CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Millones de estadounidenses han perdido sus empleos. No hay duda de que estamos en una recesión

Por Claudia Sahm, Kate Bahn

Nota del editor: Claudia Sahm es la directora de política macroeconómica del Centro de Washington para el Crecimiento Equitativo. Kate Bahn es directora de política del mercado laboral en el Centro para el Crecimiento Equitativo de Washington. Las opiniones expresadas en este comentario son exclusivas de las autoras.

(CNN) — El viernes pasado, la Oficina de Estadísticas Laborales anunció que la tasa de desempleo aumentó al 4,4% en marzo, frente al 3,5% de febrero. Además, informó que se perdieron 701.000 empleos.

Eso puede sonar terrible, pero debido al momento de la encuesta del Gobierno, el informe de hecho pinta una imagen mucho más optimista que la realidad. A principios de la semana, supimos que otros 6,6 millones de personas solicitaron asistencia económica por desempleo, lo que eleva el total a casi 10 millones en las últimas dos semanas de marzo y señala un colapso de empleos sin precedentes.

La última tasa de desempleo nos recuerda que nuestro mercado laboral era relativamente fuerte justo antes de que Donald Trump declarara una emergencia nacional el 13 de marzo. El 13 de marzo también fue el último día en que se le preguntó a la gente, en el informe de trabajo publicado el viernes, si estaban trabajando.

Ahora estamos en recesión.

¿Como lo sabemos? Los millones de trabajadores que solicitaron asistencia económica por desempleo nos lo dijeron. La experiencia pasada también nos lo dice. Desde la década de 1970, un aumento de medio punto en la tasa de desempleo promedio de tres meses, en relación con su bajo en el año anterior, se ha producido en los primeros meses de cada recesión. Este indicador se conoce como la “regla de Sahm”.

Según nuestras estimaciones, utilizando las recientes solicitudes de asistencia económica por desempleo, la tasa de desempleo el 27 de marzo fue del 7%, el doble del salto que informó la Oficina de Estadísticas Laborales el viernes. Este es un gran aumento de un mes.

Promediar nuestra estimación de desempleo del 7% para marzo con las tasas oficiales de enero y febrero implica una lectura de la regla de Sahm que es más del doble del nivel al comienzo de las recesiones pasadas.

Los despidos continuarán hasta que la pandemia esté bajo control y sea seguro reabrir negocios y salir de nuestras casas nuevamente. El tratamiento requerido para mantener sanos a los estadounidenses y “aplanar la curva” ha significado poner a la economía en coma. La rapidez con que podamos revivir la economía depende de la rapidez con que nuestros profesionales de la salud puedan vencer este virus.

LEE: ¿Cómo reactivar la economía tras el coronavirus? Expertos alemanes tienen un plan

Pero los responsables políticos también deben hacer su parte. Aunque la Reserva Federal ha tomado muchas medidas para mantener el funcionamiento de los mercados, y el Congreso aprobó un paquete de ayuda de U$ 2,2 billones, se debe hacer más. A medida que la economía se desmorona, los trabajos y las empresas luchan por mantenerse a flote, el Congreso debe destinar más dinero al seguro de desempleo y al Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria, y debe hacer que la asistencia económica por sea más generosa y accesible para todos. Las pequeñas empresas también necesitan más apoyo para amortiguar millones de empleos perdidos más, o corremos el riesgo de salir de esta crisis con nuevos niveles de concentración corporativa.

Debemos fortalecer nuestra red de seguridad social. Los trabajadores y sus familias deben mantenerse asegurados, independientemente de si pueden trabajar, con cheques de pago completos y carros de supermercado completos. Los formuladores de políticas pueden y deben hacerlo mejor.

Quienes toman decisiones en el gobierno deben comprometerse a moverse rápido y mantener el rumbo. Sabemos que distribuir apoyo financiero adicional, apoyo que se enciende automáticamente en una crisis y no se apaga hasta que la economía se recupere, funciona.

Los responsables políticos también deben abordar la desigualdad que ha hecho que nuestra economía sea tan frágil en primera instancia. El apoyo continuo y profundo para nuestros trabajadores y pequeñas empresas más vulnerables, un programa permanente para garantizar la baja por enfermedad remunerada y generosas protecciones laborales combinadas con las normas laborales para aquellos en la primera línea de esta crisis son los componentes básicos que necesitamos para garantizar una recuperación sostenida.

La realidad es que ahora estamos en una recesión, y debemos pedirle al gobierno que haga más. No podemos darnos el lujo de esperar.