CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Algunos bromean sobre un «baby boom» en tiempos de coronavirus. Te explicamos por qué no debes intentar concebir en cuarentena

Por Ryan Prior

(CNN) — A medida que gran parte del mundo se instala en una nueva rutina de distanciamiento social, es probable que las parejas tengan mucho más tiempo libre en casa para acurrucarse juntas.

A primera vista, podrías pensar que las parejas con algo de tiempo extra harían cosas que podrían llevar a la visita de la cigüeña dentro de nueve meses.

Sin embargo, con la advertencia del secretario del Tesoro de EE. UU., Steve Mnuchin, sobre panoramas sombríos y una posible tasa de desempleo del 20%, es probable que las parejas cuyos trabajos son vulnerables en esta economía lo piensen dos veces antes de comenzar su viaje de crianza esta primavera.

Además existe la posibilidad de que más parejas se separen. Un funcionario del registro de matrimonio en China dijo que vio un aumento en los divorcios relacionados con la cuarentena, lo que demuestra que pasar más tiempo en lugares cerrados puede estar haciendo más daño que bien en algunas parejas.

Pero para las parejas que atraviesan esta tormenta juntas, ¿es este el momento en que muchos optarán para agrandar su prole?

Los «baby boom» pueden seguir tormentas más pequeñas

«No preveo un baby boom en nueve meses», dijo a CNN la doctora Renee Wellenstein, especialista en Obstetricia, Ginecología y Medicina Funcional en el estado de Nueva York.

publicidad

En un contexto menos severo, como una tormenta de nieve, claro, es bastante común ver un aumento en los nacimientos nueve meses después.

Señaló que las parejas pasan más tiempo acurrucadas en el interior a fines del otoño y el invierno. En consecuencia, «en el noreste vemos más bebés a fines de mitad de año y los meses de otoño [en el hemisferio norte]», dijo.

Los estudios respaldan sus observaciones clínicas.

Un artículo, de 2007, de científicos de la Universidad de Texas y la Universidad Johns Hopkins argumentó que los eventos de aviso de tormenta relativamente menores, que causaron cortes de energía, tuvieron ligeros efectos positivos en el aumento de la tasa de natalidad. Sin embargo, las tormentas de «mayor gravedad» que causaron la muerte y la destrucción tuvieron un impacto negativo demostrable, reduciendo la tasa de natalidad.

LEE: Quarantine Together, una aplicación de citas para estos tiempos

Pero los desastres más grandes pueden reducir las tasas de natalidad

«La enfermedad, la cuarentena y la muerte pueden tener un gran impacto en la concepción, el embarazo y el parto», escribió el académico Lyman Stone en un artículo publicado, en marzo, por el Instituto de Estudios Familiares.

«La literatura académica previa ha demostrado que eventos de alta mortalidad tan diversos como hambrunas, terremotos, olas de calor y enfermedades tienen efectos muy predecibles para reducir los nacimientos nueve meses después», dijo.

Stone analizó las tendencias de nacimiento después de catástrofes recientes, incluidos los huracanes María y Katrina en EE. UU., así como los brotes de ébola, de 2015, en Liberia, Sierra Leona y Guinea. Todo eso condujo a marcados descensos en las tasas de natalidad.

Salta una gran progresión: «Los eventos que causan un gran aumento en las muertes tienden a causar una gran disminución en los nacimientos nueve meses después», escribe Stone.

Por otro lado, eventos como la crisis de los misiles cubanos y el atentado en la ciudad de Oklahoma pueden haber llevado a tasas de natalidad más altas, debido en parte a su efecto en la psique estadounidense, lo que hace que las parejas se aferren más juntas.

Puede ser difícil quedar embarazada en este momento

Aunque la nieve puede ser divertida y llevar al romance, la pandemia es estresante para las parejas: «La libido ha disminuido y los ciclos menstruales pueden estar afectados», dijo Wellenstein. «Puede que no sea posible concebir debido a esto».

Pero para las parejas que todavía tienen ganas, Wellenstein dijo que «absolutamente no» aconsejaría a nadie que quedara embarazada ahora, debido a la incertidumbre que rodea al covid-19. «Puedes presionar la concepción y quedar embarazada», dijo.

Hay una serie de factores de riesgo, comenzando por el hecho de que simplemente hay menos atención disponible en muchas áreas, ya que los hospitales priorizan más recursos para ayudar al aumento de pacientes con covid-19 que son admitidos.

Y para las mujeres que ya están embarazadas, cada viaje al hospital durante la pandemia conlleva un riesgo adicional.

LEE: Sus sueños de tener un bebé con fecundación in vitro se posponen debido al coronavirus

«Nunca es ideal tener una enfermedad infecciosa durante el embarazo debido al impacto desconocido en el niño», dijo Wellenstein. «Entrar en un hospital la pone en riesgo».

Independientemente de adónde llegue finalmente la ciencia sobre la transmisión del nuevo coronavirus en la placenta, es un riesgo que no vale la pena correr, dice Wellenstein. Una vez que nace el bebé, sabemos con certeza que está en riesgo de cualquier portador de virus con el que pueda entrar en contacto.

Hay mucha incertidumbre sobre el coronavirus

Si bien aún no lo sabemos con certeza, los estudios preliminares disponibles hasta ahora parecen argumentar en contra de la transmisión del coronavirus durante el embarazo.

Un estudio publicado recientemente en la revista JAMA Pediatrics se centró en 33 mujeres embarazadas infectadas de  coronavirus. Demostró que en la primera semana de sus vidas, solo tres de los recién nacidos dieron positivo.

Pero los expertos creen que los bebés contrajeron el virus una vez nacieron, y no mientras estaban en el útero de sus madres.

«Como todos los bebés tuvieron análisis de líquido amniótico y sangre del cordón umbilical para detectar el covid-19 con resultados negativos, esto es evidencia en contra de que el virus se transmite de la madre al feto a través de la placenta», dijo el doctor Andrew Whitelaw, profesor emérito de Medicina Neonatal en el Universidad de Bristol al Science Media Center en el Reino Unido.

Sin embargo, a los médicos les preocupa si una madre podría exponer a su hijo al virus después del nacimiento.

La doctora Leana Wen, excomisionada de salud de la ciudad de Baltimore, le dijo al doctor Sanjay Gupta, de CNN, que tenía miedo de infectarse durante un momento crítico de su vida, y el de su bebé.

«Tengo casi 39 semanas de embarazo en el momento en que estamos hablando», comentó. «Quiero decir, tengo la pesadilla recurrente de contraer el covid-19 y pasar por un parto donde tengo que usar una máscara».

«Y si mi recién nacido se enfermara», continuó Wen, «se enfermaría mucho porque no tiene inmunidad y los bebés pequeños son muy frágiles. Y conozco a muchas otras mujeres embarazadas que tienen sus propias ansiedades en este momento. Debido a que el covid-19 es un virus respiratorio, si la madre tosiera y luego tosiera en su mano y luego tocara al bebé, podría infectar a su recién nacido de esa manera».

Las recomendaciones de los CDC incluyen medidas de seguridad para separar a la madre y al recién nacido.

LEE: Cómo sobrevivir al confinamiento del coronavirus como padres, especialmente las madres que llevan la carga

Espera a que las cosas vuelvan a la normalidad

Todavía es demasiado pronto para hacer pronósticos sustantivos de la tasa de natalidad. No sabemos por cuánto tiempo la pandemia de este año seguirá siendo feroz, cuáles son los efectos a largo plazo en los jóvenes, o cuán lejos podría llegar una profundización de la recesión económica mundial.

LEE: Una recesión global “corta y aguda” empieza a parecer inevitable por el coronavirus

La historia tiene ejemplos de una tasa de natalidad creciente después de la tragedia: la generación histórica del baby boom está compuesta por aquellos nacidos en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial en Estados Unidos, entre 1946 y 1964.

Los académicos señalan muchas causas, pero generalmente están de acuerdo en que después del tumulto de la Gran Depresión y la Segunda Guerra Mundial, a las parejas les resultó más realista criar hijos en la relativa calma y prosperidad económica que siguió a la guerra.

La tasa de natalidad sube y baja. Y con cualquier baby boom relacionado con el coronavirus, podría manifestarse una vez que las cosas se sientan seguras nuevamente.

Aunque Stone dice que el coronavirus podría provocar una caída a corto plazo, su análisis muestra que las tasas de natalidad podrían recuperarse nuevamente en los próximos uno a cinco años.

«Un par de meses después de que se resuelva esta situación, podríamos comenzar a ver más embarazos», dijo Wellenstein.