CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

OPINIÓN ¿Por qué el covid-19 podría hacerte repensar tus hábitos de fumar?

Por John Maa

Nota del editor: John Maa, MD, es expresidente de San Francisco Marin Medical Society. Las opiniones expresadas en este comentario son propias del autor.

(CNN) — Un amigo de la universidad que ahora es médico me presentó por primera vez un cigarrillo electrónico en 2008. Compró su cigarrillo por Internet en China con la esperanza de que pudiera pasar de fumar a vapear, pero al final terminó usando ambos. Unos años más tarde, compartió una agradable sorpresa: había logrado dejar de fumar y vapear.

El avance se produjo un invierno mientras se recuperaba de un resfriado. Cuando alcanzó el cigarrillo electrónico, se dio cuenta del peligro de exponer sus pulmones en recuperación a una nube de humo. Regaló su cigarrillo electrónico y nunca más volvió a fumar o a vapear. Su historia de éxito destaca el poder de un segundo evento para acabar con la adicción a la nicotina. La pandemia actual de covid-19 puede servir como una llamada de advertencia similar para que los fumadores se detengan rápidamente.

En los últimos 10 meses, tres oleadas serias de enfermedades respiratorias agudas graves han forzado al sistema estadounidense de atención de emergencia de 1) el cigarrillo electrónico o la lesión pulmonar asociada al uso de productos de vapeo (EVALI por sus siglas en inglés), 2) la temporada de influenza y 3) el covid-19. Alrededor de junio de 2019, los hospitales de EE.UU. notaron por primera vez un aumento de las enfermedades respiratorias relacionadas con los cigarrillos electrónicos. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU. rastrearon este brote de Evali hasta principios de 2020, contando finalmente a 2.807 pacientes hospitalizados en los 50 estados de EE.UU., con 68 muertes hasta febrero. Traslapada con la crisis de Evali ha estado la temporada de influenza, que se extiende de octubre a mayo. Hasta ahora, los CDC calculan que hubo al menos 39 millones de casos de influenza en EE.UU., lo que llevó a 400.000 hospitalizaciones y 24.000 muertes. El tercer estrés ha sido la pandemia mundial de covid-19, totalizando, al momento de publicar esta nota en 347.003 casos solo en EE.UU. Y 10.335 muertes.

Fumar tiene muchos efectos negativos sobre la salud respiratoria, y la posibilidad de una relación entre fumar (tanto los cigarrillos tradicionales como la marihuana) o vapear con covid-19 surgió en las primeras observaciones en China. Un informe, que analizó 1.099 casos confirmados por laboratorio en China, reveló que el 12,4% de los fumadores fallecieron, requirieron ingreso en la UCI o necesitaron intubación, en comparación con el 4,7% de los que nunca fumaron. Otro estudio encontró que entre los pacientes chinos diagnosticados con neumonía por covid-19, las probabilidades de progresión de la enfermedad (incluida la muerte) fueron un orden de magnitud mayor entre los fumadores en comparación con los no fumadores. La Organización Mundial de la Salud ha observado que los fumadores de cigarrillos pueden tener una enfermedad más grave si se infectan con Covid-19.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) ha informado que fumar cigarrillos y vapear puede dejar a los usuarios con problemas de salud subyacentes y aumentar el riesgo de neumonía por coronavirus y aumentar su gravedad. Se deben realizar más investigaciones para determinar el alcance. El cirujano general de EE.UU. ha informado que fumar está fuertemente relacionado con el asma, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), la neumonía y la enfermedad de las arterias coronarias, todo lo cual perjudica la respuesta inmune y la capacidad de combatir el covid-19.

Se está realizando una investigación activa para evaluar los riesgos para la salud a largo plazo del consumo de marihuana y el vapeo, incluida la bronquitis crónica pediátrica. El alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, destacó una posible conexión entre el coronavirus y el vapeo después de señalar que un hombre sano de 22 años en Nueva York, cuyo único factor de riesgo parecía ser un historial de vapeo, fue hospitalizado por covid-19. Los CDC han informado que hasta el 20% de los pacientes hospitalizados por covid-19 en EE.UU. tienen entre 20 y 44 años, y el gobernador de California, Gavin Newsom, señaló que la mitad de los casos de covid-19 en California son adultos más jóvenes, de 18 a 49 años. El gobernador de Michigan, Gretchen Whitmer, especuló que la popularidad del vapeo podría explicar la mayor incidencia de covid-19 entre jóvenes y adultos jóvenes, y el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas ha incluido a los fumadores de cigarrillos electrónicos en la lista de grupos que podrían verse más afectados por covid-19.

¿Por qué EE.UU. se convirtió en el país con más casos de covid-19? 0:48

Una pregunta relacionada es si las lesiones pulmonares previas relacionadas con el vapeo pueden predisponer a un mayor riesgo de contraer covid-19. Los pacientes Evali que sobrevivieron pueden desarrollar problemas respiratorios a largo plazo. Si fueran a contraer covid-19, también podrían estar en mayor riesgo de insuficiencia respiratoria, intubación prolongada y mortalidad.

A medida que se recuperan de coronavirus, los fumadores deben hacer todo lo posible para dejar de proteger su salud pulmonar. La inhalación repetida de un cigarrillo electrónico (posiblemente cubierto con virus o bacterias) viola el principio de minimizar el contacto con la boca y la cara para reducir el riesgo de contraer covid-19. Compartir un cigarrillo electrónico con otros solo aumenta aún más ese riesgo. Mientras que la colilla se desecha después de cada uso, los dispositivos de cigarrillos electrónicos se usan repetidamente. Quizás los cigarrillos electrónicos deberían estar diseñados para ser desechables y minimizar el riesgo de transmisión de infecciones. Otra área para estudiar más a fondo es si el penacho de aerosol generado por el vaporizador podría depositar partículas de virus en las superficies del medio ambiente.

La mayoría de los casos del brote de Evali se asociaron con vapeo de marihuana/THC contaminado con acetato de vitamina E. Pero los CDC no excluyeron que pudieran existir otras causas, ya que el 14% de los pacientes Evali «usaron exclusivamente productos que contienen nicotina».

Quizás algunos de los misteriosos casos Evali del invierno de 2019 ahora deberían volver a analizarse, para determinar si el coronavirus pudo haber jugado un papel. Las biopsias de broncoscopia y las muestras de pulmón almacenadas en laboratorios de patología en todo Estados Unidos podrían evaluarse para ver si hay ARN de coronavirus. Del mismo modo, volver a analizar los casos de influenza de fin de año puede revelar si los casos actuales de infección que estamos presenciando son en realidad una segunda ola.

El impacto inicial de covid-19 en la industria del cigarrillo electrónico fue una interrupción de la cadena de suministro. Alrededor del 90% del hardware de cigarrillos electrónicos del mundo se produce en China, y muchas fábricas en Shenzhen se cerraron durante el brote de coronavirus allí. Más recientemente, muchas tiendas de cigarrillos electrónicos en todo EE.UU. han cerrado, habiéndose definido como servicios no esenciales. Esto probablemente hizo que sea más difícil para los jóvenes adquirir dispositivos de vapeo de compañeros o hermanos mayores, o en la escuela. Otro beneficio involuntario de los cierres escolares obligatorios ha sido la oportunidad para que los padres supervisen y mantengan conversaciones con sus hijos mientras están en casa para frenar el vapeo juvenil.

Mira el ataque del covid-19 a los pulmones en 3D 1:16

Dado el efecto adverso sobre la salud respiratoria, la pandemia actual de coronavirus debe servir como un mensaje para los fumadores para que dejen de fumar rápidamente y tomen medidas inmediatas para reducir sus riesgos de transmisión viral.

Y si hacerlo de inmediato parece una tarea demasiado grande, al menos, se deben tomar otras medidas, como desinfectar regularmente los cigarrillos electrónicos y los dispositivos para fumar cannabis.

Los fumadores y vapeadores también deben tener más en cuenta el humo de segunda mano y las nubes generadas, evitar generar grandes nubes en público a partir de trucos de vapeo y seguir las leyes de aire limpio en interiores. El distanciamiento social podría extenderse al vapor generado para mantener una distancia de 2 metros de otros en espacios públicos, o para fumar y vapear solo en espacios confinados. La investigación activa está en curso pero es difícil de realizar mientras se trata simultáneamente una pandemia, y muchas preguntas sobre los riesgos para los fumadores de tabaco y cigarrillos electrónicos y los que están a su alrededor serán respondidas con el tiempo.

Finalmente, el covid-19 presenta un momento de enseñanza para romper el ciclo de adicción a la nicotina y acelerar nuestra nación hacia los objetivos de dejar de fumar y vapear.