CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

OPINIÓN | Es vergonzoso cuántos trabajadores de la salud están muriendo por covid-19

Por Kent Sepkowitz

Nota del editor: Kent Sepkowitz es analista médico de CNN y experto en control de infecciones en el Centro de Cáncer Memorial Sloan Kettering en la ciudad de Nueva York. Las opiniones expresadas aquí son las del autor. Ver más artículos de opinión sobre CNNe.com/opinion.

(CNN) — Cuando era un médico joven en la década de 1980, me preocupaba por varios trabajadores de la salud que habían contraído infección por el VIH después de una exposición laboral: un pinchazo de aguja, un corte, un accidente de laboratorio. Entonces no había un tratamiento efectivo disponible, pero los vería todos los meses y hablaríamos sobre las últimas «curas» que saldrían en las noticias. Probamos algunas y cuando la zidovudina, el primer medicamento aprobado, estuvo ampliamente disponible, también lo intentamos. Pero cada persona murió, más temprano que tarde.

Su trágica situación también ha repetido en los últimos años.

Por ejemplo, el 21% de todos los casos de SARS en el brote de 2002-3, incluidas muchas muertes, ocurrieron en trabajadores de la salud. Durante el brote de ébola 2014-5, más de 500 trabajadores de la salud murieron después de adquirir la infección ocupacionalmente. Esto se tradujo en una pérdida del 8% de toda la fuerza laboral de médicos, enfermeras y parteras de Liberia, uno de los países más afectados.

Un informe de los Centros para el Control de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés) acaba de agregar el covid-19 a esta sombría lista en un artículo titulado «Características del personal de atención médica con covid-19 – Estados Unidos, del 12 de febrero al 9 de abril de 2020″.

Aunque faltan muchos datos o están incompletos, los números básicos son los siguientes: 9.282 trabajadores de la salud de Estados Unidos han sido diagnosticados con el nuevo virus hasta el 2 de abril. Del subconjunto con información utilizable, 723 fueron hospitalizados, incluidos 184 en las UCI. 27 han muerto con infección por covid-19.

Debido a que este informe probablemente recibirá una gran cantidad de escrutinio, los CDC expusieron las muchas limitaciones de los datos. Se esperaría que la mayoría de las limitaciones den como resultado un subregistro sustancial de casos adquiridos ocupacionalmente (algo que discuto más adelante).

Sin embargo, un problema evidente seguramente ha inflado la apariencia de riesgo ocupacional a primera vista. Específicamente, los datos se extrajeron de formularios estandarizados que incluían una pregunta sobre la ocupación. Sin embargo, no se hizo ningún intento sistemático para determinar si la infección en un trabajador de la salud era de una exposición relacionada con el trabajo versus una comunidad o hogar en una persona que casualmente era un trabajador de la salud.

Para examinar el posible impacto de esta incertidumbre, los CDC analizaron 1.423 de los trabajadores infectados (16% del total) para quienes, por cualquier razón, se hizo la asignación; en este pequeño grupo, la exposición probable fue ocupacional en el 55% y en el hogar o la comunidad el 40%.

Como se mencionó, las otras limitaciones importantes del estudio probablemente sirvieron para subestimar el número de casos ocupacionales. Para empezar, solo el 16% de los 315.531 casos de covid-19 informados a los CDC a través del formulario estandarizado tenían alguna información (sí o no) sobre el estado del trabajador de la salud.

Este vacío se mitiga un poco con la información de 12 estados con números de casos bajos pero datos muy completos: en estos, los trabajadores de la salud representaron 1.689 (11%) de 15.194 casos reportados; si estas proporciones se aplicaran ampliamente, y se ejecutara la división ocupacional versus comunidad del 55% / 40% estimada anteriormente, esto significaría que más del 5% de todos los casos de covid-19 reportados en todo el país han ocurrido en trabajadores de la salud que adquirieron la infección después de la exposición ocupacional.

Además, el resultado clínico estuvo disponible para solo 7.694 (83%) de los 9.282 casos originales reportados, lo que significa que las 27 muertes probablemente sean un conteo bajo.

Estas limitaciones podrían criticarse a los CDC por reportar información potencialmente contenciosa sobre la seguridad de los trabajadores de la salud durante la pandemia de covid-19. Sin embargo, los CDC también comprenden la importancia de esta información, a pesar de sus fallas, todas ellas explícitamente expuestas, al informar el debate sobre cómo el país puede manejar la pandemia de manera segura en los próximos meses.

No importa el número real de trabajadores de la salud que desarrollan enfermedades graves o mueren por exposición ocupacional, son demasiados.

Los rostros cansados y asustados de enfermeras, médicos, terapeutas respiratorios, personal de servicios ambientales y otros, algunos con bolsas de basura de plástico por protección, otros con máscaras caseras, son bien conocidos por cualquiera que haya visto cómo se desarrolla la pandemia.

Al caracterizar la experiencia en el agregado impersonal, los CDC han demostrado las brutales consecuencias de la inepta preparación de la nación a la pandemia, el impacto de la escasez de máscaras y otros equipos de protección personal y la continua falta de pruebas de diagnóstico disponibles, precisas y rápidas.

Este informe de los CDC debería avergonzar a los formuladores de políticas y agregar urgencia al ritmo de nuestra respuesta. Es importante darse cuenta de que la escasez y la mala planificación que han llevado a estos casos no son cosa del pasado; más bien, el vacilar, la especulación y la búsqueda de culpables continúan exponiendo a todos los trabajadores de infraestructura críticos a riesgos evitables en este momento, hoy.

Esto nunca puede ser aceptable: una sociedad que no protege la vida de sus ciudadanos ha fallado en su responsabilidad más fundamental.