es investigadora de gastroenterología en el Hospital General de Massachusetts. Es médico-cineasta y directora del reciente documental «A Perfect Match», sobre el proceso de coincidencia de residencia estadounidense. Las opiniones expresadas en esta columna pertenecen a la autora. Ver más opinión en CNN.

(CNN) — Al igual que muchos médicos, me encuentro en primera línea de una pelea en la que no me di cuenta de que me había enlistado. 

En medio de una pandemia global, los médicos de todo el mundo están siendo llamados al campo para asumir roles para los que pueden sentirse completamente ineptos, muchas veces sin la protección adecuada. Cuando hablé con mis compañeros de residencia esta semana, todos médicos sanos en sus 30 años, me di cuenta de que era probable que muchos de nosotros estuviéramos infectados con el nuevo coronavirus. Dadas las tasas de mortalidad, es posible que uno de nosotros no sobreviva.

Cuando hacemos el Juramento Hipocrático para convertirnos en médicos, nos comprometemos a cuidar a los pacientes y respetar su confidencialidad. Nunca prometemos arriesgar nuestras propias vidas.

Pero la historia ha demostrado que los médicos lo hacen de todos modos. Ahora con un equipo de protección personal limitado, nuestro papel en el ataque inminente ha sido llamado «sin precedentes».

Pero no lo es.

publicidad

Mi padre me contó historias de su entrenamiento de residencia en DC General, un hospital inmerso en los estragos de la epidemia de SIDA a fines de la década de 1980, antes de que el caso Libby Zion introdujera límites en las horas que los residentes podían trabajar. Estaba en un turno de 36 horas cuando la falta de sueño le hizo inadvertidamente pinchar su dedo con una aguja contaminada. Sin la disponibilidad de pruebas confirmatorias de VIH, no tuvo más remedio que esperar y ver si desarrollaba síntomas, y mientras tanto, seguir adelante. Solo años después pudo confirmar que había escapado de la transmisión. Más tarde, como becario de gastroenterología en Johns Hopkins en la década de los 90, cuando el índice de homicidios de la ciudad alcanzó su punto máximo y las víctimas de la violencia de pandillas llenaron las salas de emergencia, recordó estar a solo unos metros de los disparos mientras caminaba fuera del hospital. 

Me preguntaba por qué mi padre seguía yendo a trabajar cuando no era seguro. 

Ahora creo que lo sé. 

La epidemia de SIDA ha matado a unos 32 millones de personas en todo el mundo. Durante mucho tiempo, los médicos hicieron todo lo posible para tratar a los pacientes, incluso cuando no estaba claro cómo se propagó el virus. Y décadas antes de la primera vacuna contra la gripe, los médicos (y de hecho, los estudiantes de medicina prematuramente reclutados) continuaron su trabajo durante la pandemia de gripe de 1918 que infectó a 500 millones de personas en todo el mundo. Los médicos que se enfrentaban a la fiebre amarilla y viruela antes que ellos hicieron lo mismo. Las grandes pandemias pueden saltarse generaciones, pero suceden. Y cuando lo hacen, infligen sufrimiento a través de todas las fronteras de la nación y la raza. Ante la pandemia de covid-19, me pregunto: «¿estudié sobre estos recurrentes días de juicio de antaño y creí que sería inmune?».

Al igual que mi padre, decidí especializarme en gastroenterología y dedicar mi carrera a los trastornos de la motilidad no fatales -enfermedades molestas del intestino que casi nunca conducen a la muerte. Pero él conoce una verdad no escrita y sagrada sobre la medicina que nunca aprendí en un libro de texto: que este es el momento que define a un médico. Nunca fue ganar una beca de investigación de los Institutos Nacionales de Salud, o perfeccionar la técnica de un procedimiento. Muchos de los miles de médicos que se movilizan hacia el peligro están asustados como yo, y también lo entienden.

OPINIÓN: “Soy un soldado en esta batalla y tengo miedo”, dice un doctor

Si empatizamos profundamente con nuestros pacientes, deseamos salvarlos tal como nos salvaríamos de la misma enfermedad. Los objetivos académicos mundanos consumen la vida diaria para enmascarar el verdadero terreno que los médicos pasan años escalando. Enterramos esto bajo montones de tareas prosaicas y monzones de didácticas interminables. Ahora es el momento de deshacerlo.

Recuerdo al primer paciente que murió bajo mi cuidado cuando era pasante. Era una mujer gentil y anciana que sucumbió a la neumonía a las 3 de la mañana. Lloré hasta el mediodía. Durante meses, no pude perdonarme por no haber evitado una muerte que nunca fue mi responsabilidad retener. Una parte de mí parecía haber muerto también. Desde entonces, años de agotador entrenamiento médico e innumerables penas conspiraron para proteger mi frágil corazón. Pero esa primera experiencia es precisamente lo que me ayudará a superar el desafío que se avecina, ya que mis pacientes pronto necesitarán a alguien dispuesto a apostar por ellos a pesar de todas las probabilidades.

En 50 años, los estudiantes de medicina pueden sorprenderse al descubrir cómo los médicos se enfrentaron al coronavirus sin conocer los conceptos básicos de su virología a fácil alcance, al igual que me preguntaba cómo los médicos antes de mí combatieron el VIH. Pero no se sorprenderán de nuestra respuesta. 

Probablemente enfrentarán la misma decisión con sus propios pacientes algún día.