CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ciencia

Un grupo de monos prehistóricos habría cruzado el Atlántico en balsa hacia Sudamérica

Por Katie Hunt

(CNN) — Una tripulación de monos, ahora extintos, realizó un traicionero viaje transatlántico en una balsa natural desde África para establecerse en Sudamérica, hace unos 35 millones de años, según un estudio de dientes fosilizados encontrados en Perú.

Se cree que los monos prehistóricos de ucayalipithecus hicieron el viaje de más de 1.500 kms a través del Atlántico (un océano más estrecho en ese momento) en islas flotantes de vegetación que se separaron de las costas, posiblemente durante una tormenta tropical.

«Debió haber sido extremadamente difícil, aunque los animales muy pequeños, del tamaño de ucayalipithecus, tendrían una ventaja sobre los mamíferos más grandes en tal situación, porque habrían necesitado menos alimento y agua de la que su balsa de vegetación podría haber proporcionado», dijo el autor principal, Erik Seiffert, profesor de Ciencias Clínicas Anatómicas Integradas, en la Escuela de Medicina Keck, de Universidad del Sur de California. El estudio fue publicado el jueves, en la revista Science.

«Presumiblemente, esta es la razón por la cual la mayoría de estos eventos de dispersión sobre el agua que conocemos en el registro fósil involucran animales muy pequeños», dijo Seiffert.

Se cree que solo otras dos especies de mamíferos «inmigrantes» han hecho lo que habría sido un cruce difícil del Atlántico, aunque exactamente cómo llegaron allí ha sido durante mucho tiempo un tema de acalorado debate.

Unos son los monos del nuevo mundo (New World Monkeys, en inglés), o primates platyrrhine, que son cinco familias de primates de nariz plana que se encuentran hoy en Sudamérica y Centroamérica. El otro es un tipo de roedor conocido como caviomorfos, ancestros de criaturas como el capibara.

Erik Seiffert inspecting a tiny fossil at the Santa Rosa site in Amazonian Perú. [Credit: Dorien de Vries]

Erik Seiffert inspeccionando un pequeño fósil en Santa Rosa, en la Amazonía peruana. (Foto: Dorien de Vries)

Dientes, como la «huella digital para paleontólogos»

El equipo de investigadores encontró los molares durante una excavación en la margen izquierda del río Yuruá, en la Amazonía peruana. El animal ha sido llamado ucayalipithecus perdita, que proviene de Ucayali, el área de la Amazonía peruana donde se encontraron los dientes, pithikos, la palabra griega para mono y perdita, la palabra latina para perdido.

Habría pesado alrededor de 350 gramos y tenía un tamaño similar al de algunos titíes que viven hoy en Sudamérica.

LEE: Monos se vuelven más inteligentes después de que científicos implantan genes humanos en sus cerebros

Seiffert dijo que los molares fosilizados se parecían mucho a los de una familia de primates africanos ahora extinta llamada parapithecidae, que vivió en lo que ahora es Egipto, Libia y Tanzania, hace unos 23 a 56 millones de años.

«Si ucayalipithecus fuera como sus parientes parapéfidos africanos, habría vivido en los árboles y probablemente habría sido un saltador ágil», dijo Seiffert.

Los dientes de los mamíferos, y particularmente los molares, tienen una forma extremadamente diversa, y las construcciones únicas de protuberancias y crestas en los dientes son casi como huellas digitales para los paleontólogos, explicó Seiffert.

Tiny molar teeth of Ucayalipithecus perdita from the Santa Rosa fossil site in Amazonian Perú.

Pequeño molar de ucayalipithecus perdita en Santa Rosa, en la Amazonía peruana.

«Los dientes de ucayalipithecus nos permiten poner a este mono en el árbol genealógico de los primates, pero también nos dicen algo sobre lo que comió; en este caso, parece que el ucayalipithecus probablemente comió principalmente fruta».

Hallazgo improbable

Seiffert dijo que era escéptico de que los animales pudieran haberse «transportado en balsa» a través de un océano, pero dijo que un video en el que se veían trozos de tierra flotando por el Canal de Panamá, después de una tormenta, lo ayudó a convencerlo. Dijo que estas balsas naturales podrían haber sostenido árboles que podrían haber dado sus frutos.

«Si un pequeño primate viajaba en una balsa como esta, parece muy posible que pudiera llegar a una distancia tan larga», dijo.

Seiffert dijo que el sitio donde se encontraron los fósiles estaba a lo largo de la orilla de un río, en una parte remota de la Amazonía peruana, donde no hay carreteras y todo tiene que ser transportado en un pequeño avión.

«Lo que me sorprende de este estudio más que cualquier otro en el que he estado involucrado es cuán improbable es todo», dijo Seiffert.

«El hecho de que es en este sitio remoto, en el medio de la nada, que las posibilidades de encontrar estas piezas son extremadamente pequeñas, al hecho de que estamos revelando este viaje muy improbable que hicieron estos primeros monos, todo es bastante excepcional».