CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

La segunda pandemia que espera a los socorristas después de covid-19

Por Samantha K. Smith

Nota del editor: Samantha K. Smith es una escritora que vive en Nueva York. Su trabajo se puede encontrar en The New York Times, Granta Magazine, Slate, The Washington Post y en otros lugares. Síguela en Twitter: @ samanthakristia. Las opiniones expresadas en este comentario son exclusivamente suyas. Ver más artículos de opinión sobre CNNe.com/opinion

(CNN) — A medida que el número de muertes diarias disminuyó por primera vez en Nueva York el 5 de abril, muchos de nosotros nos preparamos para que termine la tormenta y esperamos que nuestras vidas se reanuden fuera de nuestros hogares. El alivio no es solo que la amenaza puede estar llegando a su punto máximo, o que podemos dejar de desinfectar nuestros alimentos, sino que nuestros seres queridos que trabajan en la primera línea de este desastre estarán fuera de peligro. Soy hija de un socorrista del 11 de septiembre; sé que a medida que el miedo disminuye, otra batalla recién comienza.

Los trabajadores de la salud corren un mayor riesgo de contraer el nuevo coronavirus. En Nueva York, según un informe de Business Insider, muchos médicos con síntomas no están siendo evaluados, pero se les pide que se queden en casa solo siete días antes de reanudar el trabajo. En algunos casos donde un médico da positivo pero permanece asintomático, se les ha pedido que continúen trabajando porque nuestros hospitales ya tienen poco personal y operan a su máxima capacidad. Cuando el resto del país se muda y se reconstruye, una nueva amenaza de trastorno de estrés postraumático se enfrenta a los socorristas y a sus familias, que podría ponerse peor durante años.

Mi padre fue sargento en la Unidad de Servicios de Emergencia de la policía de Nueva York durante los casi nueve meses que pasó en la Zona Cero. Lo que comenzó como una misión de rescate en busca de sobrevivientes rápidamente se convirtió en una de recuperación de restos humanos. A los 14 años de edad, me fue difícil entender lo que hacía allí todavía en febrero de 2002. Apenas lo vimos en mi primer año de secundaria. Regresó a casa, se quitó el traje Carhartt cubierto de polvo del World Trade Center, lo arrojó por las escaleras del sótano para lavarse y durmió unas horas antes de despertarse para otro turno. Cuando le pregunté qué estaba buscando en la Zona Cero, simplemente dijo: «Pulgares».

Las personas que trabajan en el sistema de atención médica ahora también sufren traumas y les preocupa que puedan infectarse. Algunos duermen en sus garajes, en habitaciones de hotel con compañeros de trabajo, o envían a sus hijos o padres a vivir a otro lugar para reducir su exposición al virus.

Casi 20 años separan esta pandemia de los ataques del 11 de septiembre en Nueva York. Al momento de escribir este artículo, el número total de casos positivos de covid-19 en el estado de Nueva York representaba el 10,5% de los de todo el mundo. Una vez más, somos un epicentro de trauma y muerte con otro 8,7% de las muertes de la pandemia solo en nuestro estado.

Todas las noches, abrimos nuestras ventanas y nos paramos en los porches para animar y alabar a nuestros héroes que responden, tal como están, sacrificando su propio bienestar y seguridad para ayudar a otros. Al igual que mi padre y otros socorristas en la Zona Cero, esperamos que los médicos y enfermeras realicen su trabajo sin el Equipo de Protección Personal (EPP) adecuado. Le dijeron a mi padre que no necesitaba una máscara adecuada porque el aire era seguro para respirar.

Y las similitudes no terminan ahí.

Aplaudir desde nuestros balcones para nuestros héroes no es suficiente. Aunque útiles, tampoco lo son las comidas, las donaciones o los paquetes de estímulo. Lo sé íntimamente ya que muchos de los viejos compañeros de trabajo de mi padre mueren cada año como resultado directo de su exposición en la Zona Cero. Solo pregúntele a John Feal, un socorrista del 11 de septiembre, que ha estado en el Congreso en numerosas ocasiones presionando para obtener cobertura financiera para los socorristas que mueren de cáncer a causa de la Zona Cero. Es posible que las familias de los socorristas no pierdan a su ser querido por el virus, pero de lo que no se dan cuenta, como no lo hicimos nosotros, es que podrían perder partes de ellos por su trabajo.

Celebramos a nuestros héroes, pero rápidamente esperamos que reanuden sus vidas normales después de atravesar una crisis nacional. Mi padre dejó una zona de guerra en el corazón de nuestra ciudad y regresó a casa con su familia y su trabajo en la policía de Nueva York en la Unidad de Servicios de Emergencia. Estaba crónicamente exhausto, enojado, hipervigilante, con un inhalador y necesitaba desesperadamente más apoyo del que podíamos brindarle. Ocho años después del 11 de septiembre, mis padres terminaron su matrimonio de 25 años.

Se espera que los hombres y mujeres que trabajan en hospitales, ambulancias y que tratan a pacientes con covid-19 también reanuden sus trabajos, reingresen al sitio de sus momentos profesionales más traumáticos, donde pacientes jóvenes y viejos, sin un solo miembro de la familia a su lado, mueren por insuficiencia respiratoria aguda. Las llamadas telefónicas interminables que hicieron a las familias por la muerte de su ser querido les quitarán el sueño mucho después de que una vacuna neutralice nuestro miedo colectivo. Como sociedad, cuando termine la amenaza inmediata, aún esperaremos que los socorristas continúen salvando a las personas que entran por las puertas de la sala de emergencias. ¿Pero quién cuidará de ellos o de sus familias cuando termine la pandemia? Si hemos aprendido algo en las últimas semanas, nuestra economía es tan exitosa como la salud de las personas que trabajan para mantenerla.

En los meses que siguen a esta tragedia, tendremos que estar atentos a los signos de trastorno de estrés postraumático en las personas en primera línea. Mi padre no tuvo que ver a un consejero de salud mental después. Para muchos policías como él, el estigma dentro del departamento le impidió buscar ayuda durante años. Si te encuentras cara a cara con un ser querido que ha cambiado por su trabajo este último mes, tómalo como una señal para movilizarte. Debemos apoyar a nuestros héroes al tener sistemas en su lugar, asegurándoles un acceso asequible y listo para la consejería de salud mental, el tratamiento de drogas y alcohol, y el tiempo adecuado que necesitarán para sanar. Si queremos que los respondedores continúen sus trabajos esenciales y los hagan bien, debemos darles nuestros elogios de maneras tangibles y prácticas.

En «60 Minutes» de CBS el domingo, el Dr. Yuval Neria, director de trauma y trastorno de estrés postraumático del Instituto de Psiquiatría del Estado de Nueva York, advirtió sobre una posible «segunda pandemia«, una relacionada con la salud mental. Después del 11 de septiembre, aproximadamente del uno al cinco por ciento de los neoyorquinos desarrollaron PSTD, según Neria. Ahora, piense en todas las personas que conoce que trabajan en labores esenciales fuera de sus hogares en la lucha contra esta enfermedad en este momento. Con nuestro país enfrentando una grave recesión, es poco probable que haya un presupuesto reservado para su salud después.

En las últimas noches en la Zona Cero, los socorristas fueron perseguidos por el sonido de las alarmas del Sistema de Alerta de Seguridad Personal (PASS), un dispositivo utilizado para alertar a otros de que un bombero está inmóvil y necesita ayuda. Para esta generación de socorristas, pueden ser las llamadas de código azul, lo que indica que el corazón de un paciente se ha detenido, o sus gritos amortiguados por la familia en sus momentos finales. Realmente podemos agradecer a nuestros héroes solo si no los olvidamos en sus próximas horas de necesidad.