CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Alimentos

Hornear durante una pandemia puede reducir el estrés y darte tranquilidad

Por Kristen Rogers

(CNN) — Jessica Corradini, que vive en Verona, Italia, ha estado horneando pan, principalmente con masa madre, durante un par de años.

Desde que la pandemia de coronavirus puso bajo confinamiento a Italia, su pasatiempo se ha vuelto más importante que nunca para ayudarla a sentirse conectada consigo misma.

Italia tenía al menos 135.000 casos de covid-19, al 8 de abril, y el país afectado por el virus requiere que sus residentes viajen con documentos gubernamentales que detallen a dónde van y por qué.

Corradini y su novio han estado encerrados juntos durante casi un mes, y solo han salido para comprar comestibles y entregar comida a los padres de su novio.

«Puedo decir que esto [hornear] está salvando mis días y mi mente», dijo. «Nunca ha sido más importante tener un hobby que ahora».

Ella está en buena compañía. A personas de todo el mundo, incluidos casi todos los estadounidenses, se les ha aconsejado u ordenado quedarse en casa. Muchos han hecho de hornear pan un pasatiempo para calmar sus nervios, y como resultado disfrutan de un buen pan.

Corradini hornea diariamente, principalmente para pasar las largas horas de aislamiento, pero también para construir una comunidad de panaderos en Instagram, donde los seguidores se mantienen actualizados sobre la disponibilidad de ingredientes e intercambian consejos.

«Hornear pan para mí es realmente terapéutico. Me hace sentir viva y conectada conmigo misma y con mis destrezas», dijo. «Creo que ahora es muy importante reevaluar nuestras prioridades y estar más en contacto con nosotros mismos también».

Ella también está feliz de reducir la velocidad de su vida diaria.

«Disfruto el hecho de que la fabricación de pan sea un proceso lento, que va en contra de la vida rápida que vivimos normalmente», dijo Corradini. «Hacer pan es lento y atractivo, por lo tanto, es un privilegio. Tener tiempo y energía para dedicar a este hobby es un privilegio. [Y] es emocionante, porque nunca se sabe el resultado».

Hornear puede ayudar a su salud mental

No sorprende que el pasatiempo de hornear en cuarentena de Corradini la haga sentir mejor, dicen los expertos.

Hornear proporciona una sensación de logro, «especialmente en este período de angustia e incógnitas», dijo Michael Kocet, un consejero de Salud Mental licenciado y profesor y jefe de departamento del Departamento de Educación de Consejeros de la Escuela de Psicología Profesional de Chicago.

Hornear nos puede dar algo concreto que crear, controlar y disfrutar cuando tengamos el producto terminado. El experto dijo que eso puede ayudar a reducir la ansiedad derivada de la falta de familiaridad de lidiar con una pandemia.

Partes específicas del proceso de horneado también enseñan lecciones aplicables a nuestra vida diaria y pueden conducir a un estado de atención plena, dijo Kocet. Amasar, esperar a que la masa crezca, marcar y esperar mientras se hornea nos da tiempo para reflexionar, y todos esos pasos requieren paciencia y precisión que pueden ayudar a alguien a sentirse centrado y enfocado.

«Puede que tengas que preparar la masa y esperar a que suba durante la noche. Hay un período de espera que creo que es muy simbólico de la espera que estamos haciendo colectivamente», dijo Kocet.

La investigación respalda a Kocet. Un estudio sobre el impacto del horneado en la salud mental encontró que ayudó a los participantes a tener un sentido de propósito, estructurar sus días y aumentar sus niveles de motivación.

«Al hornear pan hay mucha dimensión física, y amasar la masa y ponerla en la forma correcta puede ayudarlo a aliviar la tensión», dijo Elizabeth McKay, autora del estudio y profesora asociada de Terapia Ocupacional en la Universidad Napier de Edimburgo.

Seguir una receta, como comenzar una masa madre, ver el progreso de una semana a otra y recibir comentarios positivos de otros puede aumentar los niveles de confianza, dijo McKay.

«Ahí es donde las redes sociales son tan buenas porque la gente dice, ‘Vaya, ¿lo hiciste?’ Incluso en nuestros días de encierro, puedes ponerlo en redes sociales donde la gente te dé su opinión, y creo que eso también ayuda», agregó McKay.

Cuidado de sus seres queridos

Abigail Rudolph ha recurrido a las redes sociales para recibir órdenes del pan que hace.

Rudolph, una maestra que siempre ayudó a su madre y a su abuela en la cocina cuando era joven, ha cocinando toda su vida, y ha tomado lo que le enseñaron las matriarcas de su familia y lo ha hecho suyo.

Cuando Nuevo México cerró las escuelas públicas, hornear era, naturalmente, la forma en que quería pasar su tiempo libre. También ayuda a aliviar su depresión y ansiedad.

«Toda esta situación ha sido difícil para todos nosotros», dijo. «La cocción me da algo positivo en lo que enfocar mi mente y, como resultado, puedo aportar un poco de felicidad a la vida de las personas que me importan. También están haciendo lo mismo por mí».

Hornear es una manera de estar pendiente de sus seres queridos y asegurarles que no ha «caído al abismo». También la ayuda a calmar su preocupación de que tal vez no esté haciendo lo suficiente para ayudar a los demás.

«Es algo que puedo hacer bien, una pequeña forma en que puedo aportar algo bueno al mundo cuando siento que se está desmoronando», dijo Rudolph. «Me mantiene encaminada y enfocada durante un tiempo en que mis rutinas normales no están ahí para apoyarme».

A través de su perfil de Instagram, Rudolph les pide a sus amigos que hagan sus órdenes para ella hornear, y que ella promete entregarlas a dos metros de distancia en un tiempo de una semana.

«El proceso de obtener los pedidos, hacer mis planes, ejecutarlos, relatar la experiencia y compartir las recetas es lo que me mantienen cuerda», dijo Rudolph. «Cada nuevo proyecto evita que me pierda en la negatividad y la culpa, y me da un sentido de propósito».

4 tips para un distanciamiento social efectivo 1:50

¿Cómo comenzar a hornear?

Si pudieras usar un poco de terapia de horneado en tu vida, Kocet recomienda comenzar con una receta que siempre quisiste probar, unirte a un club virtual de horneado o participar en compartir tus fotos en las redes sociales con el hashtag #Cuarentena, donde esperan otros fanáticos de la cocción.

Si la harina de pan o la levadura escasean en la zona donde vives, ya que muchas personas están horneando, ¿por qué no probar una receta de pan sin levadura o incluso una sin gluten? El pan de refresco irlandés no contiene levadura, y hay más de unos cientos de recetas sin gluten en línea.

Algunos vecinos en cuarentena, en San Francisco, se han vuelto creativos intercambiando entrantes de masa fermentada a una distancia segura, colocándolos en bolsas de plástico y clavándolos en postes telefónicos.

Si te sientes estresado por comenzar, debes saber que no se trata de crear u hornear la barra de pan perfecta. Se trata de disfrutar tanto como podamos, experimentar, probar algo nuevo y luego compartirlo virtualmente, dijo Kocet.

«Aunque este es un momento difícil y no sabemos cuánto tiempo se extenderá, esto claramente podría durar mucho más en el verano», agregó.

«¿Cómo mantendrán las personas su salud mental y bienestar? Cocinar y hornear ciertamente puede ser una forma de hacerlo».