CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Trump anuncia nuevas recomendaciones sobre mascarillas luego de acalorado debate interno

Por Kevin Liptak

(CNN) — El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció este viernes nuevas pautas, y aseguró que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades están recomendando cubrirse la cara con protectores faciales “a base de tela” y cuyo uso no sea médico. Esto supone un revés de la orientación previa que sugería que las máscaras eran innecesarias para las personas que no estaban enfermas.

Trump aseguró que las recomendaciones, que llegaron después de una semana de acaloradas deliberaciones dentro de la Casa Blanca, eran voluntarias y que él no participaría.

“No creo que lo vaya a hacer”, dijo, y sugirió que era difícil imaginar algo así en la Oficina Oval: «Usar una máscara facial al saludar a presidentes, primeros ministros, dictadores, reyes, reinas, simplemente no lo veo».

Tras semanas de insistir en que los estadounidenses no deberían utilizar máscaras faciales para prevenir la propagación del coronavirus –e incluso sugerir que su uso podría aumentar la posibilidad de infección– los funcionarios del gobierno mantuvieron esta semana un acalorado debate interno sobre cambiar la directriz, según personas con conocimiento del asunto.

Tras bambalinas, los funcionarios estaban divididos sobre la decisión de aconsejar o no a los estadounidenses que cubrieran sus rostros en público, lo que algunos temen podría llevar un fracaso en los esfuerzos de distanciamiento social que siguen siendo la mayor esperanza de los funcionarios de evitar una mayor propagación.

Estaba en juego otro giro para una Casa Blanca que ha sembrado confusión con su respuesta a la pandemia de coronavirus que arrasa la nación. El debate sobre las máscaras ha llegado a encapsular un esfuerzo federal marcado por repetidas reversiones, recomendaciones en conflicto, bajas reservas e intereses internos en competencia que a menudo conducen a mensajes confusos.

Hablando en la sesión informativa desde la Casa Blanca el viernes, el cirujano general de  Estados Unidos reconoció que el cambio de posición había avivado cierta incertidumbre.

«Ha sido confuso para el pueblo estadounidense», expresó el dr. Jerome Adams. Describió el cambio como impulsado por nueva información que sugiere que las personas sin síntomas pueden aumentar significativamente la transmisión.

Las pautas, destacó Adams, sugieren que los estadounidenses usen máscaras faciales de tela en lugares públicos donde las pautas de distanciamiento social son difíciles de mantener, como los supermercados.

Así cambió Trump su postura sobre el coronavirus 3:24

Altos funcionarios de los CDC le indicaron esta semana a la Casa Blanca que se necesitaban pautas más estrictas para evitar que el virus se propague entre personas asintomáticas, según personas familiarizadas con las discusiones internas.

La agencia envió notas a la Casa Blanca en las que describía su orientación recomendada esta semana, dijeron personas familiarizadas con los documentos. Dejaron en claro que se recomiendan los revestimientos faciales de tela, no las máscaras de uso médico.

Pero después de recibirlos, algunos de los asesores de Trump advirtieron que una recomendación nacional podría tener efectos secundarios negativos y abogaron por algo más limitado en su alcance, potencialmente solo en las áreas más afectadas.

El debate se desarrolló en las reuniones del grupo de trabajo sobre coronavirus en la Sala de Situación de la Casa Blanca, donde el asunto surgió nuevamente a principios de esta semana. Los funcionarios participaron en una «discusión seria» sobre el tema, según una fuente cercana a las conversaciones.

«Eso se está discutiendo activamente. Lo discutimos activamente hoy en el grupo de trabajo y puedo asegurarles que mañana estará en la agenda», dijo el dr. Anthony Fauci en CNN el jueves por la noche. «Dado el hecho de que sabemos que las personas asintomáticas transmiten claramente la infección, tiene sentido que no sea una mala idea hacer eso».

Respaldando el ir y venir interno estaba la persistente escasez de máscaras de grado médico para los trabajadores de primera línea del hospital, que los estados y el gobierno federal han luchado por resolver mediante envíos y apelaciones al sector privado. Algunos funcionarios de la Casa Blanca temían que una recomendación general para que los estadounidenses usaran cobertores faciales podría causar apuro por las máscaras médicas que tanto se necesitan, agravando la ya difícil situación para los trabajadores del hospital y los primeros en responder.

Si bien las pautas de los CDC abogan por algo más que una máscara médica, algunos funcionarios aún temían que cualquier tipo de orientación sobre los recubrimientos faciales podría llevar a los estadounidenses a buscar el tipo de máscaras que todavía se necesitan en los centros médicos.

Y aunque Trump ha sugerido públicamente el uso de alternativas, la Casa Blanca no ha emitido pautas sobre qué telas son las mejores o cómo atar adecuadamente la tela suelta para que cubrir boca y nariz.

Debate sobre recomendación

El debate se extendió a la vista del público el jueves cuando Trump expresó su opinión sobre el uso de máscaras, seguido de palabras de advertencia de la coordinadora de respuesta al coronavirus de la Casa Blanca, la dra. Deborah Birx, quien ha sido una opositora interna de las recomendaciones de máscaras a nivel nacional en la fuerza de tarea del presidente.

«Si la gente quisiera usarlas, pueden», dijo Trump cuando se le preguntó sobre posibles nuevas pautas acerca del uso de máscaras en público. «Si la gente quisiera usar las bufandas, que tienen, muchas personas las tienen, pueden».

Birx subió al podio luego para ofrecer una visión más cautelosa, diciendo que le preocupaba que las máscaras pudieran inducir a algunas personas a una falsa sensación de seguridad, lo que les llevó a ignorar otras pautas.

«No queremos que las personas sientan como ‘Oh, estoy usando una máscara, estoy protegida y estoy protegiendo a los demás'», expresó. «Puede estar protegiendo a los demás. Pero no tenga una falsa sensación de seguridad de que esa máscara lo protege exclusivamente de la infección, porque hay otras formas en que puede infectarse, debido a la cantidad de casos asintomáticos y leves que hay allí afuera».

Aseguró que un debate «continuaba» sobre las máscaras, y agregó que cada vez que se emita un nuevo aviso sería «aditivo» a las pautas de distanciamiento social, que Trump extendió esta semana hasta el 30 de abril.

La idea de que el público en general usara máscaras parecía un asunto resuelto el último fin de semana después de que la administración pasara días antes en la crisis insistiendo en que eran innecesarias para la mayoría de los estadounidenses.

Los CDC indicaban en su sitio web desde el mes pasado que «no recomiendan que las personas que están bien usan una máscara facial para protegerse de las enfermedades respiratorias, incluida covid-19».

Y los funcionarios le indicaron a los estadounidenses que no salieran a comprar máscaras.

«No es necesario que los estadounidenses salgan a comprar máscaras», dijo el vicepresidente Mike Pence durante una aparición en CNN el 1 de marzo. A fines de febrero, el cirujano general tuiteó: «En serio, ¡DEJEN DE COMPRAR MÁSCARAS! NO es eficaz para evitar que el público en general contraiga #Coronavirus, pero si los proveedores de atención médica no pueden obtenerlas para atender a pacientes enfermos, ¡los pone a ellos y a nuestras comunidades en riesgo!»

Los funcionarios aseguraron que esas súplicas reflejaron una preocupación dentro de la administración de que los estadounidenses promedio comenzarían a acumular máscaras quirúrgicas o respiradores N95, lo que dificulta que los trabajadores del hospital tengan acceso al equipo necesario.

Otras opiniones

En otras instancias, algunos funcionarios de la administración llegaron a sugerir que usar una máscara podría aumentar el riesgo de infección para el usuario.

«Puede aumentar su riesgo de contraerlo (coronavirus) usando una máscara si no es un proveedor de atención médica», afirmó Adams durante una entrevista en Fox & Friends el 2 de marzo. «Personas que no saben cómo ponerse adecuadamente tienden a tocarse mucho la cara y en realidad pueden aumentar la propagación del coronavirus».

Esas preocupaciones sobre el acaparamiento de máscaras no han cambiado necesariamente, según las autoridades, y los riesgos de infección para los usuarios continúan. Lo que ha cambiado es nueva información que sugiere niveles más altos de diseminación asintomática, algo que  según el director de los CDC, Robert Redfield, esta semana condujo a una nueva revisión de las recomendaciones para usar máscaras.

La guía anterior, destacó Redfield, «estaba siendo revisada críticamente, para ver si hay un valor adicional potencial para las personas que están infectadas o las personas que pueden estar infectadas asintomáticamente».

Trump extiende medidas por el coronavirus hasta el 30 de abril 3:53

La Casa Blanca también se movió para volver a examinar el tema de las máscaras después de que el American Enterprise Institute publicara un libro el fin de semana pasado ofreciendo una «hoja de ruta para reabrir» el país después del brote, incluida una recomendación sobre máscaras.

«Inicialmente se pedirá a las personas que usen máscaras faciales no médicas de tela mientras estén en la comunidad para reducir el riesgo de propagación asintomática», afirmó el documento, del que fue coautor el dr. Scott Gottlieb, excomisionado de la Administración de Drogas y Alimentos de Trump, quien continuó asesorando informalmente a la Casa Blanca durante el brote de coronavirus.

Entre los temas discutidos por el grupo de trabajo esta semana ha estado la mejor manera de enseñar a los estadounidenses a usar máscaras y cómo calibrar los mensajes públicos para evitar apuros en equipos de grado médico.

Hubo alguna consideración sobre si llamar a las cubiertas faciales recomendadas «máscaras». Algunos han sugerido referirse a ellos simplemente como «cubiertas faciales» o «máscaras de cortesía» para distinguirlos de las máscaras médicas que necesitan los profesionales.

Además, los funcionarios han sopesado el cambio cultural que representaría recomendar máscaras, ya que los estadounidenses (a diferencia de ciudadanos de algunos países asiáticos) no están acostumbrados a usar máscaras en público.