CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Ese sentimiento incómodo en tiempos de coronavirus podría ser un duelo

Por Marnie Hunter

(CNN) – Tal vez estés entre los más afortunados de la crisis por el coronavirus: tus seres queridos se encuentran sanos y te estás refugiando en casa.

Sin embargo, todavía te sientes emocionalmente abrumado por la pandemia. Esos sentimientos de incertidumbre, impotencia y agotamiento pueden ser un duelo.

“Muchas de las personas con las que hablo, y me incluiría a mí misma en esto, se sienten simplemente demolidas,” dijo Phyllis Kosminsky, una trabajadora social clínica del condado de Westchester, Nueva York, especializada en el duelo, la pérdida y el trauma.

“Hemos perdido esa sensación de certeza, esa sensación de seguridad, esa sensación de previsibilidad, y por eso es lógico que todo aquello nos deje sintiéndonos desencajados e inseguros sobre lo que va a pasar ahora”, explicó Kosminsky, quien también es presidenta de la Asociación para la Educación y el Asesoramiento sobre la Muerte.

Con más de 130.000 muertes por coronavirus registradas en todo el mundo hasta el 15 de abril, las personas están sufriendo la repentina pérdida de sus seres queridos, y la intensidad de esa situación es evidente.

Pero el duelo puede venir de la pérdida de cualquier cosa a la que estemos profundamente apegados: la pérdida de la estabilidad económica, la pérdida de nuestra capacidad para movernos libremente, la posibilidad de participar en los acontecimientos importantes de la vida en persona.

El impacto que tiene el covid-19 en la salud mental de EE.UU. 2:53

“El duelo que la gente tiene dificultad para nombrar es el sentido de pérdida que tenemos por todo lo que pensábamos era seguro, como la pérdida de la ilusión acerca de que tenemos el control de nuestras vidas”, dijo Sonya Lott, una psicóloga radicada en Filadelfia con formación avanzada en el tratamiento de duelos complicados.

Puede que tus estudiantes de último año en la escuela secundaria o en la universidad no tengan una ceremonia de graduación, o que tú hija no viva la boda con la que ha soñado durante años.

“Tenemos que darnos cuenta de que todas esas pérdidas son duelos, son duelos reales”, aseguró David Kessler, autor de Finding Meaning: The Sixth Stage of Grief, libro que escribió tras la muerte de su hijo de 21 años.

La culpa no ayuda al duelo

Si bien es fácil mirar tu situación y compararla con la de otros que pudieron experimentar pérdidas más profundas, juzgar tus sentimientos no ayuda a respetarlos y a superarlos.

“Como padre que vivió la pérdida, quiero que la gente sepa que todas las lágrimas cuentan y que todos los duelos cuentan”, dijo Kessler, quien fue coautor de dos libros con la psiquiatra Elisabeth Kübler-Ross, incluyendo una adaptación de sus cinco etapas del duelo ante la pérdida de un ser querido.

“La mujer cuya boda fue cancelada, sí, va a tener otra boda en tres o cuatro meses o seis meses, pero puede tener un duelo y estar decepcionada ahora”, sostuvo.

Las personas suelen sentirse culpables por estar molestas frente la pérdida de su rutina o su sentido de control cuando saben que los demás están sufriendo más que ellas.

“Ya sabes, comparamos: ‘bueno, mi pérdida no es tan difícil como la de ellos’. No nos sentimos… autorizados para reconocer nuestro duelo porque pensamos que el duelo solo es real o válido si alguien muere”, apuntó Lott.

Pero las pérdidas pequeñas también son reales y válidas, y hacer el duelo forma parte del cuidado de nosotros mismos.

“Porque cuando no lo respetamos, surge de otras maneras: en nuestros cuerpos, en nuestro bienestar, físico, emocional y espiritual”, dijo Lott.

Puedes reconocer cualquier privilegio que tienes al enfrentar esta crisis y al mismo tiempo respetar el duelo, añadió.

¿Cómo sobrevivir al aislamiento domiciliario? 2:03

La restauración y el agradecimiento son parte del duelo

Tener conciencia de nuestra tristeza es importante, mientras al mismo tiempo conservamos tanta gratitud o alegría como podamos, señaló Lott.

“Es realmente importante para nosotros tener conciencia de la pérdida mientras la atravesamos, pero también es clave estar presente en la restauración, en el avance, en encontrar el significado de nuestra vida, en permitir que los momentos de alegría lleguen para liberar algo de la angustia”, indicó Lott.

El llanto y los gritos son expresiones saludables de duelo, aseguran los terapeutas. Y el baile y el canto también pueden ser expresiones de la restauración de la emoción.

El humor es una estrategia innata para salir adelante, señaló Lott, como hemos visto en los memes, y en los divertidísimos y creativos videos, mensajes y entrevistas acerca del confinamiento que circulan por internet.

Los consejos de un astronauta para la cuarentena 2:29

Y luego están los esfuerzos que hacemos para descansar y centrarnos, ya sea a través del sueño, el ejercicio, la meditación o un proyecto personal que nos apasione.

Cuida de ti mismo

El autocuidado también es parte del proceso de restauración involucrado en el duelo, pero no tiene por qué parecer una lista de logros.

“Sabes, la gente me ha dicho que han comprado juegos de pesas y que se van a poner en forma de verdad mientras están en casa y luego… no levantan las pesas que han comprado porque no se dan cuenta de que el duelo es agotador”, dijo Kessler.

“Descubrir cómo sobrevivir es agotador. Pensando ’Oh, Dios mío, ahí está el cartero, déjame retroceder dos metros. No quiero que se enferme, tampoco quiero que me enferme’. Eso es agotador”, insistió.

Un elemento importante para cuidar de ti mismo es establecer límites.

Poder decir “hoy no es el día” cuando alguien se acerca a ti con algo que no puedes manejar en ese momento, sostuvo Lott, señalando que las mujeres a menudo luchan con los sentimientos de que cuidar de sí mismas es de alguna manera egoísta.

No lo es.

La conexión es esencial y a veces agotadora

Conectarse con los seres queridos es esencial, pero requiere esfuerzo.

Aunque todavía podemos hablar con nuestros seres queridos por teléfono o por Zoom y WhatsApp, el consuelo de los abrazos y el contacto físico está descartado en muchas de nuestras relaciones más cercanas, lo que nos priva de la hormona oxitocina que nos ayuda a sentirnos tranquilos y queridos.

Pero la conexión virtual es mucho mejor que nada.

“Conecta, conecta, conecta, conecta tanto como puedas”, afirmó Lott, pero vigila de cerca cualquier tendencia a estar más presente para otras personas que para ti mismo.

Kosminsky reconoce que el acercamiento a los demás puede sentirse como un obstáculo cuando tenemos esa sensación de derrota que ella y los demás han experimentado durante este período.

Por eso, recomienda hacer una pequeña lista de personas que realmente te importan y programar llamadas con ellas.

“No esperes hasta que tengas ganas de llamar a tu amigo, o a tu madre, o a tu hermana, porque si eres una de esas personas que nunca parecen tener ganas de hacerlo, ese sentimiento no se va a disipar”, sostuvo. Y señaló que marcar tu ritmo va a ser clave para hacer frente a esta crisis a largo plazo.

La guía de la Dra. Azaret para el autoaislamiento 1:53

Reconocer los momentos significativos también ayuda a equilibrar los sentimientos de pérdida.

“Vivo en una calle donde sólo conocía los nombres de un par de vecinos. Ahora estamos todos en una cadena de mensajes. Allí preguntamos, ‘Oh, ¿el anciano del final de la calle necesita algo en la tienda?’ Eso es significativo”, relató. Kessler.

No olvides la compasión

Ser productivo es difícil cuando estamos en medio de un duelo, y las cosas que nos nutren -el auto-cuidado – pueden sentirse intimidantes.

“Si piensas en alguien que está atravesando un duelo, ¿alguna vez decimos, ‘Wow, cuando vivía el duelo seguro que ella comía bien, seguro que dormía bien, era muy productiva?’ No es así como se ve el duelo”, explicó Kessler.

Asegúrate que las actividades que te traen paz y los momentos de felicidad están el centro del cuidado de ti mismo”.

“Lo que sea que te traiga alegría. A mí me encantan los rompecabezas, así que estoy haciendo más de esos”, dijo Lott.

Ten compasión de ti mismo. Reconoce que vivimos en tiempos anormales, y no te critiques por sentir dolor, ya sea si la pérdida implique una muerte o no.

“El cuidado de uno mismo es siempre nuestro objetivo, pero sabes que se trata de progreso, no de perfección”, apuntó Kessler.

“Y nos medimos por objetivos en tiempos normales. ’Oh, compré las pesas, ¿por qué no las estoy usando? Oh, no tengo que levantarme por la mañana, ¿por qué no estoy durmiendo lo suficiente?’”.

Eso sería porque estás en medio de una pandemia, respondió.

“Deja que esas palabras entren: Estás en medio de una pandemia”.

Es estresante e inexplorado. Sé amable contigo mismo.