CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Casi el 30% de estadounidenses cree en teoría sobre el coronavirus que prácticamente no es cierta

Por Scottie Andrew

(CNN) – Pese a la evidencia de expertos en enfermedades infecciosas que sugiere precisamente todo lo contrario, el 30% de los estadounidenses que participaron en una nueva encuesta del Centro de Investigaciones Pew aseguró creer que el coronavirus probablemente se creó dentro de un laboratorio.

El reciente sondeo del centro de pensamiento demuestra que la desinformación sobre el virus sigue reinando, incluso cuando verificadores de datos y los funcionarios de salud pública trabajan arduamente por disipar la información errónea y salvar vidas en Estados Unidos.

El 23% de los adultos encuestados señaló que cree que el virus fue fabricado intencionalmente. Esto, casi con toda certeza, no es verdad, según los detectives genéticos que han estudiado los orígenes del virus.

Y el 43% –una cifra alta, pero no una mayoría abrumadora– señaló que probablemente el virus surgió de forma natural. Esto es lo que posiblemente más se acerca a la verdad sobre el coronavirus, según los expertos.

La encuesta se realizó entre el 11 y el 16 de marzo. Durante ese periodo, la Organización Mundial de la Salud declaró la pandemia de covid-19, pero la mayoría de los estados aún no habían emitido órdenes de confinamiento.

Su origen está en discusión, pero no fue fabricado en un laboratorio

Todavía hay mucho que no sabemos sobre la pandemia de covid-19, pero los expertos en virus coinciden en algo acerca de su origen: probablemente se generó en un murciélago, no en un laboratorio chino.

Desmienten que el coronavirus se haya originado en un laboratorio 0:27

Los coronavirus son una gran familia de virus que afectan principalmente a los animales. Algunos de ellos, como el covid-19 y SARS (que fue anterior), “saltan la barrera de las especies” y termina enfermando también a los humanos.

Eso parece ser lo que sucedió con el covid-19. A principios de febrero, investigadores de China escribieron un artículo en la revista Nature —publicación científica de primer nivel— que concluyó que el “2019-nCoV es idéntico en un 96% de todo el genoma a un coronavirus de murciélago”.

Ahora, también se discute la creencia –en algún momento generalizada– de que el virus se originó en un mercado chino: mientras algunos expertos en virus le dijeron a CNN a principios de este mes que las condiciones higiénicas de dicho mercado lo convirtieron en el primer terreno para la “propagación zoonótica”, un artículo publicado en la revista The Lancet muestra que un tercio de los primeros 41 pacientes con covid-19 no tuvo contacto con el mercado, incluyendo al primer paciente confirmado.

La teoría de que el virus se creó en un laboratorio fue compartida repetidamente en One America News Network, un canal de extrema derecha favorecido por el presidente Donald Trump. La Casa Blanca ha permitido que Chanel Rion, periodista de One America News, asista a sesiones informativas, lo que va en contra del protocolo del cuerpo de prensa sobre permitir que organizaciones de noticias pequeñas roten dentro y fuera de las reuniones informativas para observar el distanciamiento social. (Rion lideró una investigación que afirmó que el virus fue creado en un laboratorio de Carolina del Norte hace unos años).

Si bien al menos un experto en virus no descartó la idea de que el covid-19 fuera creado en un laboratorio, CNN no pudo verificar independientemente esas afirmaciones, y los científicos chinos y occidentales lo han negado repetidamente.

Una pandemia de desinformación

Las pandemias anteriores no se desarrollaron en una era en que la información viaja más rápido que un virus.

La pandemia de covid-19 ha llevado a lo que la Organización Mundial de la Salud llamó una «infodemia«: información inexacta sobre el virus, su origen y cómo se propaga está inundando las redes sociales, y los algoritmos poco sofisticados han llevado esas teorías a la conciencia pública.

La desinformación está ayudando al coronavirus 4:30

Tomemos, por ejemplo, la conspiración de que las redes 5G están de alguna manera vinculadas al coronavirus. Comenzó como una teoría marginal entre los seguidores de New Agers y QAnon. Pronto, terminó en las cuentas de Instagram de celebridades, y Twitter publicó al menos dos “momentos” desacreditándola.

Twitter y otras redes sociales están endureciendo sus políticas como consecuencia. WhatsApp, el servicio de mensajería propiedad de Facebook, limitó la cantidad de veces que se puede reenviar un mensaje a un usuario en un esfuerzo por evitar que las conspiraciones lleguen a múltiples grupos a la vez. Los servicios de redes sociales ahora muestran mensajes en la parte superior de las páginas de búsqueda que advierten a los usuarios de información errónea.

Aún está por verse si esto será suficiente para cambiar las creencias de las personas y potencialmente salvar vidas.