CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Oceanía

Nueva Zelandia informó una disminución en los nuevos casos de coronavirus por cuarto día consecutivo. El país sigue endureciendo sus restricciones fronterizas

Por Julia Hollingsworth

Wellington, Nueva Zelandia (CNN) — Nueva Zelandia ha logrado hacer algo que muchos países desearían lograr: durante cuatro días consecutivos ha informado una disminución en los nuevos casos de coronavirus.

El jueves, el país reportó 29 nuevos casos confirmados y probables, lo que eleva el total a 1.239, y solo se ha reportado una muerte. De esos casos, solo 14 están en el hospital y 317 se han recuperado.

Nueva Zelandia, un pequeño país insular con una población de poco menos de 5 millones, está en la mitad de un bloqueo de un mes de duración no solo para contener el virus, sino también para eliminarlo.

Y hasta ahora, el enfoque parece ser exitoso.

«Estamos dando un giro», dijo la primera ministra Jacinda Ardern en un discurso el jueves. «Y su compromiso significa que nuestro plan está funcionando».

publicidad

Para otros países, esos signos positivos podrían ser una razón para levantar las restricciones. Dinamarca, que tiene al menos 5.597 casos y 218 muertes, anunció que comenzará a levantar sus restricciones la próxima semana, si los casos permanecen estables.

En cambio, Ardern dijo el jueves que iba a endurecer las restricciones fronterizas, lo que significa que todos los que lleguen al país deberán pasar dos semanas en cuarentena en una instalación aprobada, en lugar de aislarse en casa. La regla solo se aplica a los neozelandeses: a los extranjeros se les ha prohibido ingresar al país desde el 20 de marzo.

«A mitad de camino, no dudo en decir que lo que han hecho los neozelandeses en las últimas dos semanas es enorme». Ardern dijo en una conferencia de prensa, el jueves, que muchos kiwis (como se les dice popularmente a los neozelandeses) escuchan los consejos para mantenerse con vida. «Tomaron la decisión de que juntos podríamos protegernos unos a otros. Y lo han hecho. Han salvado vidas».

«Pero como dije, esto va a ser un maratón».

Una cerca de una casa en Auckland tiene un mensaje de fuerza por el confinamiento obligatorio relacionado con el cierre por el covid-19 en Nueva Zelandia, el 3 de abril de 2020.

La ventaja de Nueva Zelandia

En la lucha contra el coronavirus, Nueva Zelandia tenía dos ventajas clave: geografía y tiempo.

El 28 de febrero, Nueva Zelandia confirmó su primer caso del nuevo coronavirus, mucho más de un mes después de que Estados Unidos confirmara su primer caso. Y el 29 de marzo, el país confirmó su primera, y hasta ahora única, muerte.

«Creo que tuvimos un poco más de tiempo para pensarlo, y podríamos aprender de la experiencia de China», dijo el profesor Michael Baker, del Departamento de Salud Pública de la Universidad de Otago, quien ayudó a asesorar al Gobierno sobre su respuesta.

Nueva Zelandia también tiene la ventaja de ser una isla lejos de la mayoría de los otros países, con menos vuelos que muchos otros lugares, dijo la microbióloga de la Universidad de Auckland, Siouxsie Wiles.

Eso es algo que Ardern ha señalado. El jueves, dijo que ser una isla era una «clara ventaja en nuestra capacidad para eliminar el virus».

Una enfermera hace una prueba para detectar el nuevo coronavirus en un centro de analiza potenciales casos sin que las personas bajen de su vehículo,  el 2 de abril de 2020, en Auckland, Nueva Zelandia.

Pero la verdadera lección de Nueva Zelandia ha sido la combinación de buena ciencia y liderazgo, dijo Baker. Eso significa pruebas generalizadas. Hasta la fecha, Nueva Zelandia ha llevado a cabo 51.165 pruebas. A principios de esta semana, el Reino Unido, un país con aproximadamente 13 veces más personas que Nueva Zelandia, dijo que había evaluado a 208.837 personas.

Baker dijo que estaba «realmente decepcionado» de que países como Estados Unidos y Reino Unido, que tenían algunos de los recursos científicos más importantes del mundo, no hubieran tenido mejores resultados que países como Nueva Zelandia, que tiene recursos relativamente limitados. «Tenemos el mismo acceso al mismo conocimiento que ustedes: todo el mundo lo ha visto venir, es como un tsunami de movimiento lento, no ha cambiado sus características en absoluto y el virus es muy estable».

Si bien el primer ministro de Gran Bretaña, Boris Johnson, advirtió a los ciudadanos que deberían prepararse para perder a sus seres queridos antes de tiempo, Ardern tenía claro que valoraría a las personas, no solo la economía, y respondió rápidamente a la amenaza, dijo Wiles.

Cuando Ardern anunció el 14 de marzo que cualquier persona que ingresara al país necesitaría aislarse por dos semanas, tenía ya las restricciones fronterizas más duras del mundo. En ese momento, el país tenía seis casos.

Cuando el 19 de marzo Ardern prohibió la entrada de extranjeros al país, había solo 28 casos confirmados. Y el 23 de marzo, cuando la primera ministra anunció que el país se iba a cerrar, había 102 casos confirmados, y ninguna muerte.

«Aquí en Nueva Zelandia, no tenemos muchas camas de cuidados intensivos en comparación con otros países. Es por eso que (Ardern) actuó realmente rápido», dijo Wiles.

¿Por qué Nueva Zelandia solo tiene una muerte?

Otra cosa que tiene Nueva Zelandia que está funcionando a su favor es la relativa juventud de aquellos que han sido contagiados.

Las personas de 20 a 29 años representan poco menos del 25% de los casos confirmados y probables de Nueva Zelandia, mientras que los de 30 a 39 años representan el 15%.

En comparación, un informe emitido por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) que analizó los casos de 2.500 pacientes en en el país cuyas edades se conocían, encontró que el 29% tenían entre 20 y 44 años.

Los países de todo el mundo han visto consistentemente una tasa de mortalidad por covid-19 mucho mayor entre pacientes de edad avanzada que entre pacientes más jóvenes

La razón por la cual los jóvenes kiwis pueden tener una tasa más alta de coronavirus son los viajes. Poco más del 40% de los casos de Nueva Zelandia todavía están relacionados con viajes al extranjero. Muchos jóvenes se apresuraron a regresar a Nueva Zelandia luego de que Ardern anunciara restricciones fronterizas.

Baker dijo que ese era el «efecto viajero saludable».

«Las personas que viajan generalmente gozan de mejor salud que la mayoría. Sabemos que el riesgo de mortalidad es mucho mayor en las poblaciones mayores y las personas con afecciones crónicas tienden a viajar menos», dijo. «Los muy buenos resultados hasta ahora en Nueva Zelandia se deben a que los casos han sido en grupos de edad más jóvenes y han sido relativamente saludables».

¿Puede Nueva Zelandia lograr erradicar el coronavirus?

Ciertamente hay razones para ser cautelosamente optimista de que el plan de Nueva Zelandia está funcionando, pero tanto Wiles como Baker están de acuerdo en que es demasiado pronto para celebrar.

Ardern ha dicho que no tiene planes de levantar el bloqueo de un mes antes de lo previsto, y es posible que incluso deba extenderlo.

«Si nos movemos demasiado temprano, retrocederemos», dijo Ardern el jueves.

Mientras que el plan A sigue «aniquilando» el coronavirus, hay un plan B, dijo Baker. Eso implica preparar el sistema de salud para un gran número de personas gravemente enfermas, dijo.

E incluso si el plan A funciona, Nueva Zelandia todavía tendrá que seguir siendo una isla, por así decirlo, por algún tiempo todavía.

«Estaremos en el mismo barco que la mayoría de los países que están haciendo el enfoque de supresión, estaremos esperando buenas vacunas y buenos antivirales», dijo Baker. «Gran parte de Europa dice que estaremos encerrados durante meses, por lo que todos estamos en el mismo barco».

— Ivan Watson y Rebecca Wright de CNN contribuyeron reportando desde Hong Kong.