CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

Sanders se va cuando la pandemia redime sus ideas centrales

Por Van Jones

Nota del editor: El presentador de CNN, Van Jones, es exfuncionario de la administración de Obama, un autor superventas y el presidente ejecutivo de Reform Alliance, una organización de justicia penal. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Ver más opiniones en CNNE.com/opinion

(CNN) — Aunque tiene 78 años la historia algún día recordará al senador de Vermont Bernie Sanders como un líder adelantado a su tiempo.

En la era de la pandemia, las ideas de Sanders ya no parecen ser retrocesos radicales al idealismo de los años sesenta. Hoy se sienten como respuestas obstinadas a los desafíos mortales del siglo XXI.

Solo considere lo siguiente:

Trabajadores esenciales: Sanders siempre ha sabido que Estados Unidos se basa en las labores de los trabajadores mal pagados que demasiadas personas recién ahora comienzan a reconocer como esenciales. Desde el comienzo de su carrera ha estado a la vanguardia de la lucha para hacer del salario mínimo un salario digno. Hace solo unos años, algunos economistas pensaron que la idea de aumentar el salario mínimo a us$ 15 era “radical”. En medio de una pandemia en la que dependemos de esas personas para la supervivencia de nuestra nación, incluso esa cantidad en dólares ahora se siente demasiado baja.

Atención médica para todos: el caso de Medicare for All, defendido por Sanders, es más fuerte que nunca debido a la pandemia. Las poblaciones más afectadas por covid-19 también parecen ser muchas de las que no pueden pagar la cobertura básica de salud. Es difícil ver cómo nuestro sistema de salud actual sobrevive a esta crisis sin un cambio radical. Incluso la administración Trump anunció este viernes que utilizará fondos federales para pagar a los hospitales por el tratamiento de pacientes con covid-19 que no tienen seguro.

Vivienda y personas sin hogar: el mandato para la mayoría de los estadounidenses en este momento es refugiarse. Pero mucha gente no tiene un lugar. Por lo tanto, millones de personas sin hogar son vulnerables al virus, más susceptibles a contraerlo y más capaces de propagarlo. La propuesta de Sanders de poner fin a la crisis de la vivienda mediante la inversión de US$ 2,5 billones para construir casi 10 millones de unidades de vivienda permanentemente asequibles parece mucho más sensata ahora.

Amenaza climática: esta pandemia nos ha demostrado que “nosotros, la gente” estamos fatalmente ciegos a las amenazas que no podemos ver con nuestros propios ojos. Incluso mientras estamos aprendiendo sobre las parodias que tienen lugar en nuestros hospitales locales, demasiadas personas no creen que la amenaza sea real hasta que les afecte personalmente. El huracán Katrina de ayer o la pandemia viral de hoy serán la catástrofe climática global de mañana. Sanders ha hecho todo lo posible para adelantarse a los desastres inminentes. Los estadounidenses ahora pueden escuchar a personas como Sanders que toman en serio la ciencia y proponen soluciones audaces como el “New Deal verde”.

Licencia familiar pagada: Sanders ha defendido durante mucho tiempo la idea de “licencia familiar” para los trabajadores. Tener hijos, enfermarse o cuidar a un miembro de la familia no debería costarle su trabajo, ni la cuarentena debido a una pandemia global.

Un movimiento duradero

Los partidarios de Sanders pueden estar decepcionados, pero no deben desanimarse. Aunque la base de Sanders no era lo suficientemente amplia como para obtener la nominación, las personas que lo respaldaron representan gran parte del futuro de Estados Unidos.

Muchos de los jóvenes de hoy veneran a Sanders y jugarán un papel cada vez más importante en nuestra sociedad. Tuvo una gran actuación con los votantes latinos, que representarán una parte cada vez mayor del electorado estadounidense en la próxima década. Y, si nos fijamos solo en las personas menores de 35 años, Sanders puede haber liderado el movimiento progresivo más fuerte y multirracial en la historia moderna de Estados Unidos.

Sanders fue el primer candidato progresista desde el expresidente Barack Obama, quien se postuló inspirando y liderando un verdadero movimiento del pueblo y para el pueblo. Y ese movimiento no va a desaparecer.

¿Por qué? Porque Sanders tiene un conjunto de sucesores juveniles, carismáticos y poderosos para continuar la lucha, y muchas de ellas son mujeres jóvenes negras. Nina Turner, exsenadora estatal de Ohio y sustituta de la campaña de Sanders, se ha convertido en un elemento clave de la política estadounidense. Y los llamados #Squad, los representantes Alexandria Ocasio-Cortez de Nueva York, Ilhan Omar de Minnesota, Ayanna Pressley de Massachusetts y Rashida Tlaib de Michigan, lucharán por (y posiblemente implementarán) ideas similares a Sanders para las décadas por venir.

En otras palabras, transformó al Partido Demócrata sin ganar su nominación o incluso unirse a él. En el camino, hizo que lo imposible pareciera posible. Eso cuenta para algo.

Defectos fatales de Sanders

Hay una razón, por supuesto, de que Sanders perdió su oportunidad final en la presidencia. Su condena a las personas ricas siempre fue demasiado amplia, en mi opinión. Después de todo, Oprah Winfrey y Jay-Z están en la “clase multimillonaria”. ¿Alguien los culpa por los problemas de Estados Unidos? Condenar categóricamente a todas las personas ricas, como a menudo parecía hacer, convirtió a los aliados potenciales en determinados adversarios.

En segundo lugar, mostró muy poca pasión incluso por los estadounidenses que dirigen pequeñas empresas o que aspiran a hacerlo. Como mínimo podría haber expandido su círculo al abrazar con entusiasmo al creciente grupo de líderes empresariales, como los del Social Venture Circle, Green America o GreenBiz, que son social y ecológicamente responsables. Desafortunadamente, perdió esas oportunidades.

Y, al final, su insistencia en defender las mejores cualidades de los programas de alfabetización del dictador cubano Fidel Castro fue probablemente fatal.

Pero soy un representante de la Generación X. La juventud estadounidense lee a Sanders de manera muy diferente a los que sobrevivimos a la Guerra Fría.

Lecciones para los demócratas

Mi colega más joven en Reform Alliance, la organización de justicia penal que lidero, lo resumió de esta manera: “Bernie logró ser genial de una manera que no era barata. Radical de una manera que se sentía real. Agresivo, pero apasionado, no un matón “, dijo Gus Alexander. “Uno de los candidatos de mayor edad logró ascender como el más relevante para los jóvenes. Él lo consiguió. Comprendió. La gente señala cómo reformuló la conversación, el paisaje, movió la aguja de una manera muy grande”. Esa es mi opinión sobre Bernie, también. Y estoy agradecido con él por eso”.

Al salir de la carrera por la presidencia, los tiempos están trayendo trágicamente las ideas centrales de Sanders a la vanguardia. Sobre los temas de la atención médica para todos, el empoderamiento de los trabajadores y muchos otros, sería muy prudente que el presunto nominado demócrata Joe Biden y el Partido Demócrata se pongan al día con el senador de Vermont.