CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Sociedad

Cómo mantener tu régimen de cuidado personal en cuarentena sin que te vuelvas un desastre

Por Scottie Andrew

(CNN) — ¿Cómo nos veremos cuando finalmente salgamos de nuestros capullos de distanciamiento social? ¿Tendremos el pelo largo y despeinado, y las barbas tupidas y quebradizas?

Como la pandemia impide que vayamos a salones de belleza, peluquerías o que acudamos a profesionales de la belleza, estamos tratando de descubrir cómo mantener nuestro régimen de cuidado personal como lo harían los profesionales.

Es desalentador. La mayoría de nosotros hemos decidido dejarlo todo.

Pero el cabello sigue creciendo, con pandemia o sin ella. Y aunque no puedes salir corriendo y buscar un corte, puedes evitar las puntas abiertas mientras estás atrapado en cautiverio.

Hablamos con expertos que dijeron que es posible cuidar tu cabello, uñas, cejas y barba en casa sin efectos desastrosos.

publicidad

Sigue leyendo para conocer sus consejos e instrucciones. Puedes dominar lo básico mientras estás encerrado en aislamiento y emerger como una perla meticulosamente arreglada.

¿Cómo manejar el estrés durante la cuarentena? 1:14

Cabello

La estilista Lauren Van Dyke sabe que aquellos de nosotros que tenemos pelo estamos ansiosos. Y dice que está bien cortar el cabello de tus compañeros un poco o raparte la cabeza totalmente mientras estamos todos aislados.

Pero si estás considerando un cambio drástico o una técnica avanzada, Van Dyke sugiere que dejes a un lado las tijeras.

«Pregúntate: ¿es esencial o simplemente estás aburrido?», dice Van Dyke, estilista de Lucido Hair Studio, en Ontario. Y si planeas cortar más de 5 centímetros de cabello, probablemente valga la pena esperar el corte hasta después de que termine la pandemia.

Si insistes absolutamente en un corte de pelo, sigue los consejos de Van Dyke.

Los profesionales generalmente cortan el cabello cuando está mojado, pero Van Dyke recomienda cortar el cabello limpio y seco. Y siempre pídele a tu «cliente» que se siente derecho, que mantenga las piernas sin cruzar y mire hacia adelante sin mover la cabeza.

1. Engrasa tus tijeras antes de usarlas para que no tiren tu cabello y lo dañen. Pon los dedos y las tijeras en línea recta y plana, en lugar de inclinarlos.

2. Peina el cabello plano. Si el peine se atasca alrededor de los extremos, es un indicador de dónde debes cortarlo. Otro indicador: dondequiera que tu cabello comience a verse transparente, córtalo.

3. Secciona el cabello en cuatro partes. Parte desde el centro de la frente hasta la nuca. Luego, separa una parte desde detrás de una oreja alrededor de la cabeza hasta detrás de la otra oreja.

4. Baja pequeñas secciones para cortar, utilizando la sección cortada anteriormente como guía.

Y si puedes, tíñelo otro día. Los trabajos de tinte en el hogar pueden salir muy mal si se hacen muy rápido, y decolorar el cabello oscuro o intentar balayage (reflejos pintados a mano), pueden freír tu cabello o dañar tu piel. Además, arreglar un trabajo de tinte fallido a menudo cuesta mucho más que el precio del decolorante o tinte.

Si estás cortando el pelo de los hombres, Van Dyke recomienda usar una maquina para afeitar para limpiar alrededor de la línea del cuello, las orejas y las patillas, algo sencillo.

Otros consejos

– Usa las herramientas adecuadas. Si tienes la suerte de tener tijeras para cortar el pelo en casa, ¡úsalas (con cuidado)! Pero las tijeras de cocina normales o las tijeras para manualidades podrían dañar tu cabello y causar puntas abiertas si las usas.

– Una vez que hayas comenzado a cortar, sigue hasta el final. Se verá extraño cuando vayas a mitad del camino. Solo sigue cortando.

– Corta en secciones pequeñas y tómate tu tiempo. No estás entrenado en esto, aunque te hemos preparado lo mejor que podemos.

– Sé realista. Van Dyke recomienda que te hagas algunas preguntas antes de zambullirte en un corte de pelo. ¿Cuál es el tipo de cabello de este «cliente»? ¿Requiere su tipo de cabello un estilo específico que no estoy entrenado para intentar? ¿Me llevaría más de 30 minutos completarlo? ¿Se enojarán si me equivoco? Conócete a ti mismo y piensa en tus respuestas antes de comenzar a cortar.

Cabello natural

Nikki Walton, psicoterapeuta con licencia y experta en cabello natural que dirige el blog CurlyNikki, hizo eco del consejo de Van Dyke: no hagas nada demasiado dramático en tu cabello mientras estás encerrado.

«Se sabe que muchos de nosotros tomamos las tijeras en tiempos de incertidumbre o transición», dice ella. «No recomiendo cambios drásticos en este momento».

Sin embargo, los ajustes están bien. Para cortar el cabello rizado, Walton recomienda el método de «buscar y destruir»: pasar los dedos por el cabello para sentir los extremos ásperos o los nudos, y ahí es donde debes cortar. También sugiere separar el cabello en pedazos de dos centímetros, luego torcer o trenzar esas pequeñas secciones. Después puede recortar los extremos dando un giro a la vez, no más de media pulgada.

Pero los estilos que puedes lograr sin las tijeras son un juego justo.

«Deberíamos guardar nuevos intentos de diseño para cuando tengamos unos días libres para practicar, y qué mejor momento que ahora que estamos en un ‘día libre’ perpetuo», dice ella. Ella planea autoenseñarse a sí misma cómo trenzarse el cabello mientras está en casa, y tiene tutoriales para casi todos los estilos rizados en su blog.

Para deleitarse en casa, Walton recomienda algunos tratamientos naturales: por ejemplo mezclar yogur graso entero y miel o aceite de oliva y acondicionador, aplicar en secciones en todo el cabello, colocar una gorra de plástico y dejar actuar durante 30 minutos antes de enjuagar. Esto nutrirá tu cabello y le darán brillo y humedad.

Uñas

¿Te falta manicura? Simplemente haz lo que hacen los profesionales: no es tan difícil como parece, dice Tuvi Do, el dueño de Lacquer Nail Bar, en Atlanta.

1. Prepárate. Comienza quitando cualquier esmalte viejo de tus uñas.
2. Córtalas. Si has dejado que tus uñas crezcan y están largas y dentadas mientras te quedas en casa, córtalas a una longitud manejable.
3. Remójalas. Prepara un recipiente con agua tibia y una pizca de aceite esencial para suavizar las uñas y sumergir los dedos en él durante 30 segundos. Después de 30 segundos, frota tus manos mojadas con una toalla y empuja suavemente tus cutículas con la uña.
4. Abrillántalas. Pule la superficie de las uñas: suaviza la superficie de las uñas y prepáralas para el esmalte. No uses una lima de uñas para esta parte. Para pulir, comienza un poco por debajo de la base de las uñas. Mueve el brillado de izquierda a derecha, centrándote en el centro. Ponlo en un ángulo unos 45 grados para pulir los lados. Una vez que hayas pulido las 10 uñas, lávate las manos.

5. Límpialas. Si tienes acetona o alcohol isopropílico a mano, toma una bola de algodón, rocía con uno de los dos químicos y limpia la superficie de la uña con ella.

¡Ahora, a pintar!

La experta compartió la técnica que sus compañeros aprendieron cuando comenzaron: pulir cada uña en solo tres golpes: uno en el centro, uno en la derecha y otro en la izquierda.

1. Capa base. Aplica una base transparente. Deje que se seque, luego aplica el color.
2. Primera capa. Recoge un poco de esmalte y limpia el exceso en el lado de la abertura de la botella. Comienza a unos 2 centímetros desde la base de la uña y empuja hacia arriba con la brocha; esta se desplegará, por lo que cubrirá una gran cantidad de área.
3. Segunda, tercera y vigésima capa. Repite algunas capas más, tantas como sea necesario para obtener el tono que buscas, y deja secar.
4. Capa superior. Termina con una capa superior clara y brillante y deja que se seque. ¡Voilá!

Algunos consejos

1. Extiende la brocha. Amplía el alcance de las cerdas y pinta más superficie de la uña, de manera uniforme, a la vez.

2. Ánclate para pintar. «Me di cuenta que al pintar, si anclas la mano que sostiene el pincel en algún lugar, tendrás más estabilidad al pintar», dice Do.

3. Evita pintarte el dedo. Para evitar que el esmalte penetre en los lados de las uñas, Do recomienda que empujes los lados del dedo hacia atrás con el pulgar mientras pintas. Y si cae esmalte en la piel, espera a que se seque, luego toma un pincel de maquillaje plano y limpio y quita con cuidado el esmalte que deseas quitar.

Si todo eso suena demasiado desalentador, Do recomienda intentar la manicura francesa clásica: considera que requiere menos mantenimiento que pintarse la uña entera.

Hay dos formas de dominar este estilo: puedes pintar cuidadosamente las puntas de las uñas con un color blanco intenso (después de colocar una capa base brillante, por supuesto) y luego limpiarlas con un pincel de maquillaje con un quitaesmalte. También puedes hacer una plantilla con cinta adhesiva y bloquear el punto en las uñas donde deseas que terminen las puntas.

Cejas

Quizás estás usando tu tiempo a solas para dejarte crecer las cejas pobladas de tus sueños. Tal vez te has puesto feliz con las pinzas y te arrancaste las cejas (¡ay!).

Maribeth Madron, maquilladora y especialista en cejas, puede ayudarte a resolverlo.

Antes de que comiences a darles forma, dice ella, rellena tus cejas con un producto, si tienes. Te ayudarán a rellenar cualquier espacio y definir el perímetro de tus cejas, para que no te quites demasiado cabello ni frunzas su forma natural.

Comienza con una prueba de lápiz y un lápiz de cejas afilado. Mírate en el espejo, sin ninguna expresión (Madron lo compara con tu cara de póker; también puedes imaginar que estás mirando tu computadora de trabajo durante el final de turno… o de la semana).

1. Localiza el inicio de tu frente. Sostén el lápiz a lo largo del puente de la nariz verticalmente desde la esquina interna de un ojo para encontrar dónde comienza tu frente.

2. Encuentra dónde termina tu frente. Sostén el lápiz desde el borde exterior de una fosa nasal en el mismo lado de la cara y sostenlo verticalmente hacia el borde exterior del mismo ojo.

3. Mapea el arco. Mantén el lápiz en la misma posición que en el paso 2 hacia el borde exterior del mismo ojo. Haz puntos a lo largo del arco de tu frente como un mapa.

4. Rellena las cejas. Usa su lápiz para dibujar trazos cortos, hacia arriba y hacia afuera de tus cejas hasta que hayas creado tu forma y plenitud ideales.

5. Depila el exterior. Mírate en el espejo. Arranca los vellos que están entre tus cejas y fuera del área en la que dibujaste el lápiz. Si tienes algunos pelos largos y fibrosos en tu frente, péinalos y recórtalos (con unas tijeritas pequeñas) para que coincidan con la longitud del resto de los vellos de la frente.

Algunos consejos extra

1. Evita depilarte con cera. Madron dice que es «extremadamente desordenado, impreciso, elimina demasiado vello y corres el riesgo de quemarte». De todas maneras siempre es mejor trabajar con más que menos.

2. No tiñas tus cejas. No solo te arriesgas a teñirte las cejas de un color que no es natural, sino que usar el color del cabello alrededor de los ojos puede dañar la delicada piel de la zona. Esas cremas depilatorias también son peligrosas para usar cerca de los ojos.

3. Usa productos naturales. Teñirse las cejas puede ser peligroso, pero el uso de un gel de maquillaje puede teñirlas y definirlas.

Vello facial

Si ya tienes barba:

Una pandemia es el momento perfecto para sacar tu mejor look de leñador. O tal vez prefieras mantener tu barba recortada para cuando finalmente regreses a la vida pública.

Xavier Cruz, presidente de Barba Men’s Grooming Boutique, en Nueva York, puede ayudar con esto último.

¿Tienes un recortador de barba? Bueno. Usa una podadora que se adapte a la longitud de tu barba: para barbas de corta a mediana longitud, Cruz recomienda usar una máquina 2 o 3.

1. Peina la barba hacia abajo, desde la mejilla hasta el cuello.
2. Luego, comienza a cortar hacia abajo para cortar cualquier vello que sobresalga: este método asegura que no quitarás demasiada barba. Deslizar la recortadora contra los poros eliminará más vello.
3. Cepilla el bigote, si tienes. Recorta los pelos que cuelgan sobre tu labio.
4. Dale forma a tu barba. Usando la máquina sin protector, limpia el área de la mejilla y dale forma al cuello.
5. Una vez que hayas terminado de cortar, usa agua tibia para suavizar tu barba. Para una apariencia aún más limpia, usa una maquinilla de afeitar y un poco de aceite de afeitar para definir los bordes.
6. Después del afeitado, enjuaga nuevamente. Seca la barba con toquecitos de la toalla; hacerlo bruscamente hará que tus barbas se sequen y se vuelvan quebradizas.
7. Termina con una crema hidratante para después del afeitado, luego un aceite para barba para suavizar y acondicionar tu barba.

Si quieres dejarte crecer la barba

Aaron Marino, experto en cuidado personal de hombres y fundador de la firma de consultoría de imagen de Atlanta Alpha M, te escucha. Él tiene un plan de cuatro semanas para que tu barba comience a crecer.

«Desde mi punto de vista, este es uno de los mejores momentos en la historia moderna para que los hombres bien afeitados dejen salir a sus animales internos y abracen, experimenten y les crezca el vello facial», dice Marino.

– Semana uno: no te afeites en absoluto. Lávate la barba naciente dos veces al día. Marino sugiere tomar vitamina B, que algunos piensan que aceleran el crecimiento del cabello.

– Semana dos: recorta y bordea los límites de la barba a lo largo de tu cuello y hasta la altura de tus mejillas, sin ir demasiado lejos debajo de la mandíbula. Luego, hazte masajes con un aceite para barba. Este hidrata el vello y lo hace más brillante y genera menos picazón (¡hurra!). Sigue lavándolo regularmente.

– Semana tres: usa un cepillo de cerdas y cepilla tu barba dos veces al día en la dirección en que deseas que crezca; esto también ayudará a camuflar algunas de las manchas irregulares.

– Semana cuatro: ¡un mes! Ahora puedes decidir qué estilo intentarás. Marino sugiere elegir un estilo que se ajuste a la «densidad y profundidad» de tu vello facial.

Algunos consejos

– Déjala crecer. Espera al menos cuatro semanas antes de hacer algo más que recortar los límites, dice Marino.
– Límpiala. Esto lo define y le da una idea de la forma que está tomando.
Hidrata y acondiciona. Lavarla y usar aceite de barba mantendrá a raya las escamas de la barbilla y hará que tu cara se sienta menos rasposa.