CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Pasajeros de un crucero antártico serán evacuados después de que casi el 60 % de pasajeros dieron positivo por coronavirus

Por James Griffiths

(CNN) — Pasajeros de Australia y Nueva Zelandia serán evacuados de un crucero antártico el jueves, después de que casi el 60% de los que estaban a bordo dieron positivo por coronavirus.

El Greg Mortimer, un crucero operado por Aurora Expeditions de Australia, partió el 15 de marzo en un viaje a la Antártida y Georgia del Sur. Sin embargo, desde principios de abril, el barco quedó atracado frente a las costas de Uruguay, luego de que las autoridades se negaron a permitir que los pasajeros desembarcaran debido al riesgo de coronavirus.

De las 217 personas a bordo, 128 pasajeros y tripulantes han dado positivo por el virus.

Seis pasajeros que requieren atención especializada fueron transferidos a instalaciones médicas en Montevideo. Un video publicado en internet por la armada uruguaya mostró que fueron transferidos de un barco a otro con equipo de protección completo.

Sin embargo, los pasajeros de Europa y América que hayan dado positivo por coronavirus deberán permanecer a bordo hasta que obtengan un resultado negativo, luego de lo cual podrán partir a través de Brasil, indicó Aurora.

Todos los pasajeros serán reevaluados cada dos o tres días, según el sitio web de la compañía.

En un comunicado a principios de este mes, Aurora informó que el médico del barco había desarrollado fiebre y que «estamos consiguiendo un médico voluntario de respaldo». El operador de cruceros agregó que había «intensificado formalmente nuestra solicitud» a las autoridades uruguayas para permitir que el barco atracara y que los pasajeros desembarcaran, pero hasta el momento ha sido denegado.

A última hora del martes, el gobierno uruguayo dijo que autorizó la evacuación de un vuelo médico de pasajeros neozelandeses y australianos a bordo del Greg Mortimer para fines de esta semana. Los pasajeros volarán a Melbourne el jueves en un avión alquilado por Aurora, donde se someterán a una cuarentena obligatoria de 14 días antes de dirigirse a sus destinos finales.

«Hemos estado trabajando en vuelos chárter y vuelos para todos a bordo con el objetivo de desembarcar a nuestros pasajeros lo antes posible», dijo Aurora en un comunicado.

«Si bien el plan ideal era desembarcar a todos los pasajeros simultáneamente, la naturaleza de la situación y la dificultad para asegurar los vuelos ha llevado a que es probable que los pasajeros de Australia y Nueva Zelandia abandonen el barco antes de que los europeos (incluido el Reino Unido) y los norteamericanos».

Ian Duddy, embajador del Reino Unido en Uruguay, aseguró en Twitter que «mantenemos un contacto cercano con el gobierno uruguayo, el operador de cruceros (y) los pasajeros del Reino Unido a bordo del Greg Mortimer».

«Varios pasajeros dieron positivo para covid-19. Continuamos explorando formas para que los pasajeros desembarquen respetando todos los protocolos de salud», agregó.

El gobierno uruguayo no hizo comentarios sobre cuándo o si los pasajeros podrían desembarcar esta semana.

Un pasajero australiano de 75 años que sufre de neumonía fue evacuado del crucero Greg Mortimer a una ambulancia en Montevideo el 3 de abril de 2020.

Cruceros atrapados

Más de una docena de cruceros han quedado atrapados en el mar debido a la pandemia de coronavirus, debido a que varios países se negaron a permitir que atraquen los que transportan pasajeros contagiados.

El Departamento de Asuntos Exteriores y Comercio de Australia señaló este mes que estaba en contacto directo con 10 cruceros que transportan cerca de 600 pasajeros australianos a bordo.

«En la mayoría de los casos, el desembarco no puede ocurrir a menos que los pasajeros tengan arreglos de vuelo y puedan viajar directamente al aeropuerto a través de un llamado corredor sanitario, establecido por los países anfitriones», dijo el DFAT en un comunicado.

La situación a bordo de los barcos se transformó rápidamente de vacaciones a pesadilla para los pasajeros, muchos de los cuales reservaron y pagaron los viajes mucho antes de que el virus comenzara a propagarse a fines del año pasado.

Jay Martínez, un pasajero a bordo del crucero del Pacífico Sur, Norwegian Jewel, le dijo a CNN esta semana que él y su esposa tenían «dudas» sobre abordar el barco y consideraron enmendar sus planes, pero les dijeron que no había opción.

«Desde entonces hasta el día que nos fuimos, esa no era una opción «, aseguró Martínez. «Y dado que invertimos tanto dinero en nuestra luna de miel, no tuvimos otra opción que abordar el barco».

El mes pasado, la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA), un grupo del sector cuyos miembros representan más del 95% de la capacidad mundial de cruceros, suspendió las operaciones desde los puertos de EE.UU. durante 30 días.

En un comunicado, CLIA informó que cerca del 14% de su flota, unos 30 barcos, todavía estaban en el mar. «Nuestros miembros están enfocados en llevar estos barcos de vuelta a puerto de manera segura tan pronto como puedan», agregó.

A menudo se requiere que los barcos que atracan permanezcan en su lugar durante cuarentenas prolongadas antes de que los pasajeros puedan desembarcar. Sin embargo, se ha cuestionado la efectividad de tales medidas en los confines cercanos de un barco no diseñado para exámenes médicos, particularmente en el caso del Diamond Princess, un crucero que fue puesto en cuarentena en el puerto japonés de Yokohama en febrero.

Francesca Street y Anna Kam de CNN contribuyeron a este reporte.