CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

El poder de las fiestas familiares de baile cuando el mundo se desmorona

Por Elissa Strauss

(CNN) — Nos llevó unos tres días de distanciamiento social antes de que decidiéramos reubicar permanentemente nuestra mesa de centro en la esquina.

La fiesta de baile familiar, que alguna vez fue un asunto semanal, se había convertido rápidamente en un ritual nocturno y necesitábamos nuestro espacio.

Nos movimos con el «Old Town Road» de Lil Nas X, el «Concierto para violonchelo» de Antonín Dvořák (los niños están metidos en eso, lo juro), y la melodía de «Lean on Me» de Bill Withers.

La psicología más popular de hoy nos dice que luchemos contra el estrés con calma y soledad. Debemos dar un paso atrás y observar la estrepitosa caída de nuestras vidas desde la distancia. Inhalar, exhalar.

Si bien es cierto que el mindfullness y la meditación funcionan, no son una cura. A veces, lo que necesitamos para sentirnos mejor no es el desapego, sino otras personas y liberación. A veces solo necesitamos bailar.

publicidad

Sí, hay ciencia para la música y el movimiento para, como Madonna lo puso en «Like a Prayer», otro favorito de la casa, «llevarte allí». Este sentimiento a veces se denomina «efervescencia colectiva», un término creado por Émile Durkheim hace más de 100 años para describir los sentimientos de euforia que experimentan las personas durante las ceremonias religiosas grupales.

Cuando compartimos una experiencia con otros, tendemos a sentirla más profundamente y sentir que estamos conectados a algo más grande que nosotros mismos. El todo es mayor que la suma de sus partes.

No hace falta decir que nuestras oportunidades de efervescencia colectiva se han reducido exponencialmente por el distanciamiento social. Pero para aquellos de nosotros que vivimos con nuestras familias o amigos, no todo está fuera de los límites. Realmente, apaga las luces y enciende «Ain’t No Mountain High Enough» de Marvin Gaye y Tammi Terrell o Martha y el éxito de Vandellas «Dancing in the Street», y te reto a no emocionarte.

Las fiestas familiares de baile, literalmente fiestas en casa, nos dan la oportunidad de experimentar esa mezcla especial de conexión y abandono de forma regular. Son gratuitas, fáciles de ejecutar y posiblemente la diferencia entre mi familia que se mantiene unida o perdiendo la cabeza durante estos tiempos extremadamente difíciles. Mira por qué podrían hacer lo mismo por ti.

Por qué bailar se siente tan bien

Cuando movemos nuestros músculos, nuestros cuerpos liberan endorfinas, y esas endorfinas nos hacen sentir bien. Este es el caso si hacemos kayak, jugamos béisbol o bailamos.

Lo que hace que el baile sea especial en este momento es que es accesible, solo limpia un poco de espacio en tu sala de estar y enciende la música, y se puede hacer juntos. Y, sin embargo, paradójicamente, pero también de manera bastante magnífica, es una actividad grupal que también permite mucha expresión individual.

«Lo que hace única a la danza es que no es solo movimiento. Es un movimiento que está conectado con la autoexpresión y nuestros sentimientos», dijo Jody Wager, terapeuta de baile certificado y director del programa de terapia expresiva en el Hospital Dominion en Falls Church, Virginia. (Sus canciones de baile favoritas son «Let’s Go Crazy» de Prince y «Cha Cha» de Balkan Beat Box).

Sé que no soy la única madre que le ha preguntado a sus hijos sobre su día o cómo se sienten y recibió una mirada aburrida en respuesta. A veces simplemente no están de humor, y a veces simplemente no saben qué decir.

Si bien es el trabajo de los padres ayudar a los niños a unir las palabras con los sentimientos, también es nuestro trabajo ayudarlos a expresar sus sentimientos en otros modos no verbales. Este es especialmente el caso en situaciones como la actual, cuando una nueva realidad sin precedentes y aterradora podría dejar incluso a los adultos sin palabras.

Cuando nos comunicamos con nuestros cuerpos, no se espera que tengamos sentido de las cosas o que formemos una narración coherente. El movimiento aprovecha sentimientos más profundos, impulsos más primarios, y deja espacio para una inventiva y una tontería que el lenguaje no.

«Los niños aprenden a moverse antes de aprender a leer o cantar. Permitir que se muevan es permitirles ser una parte esencial de sí mismos de una manera importante», afirmó Aili Bresnahan, una exbailarina que enseña filosofía en el Universidad de Dayton en Ohio.

Cuando los niños bailan libremente, «no están en el extremo receptor de las experiencias de aprendizaje. Ellos son los dadores, los creadores, lo están haciendo ellos mismos», aseguró Bresnahan, quien enciende jazz latino cuando necesita un buen baile catártico. . (Algunos de sus favoritos para fiestas de baile familiares incluyen «I Like It Like That» de Pete Rodriguez y «Mambo No. 5» de Lou Bega.)

«En términos de hacer recuerdos con la familia, las canciones elegidas podrían ser las que tengan significado para la tradición cultural de la familia», dijo Bresnahan. «Crecí en East Harlem, así que la música latina lo hace por mí, era la sensación del vecindario».

Junto con la autoexpresión, el baile también permite liberar la ansiedad que se está acumulando rápidamente en nuestros cuerpos y mentes y la reemplaza con algo mucho más agradable.

«Cuando bailamos, los centros de placer en nuestros cerebros se iluminan», indicó Wager, explicando que la alegría del baile y la libertad concomitante es una de las principales razones.

Si es así, como lo expresó Billy Idol en otra canción extremadamente efervescente, «Dancing by Myself», todavía tienes mucho que ganar con un  buen solo. El movimiento y la música probablemente mejorarán tu estado de ánimo, y siempre existe la opción de unirte a una fiesta en casa por Instagram, o crear una más íntima a través de Zoom, para sentir el ritmo junto a los demás.

Cómo hacer bailar a la familia

Wager revela que el primer paso para comenzar una rutina de fiesta de baile familiar es comenzar haciendo elecciones musicales inteligentes. Elige algo con un ritmo que sea irresistible (más Motown, menos art rock) y permite que los niños escojan sus canciones favoritas.

Para los niños más pequeños, agrega algunos juegos de roles. Tal vez todos tengan que bailar como un animal en particular, o incluso un color en particular. Otra opción es el baile congelado, que los niños adoran, especialmente cuando se hacen cargo del botón de pausa. O alguien puede ser el líder y todos deben copiar sus movimientos.

Wager también sugiere alternar música más rápida con música más lenta, lo que puede ayudar a crear una sensación de tranquilidad siempre que sea necesario. «Pon música lírica y baile de manera sostenida. Cuando hacemos movimientos lentos, puede ayudar a desencadenar la respuesta de relajación en nuestros cuerpos».

Para los resistentes a la fiesta de baile, Bresnahan sugiere apagar las luces o tirar una pelota al ritmo. «Pregúntales a tus hijos: ‘¿Qué quieren hacer con ese sonido? ¿Cómo quieren moverse con eso?'», dijo.

«Mientras más temprano hagas bailar a tus hijos, menos conscientes estarán de ello más adelante en la vida», agregó.

Este 'boy band' te quiere acompañar en la cuarentena 2:46

Cuando bailamos en nuestra casa, dejamos que la improvisación coloree toda la experiencia. Algunas veces las luces están encendidas y otras están apagadas. A veces la música es rápida, y a veces es suave.

A veces usamos instrumentos y accesorios, y a veces son solo cuerpos que se mueven en el espacio. A veces bailamos durante casi una hora, y otras son solo una o dos canciones.

A veces «Shake it Off» (gracias Taylor Swift); algunos días «Fight Song» (gracias Rachel Platten); y algunos días vamos con EDM (música electrónica de baile) sin palabras, el nuevo género favorito de mi hijo mayor. La fortaleza viene en muchos sabores.

Mis hijos saben que a diferencia de salir a la calle o estudiar en casa, o las millones de cosas que se cancelaron de la noche a la mañana, esto es algo que no puede salir mal.

En cambio, es un momento confiable para volver a conectarnos con nuestros cuerpos, nuestras mentes y entre nosotros. A diferencia de casi cualquier otra cosa que estamos haciendo en este momento, los millones de actos de mantenimiento familiar necesarios para pasar el día, la fiesta de baile es una cosa que es verdaderamente para nosotros y por nosotros, juntos.