CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

El misterio de por qué el coronavirus mata a algunos jóvenes

Por Dr. Sanjay Gupta

(CNN) — Cuando Ben Luderer, de 30 años, comenzó a sentirse enfermo, no estaba tan sorprendido. Solo unos días antes, su esposa, Brandy, había dado positivo por coronavirus, pero no era mayor cosa.

Todo lo que tenía era una temperatura muy baja, una que los médicos ni siquiera consideraban fiebre, dijo. Tenía algo de congestión, pero se estaba recuperando. Tampoco estaba tan preocupado cuando comenzó a sentirse mal. Después de todo, ambos eran jóvenes y saludables.

Los dos trabajaban en el distrito escolar de Cliffside Park en Nueva Jersey, ambos como maestros de educación especial: ella en la escuela n. ° 4, él en la escuela n. ° 6. Él, un jugador estrella de béisbol en secundaria, continuó su pasión al entrenar al equipo de béisbol del equipo universitario.

Sin embargo, para Ben, sus síntomas rápidamente se volvieron más severos. Tenía más dificultad para respirar y, el último viernes de marzo, le dijo a Brandy que era hora de ir a la sala de emergencias. «Estaba realmente preocupado», dice Brandy. «Entró en nuestra habitación donde yo estaba acostada, y dijo, ya sabes, me tengo que ir, tengo que ir al hospital».

«¿Estás seguro de que quieres ir allí?», le preguntó ella. Él dijo «Sí, lo necesito». Inmediatamente, Brandy lo llevó al hospital. Sin embargo, no podía entrar con él porque no aceptaban visitas. Entonces, estuvo sentada en el auto toda la noche y se enviaron mensajes de texto. «Me actualizó todo el tiempo», dijo.

En el hospital, Ben recibió oxígeno y respondió bien, dijo Brandy. Le dieron líquidos y Tylenol y luego lo enviaron a casa esa misma noche. «Sigue haciendo lo que estás haciendo en casa», dijeron.

LEE: Más de 40 jóvenes de Texas ignoraron las órdenes de confinamiento, se fueron de vacaciones a México y dieron positivo por coronavirus

El domingo siguiente, se sentía mejor y mostraba signos de mejoría, dijo su esposa. Se levantó de la cama y cenó por primera vez.

«El domingo fue un gran día. Estaba de pie caminando por ahí, hablando con nosotros», dijo Brandy. Ben estaba en camino a la recuperación, al parecer. Esa noche, sin embargo, sus síntomas volvieron.

Ben and Brandy Luderer taught in the same New Jersey school district.

Ben y Brandy Luderer.

«Ben siempre dijo que las noches habían sido las peores para él, sudaba y cuando se acostaba de cierta manera», dijo Brandy. «Respirar fue particularmente difícil para él».

Esa noche, a Ben le costó especialmente ponerse cómodo. Como Ben dormía en la habitación y Brandy en el sofá, se enviaban mensajes de texto para comunicarse. En un momento, Ben envió un mensaje de texto a su esposa y le dijo: «Estoy luchando». Brandy le preguntó si necesitaba regresar a la sala de emergencias, y Ben respondió que no estaba seguro.

«Entonces, solo intenté hacer todo lo posible para hacerlo sentir cómodo, ya sabes, calmar su respiración, hacer que se enfriara», dijo Brandy. Ella tomó prestado un humidificador de un amigo para probarlo.

Una vez que Ben finalmente se acomodó en la cama, Brandy escuchó a través de la puerta de su habitación.

«Podía escuchar a través de la puerta que todavía respiraba y me quedé dormida», dijo. Ella lo revisó nuevamente a las 2 am, y todo parecía estar bien. Sin embargo, cuando se despertó a las 6 de la mañana, encontró a su esposo de 30 años sin vida en su cama.

«Ya fuera que te conociera por cinco minutos o te conociera por toda su vida, te hubiera dado el mismo respeto y trataría de contactarte y ayudarte y hacerte reír de cualquier manera posible. Ese era el tipo de persona desinteresada que era», recordó Brandy.

Mientras escuchaba a Brandy contar la historia, mi corazón se quebró por ella. Eran marido y mujer, pero también mejores amigos, ambos trabajando en el mismo distrito escolar, conduciendo al trabajo todos los días. No sabía qué haría consigo misma el lunes, y mucho menos el resto de su vida.

Y Brandy se quedó con un misterio. Ella sabía que su esposo estaba enfermo, pero ¿cómo era posible que un joven de 30 años sano y sin condiciones preexistentes decayera tan rápidamente?

La historia de Ben Luderer es una de las muchas que han dejado perplejos a los funcionarios de salud de todo el mundo. ¿Por qué algunos jóvenes se enferman y mueren tan abruptamente?

Es cierto que covid-19 parece afectar más seriamente a las personas mayores, particularmente a aquellas con afecciones preexistentes como enfermedades cardíacas, pulmonares y diabetes. Podría ser que el sistema inmunitario de una persona de edad avanzada tampoco pueda combatir la enfermedad, y el virus puede replicarse más fácilmente, abrumando el cuerpo y causando fallas en el sistema de múltiples órganos.

Y, sin embargo, a medida que comenzamos a mirar más profundamente y escuchar más historias, se hace evidente que hay muchas personas como Ben, que son más jóvenes y aún se enferman y mueren. Recientemente escuché la historia de Conrad Buchanan, de 39 años, un DJ de Florida saludable y vivaz, que también murió después de tener coronavirus a pesar de no tener condiciones subyacentes, según su esposa.

LEE: Un DJ saludable de 39 años murió de coronavirus. Esto es lo que su esposa e hija quieren que sepas

Hace tiempo que sabemos que esta nueva enfermedad, covid-19, no era solo la enfermedad de una persona mayor. Ha quedado claro que los jóvenes y sanos no son inmunes a esta infección y podrían enfermarse lo suficiente como para requerir hospitalización.

En un panorama de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. (CDC), para 2.449 pacientes cuya edad se conocía, el 18% tenía entre 45 y 54 años, y el 29% tenía entre 20 y 44 años. Entre los hospitalizados, el 18% tenía entre 45 y 54 años y el 20% tenía entre 20 y 44 años.

Las personas más jóvenes tienen muchas menos probabilidades de morir, pero hay un patrón inusual que parece estar surgiendo. Como me dijo el Dr. Anthony Fauci, es lo que hace que el coronavirus sea una «enfermedad inusual».

«Estoy fascinado», dijo, «… por lo que llamaría la patogénesis».

«Sabes, tienes muchas personas a las que les va bien y luego algunas personas que simplemente, bingo, están en un respirador, están en ECMO (una máquina cardiopulmonar) y están muertos», dijo Fauci cuando lo entrevisté para mi podcast, «Coronavirus: Fact vs. Fiction».

«Quiero decir, la dicotomía entre eso, hay algo allí, Sanjay, que nos estamos perdiendo desde el punto de vista de la patogénesis. Y no creo que sea solo si eres anciano o si tienes condiciones subyacentes. Algo más está sucediendo allí que con suerte finalmente lo descubriremos».

Entonces, ¿qué podría estar detrás de esto? Los científicos e investigadores se preguntan si la respuesta podría estar en nuestros genes y están comenzando a tratar de comprender qué diferencia a las personas que tienen casos leves de los que mueren.

Una posibilidad es una variación genética en el gen ACE2. ACE2 es una enzima que se adhiere a la superficie externa de las células en los pulmones, así como al corazón. En un artículo en la revista Science, el inmunólogo Dr. Philip Murphy, del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, dijo que «las variaciones en el gen ACE2 que alteran el receptor podrían facilitar o dificultar la entrada del virus en las células pulmonares».

También es posible que un ingrediente crítico producido por el cuerpo, conocido como surfactante, que permite que los pulmones se expandan y se contraigan, se agota en algunos pacientes infectados con el coronavirus. Si piensas en tus pulmones como una esponja, el tensioactivo sería el detergente que los haría suaves y flexibles. Sin surfactante, sin embargo, tu pulmón se vuelve rígido y difícil de apretar. Puede ser por eso que algunos pacientes continúan luchando incluso en una máquina de respiración.

Otra vía que se persigue es comprender mejor cómo el sistema inmunitario de tu cuerpo responde a los virus y bacterias en primer lugar. En algunas personas jóvenes y sanas, un sistema inmunitario muy reactivo podría provocar una tormenta inflamatoria masiva que podría abrumar los pulmones y otros órganos. En esos casos, el problema no es un sistema inmunitario envejecido o debilitado; es uno que funciona demasiado bien. Algunos médicos de primera línea han especulado que es por eso que los esteroides, un supresor del sistema inmune, parecen ofrecer beneficios en algunas personas.

Quizás es que algunas personas más jóvenes y saludables, que piensan que no son vulnerables a esta enfermedad, han sido menos diligentes al practicar el distanciamiento físico y, como resultado, han estado expuestas a cargas virales mucho más grandes del medio ambiente.

Definir mejor la patología subyacente aún podría llevar meses, y puede ser variable en pacientes, sin importar su edad. Si bien es cierto que un porcentaje significativo de jóvenes puede estar en mayor riesgo porque los estadounidenses tienen una tasa de referencia tan alta de enfermedades preexistentes como la diabetes, son los jóvenes perfectamente sanos, como Ben y Conrad, los que necesitamos entender mejor.

Por ahora, sin importar tu edad o condición subyacente, el consejo sigue siendo el mismo. Quédate en casa, lávate las manos y reduce la exposición al virus tanto como sea posible. Incluso si desarrollas síntomas leves, probablemente sea mejor quedarte en casa para recuperarte.

Pero si desarrollas problemas para respirar, dolor persistente o presión en el pecho, confusión repentina o incapacidad para despertar, o labios o cara azulados, por favor, es hora de ir al hospital.

La esposa de Ben Luderer dice que los médicos aún no pueden explicar exactamente qué sucedió.

«Realmente no lo sabemos», nos dijo Brandy. «Realmente no lo sé».

LEE: Se recuperó del coronavirus y ahora su donación de plasma podría salvar la vida de otros

Por ahora, todo lo que ella puede hacer es tomar las cosas minuto a minuto, hora a hora y día a día para procesar lo rápido que cambió su vida.

«Ben y yo éramos el tipo de pareja que hacía todo juntos», dijo. «Entonces, es muy difícil entender a dónde ir con esto cuando no tienes a tu pareja de vida con la que hiciste todo. Entonces, todavía estoy tratando de entenderlo».