CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Asia le dio a Occidente tiempo y advertencias para prepararse contra el coronavirus. ¿Por qué no los aprovechó?

Por James Griffiths

Hong Kong (CNN) — A principios de año, zonas del este de Asia eran un lugar un tanto aterrador.

El coronavirus se extendía rápidamente por China continental y sus vecinos, con casos reportados en Corea del Sur, Hong Kong, Japón y más allá. Los gobiernos occidentales comenzaron a evacuar a los ciudadanos de Wuhan, donde se detectó el virus por primera vez, y muchos ciudadanos extranjeros comenzaron a huir de la región y se refugiaron en sus países de origen.

Ahora esa situación se ha revertido casi por completo: con la notable excepción de Japón y Singapur, los gobiernos de Asia oriental han informado una caída constante en nuevos casos y están comenzando gradualmente a relajar las medidas de bloqueo. A medida que la situación se ha vuelto cada vez más grave en Occidente, Asia ahora se siente como uno de los lugares más seguros del mundo.

Parte de eso se debe simplemente al tiempo: Asia ha estado lidiando con el coronavirus desde fines del año pasado, por lo que los gobiernos han tenido más tiempo para responder y las oleadas de infecciones han aumentado y disminuido. Europa y EE. UU. se encuentran en las primeras etapas de sus brotes y se puede esperar que los números también disminuyan allí, en las próximas semanas y meses.

Pero esta explicación no tiene en cuenta un hecho: Occidente no tuvo que pasar por los mismos ciclos que Asia, donde los gobiernos y los sistemas de salud pública tuvieron poca advertencia del virus y se apresuraron a comprenderlo mientras reaccionaban a los brotes.

Si bien se ha prestado considerable atención a la respuesta inicial de China al virus, en particular su minimización y aparente encubrimiento de información clave en las primeras semanas de la pandemia, la ira está creciendo en muchos países por la falta de respuesta de otros gobiernos cuando la situación era clara.

LEE: Trump establecerá pautas de reapertura de EE.UU. a pesar de las deficiencias en las pruebas

El Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE. UU., confirmó el domingo que los llamamientos para implementar medidas de distanciamiento social que salvan vidas enfrentaron «mucho rechazo» temprano en el brote de EE. UU. y dijo que el país está buscando responder más efectivamente al virus en caso de que resurja en el otoño.

La semana pasada, el científico jefe de la Unión Europea renunció por la respuesta del bloque al virus, mientras que en el Reino Unido, donde el primer ministro Boris Johnson dejó el hospital después de haber sido infectado con coronavirus, hay un escándalo creciente por la falta de equipo de protección para los trabajadores médicos en primera línea.

En Asia, existe una creciente sensación de asombro de que el mucho tiempo de preparación que tuvieron muchos países en otros lugares no se utilizara mejor. Este es particularmente el caso en China, donde los medios respaldados por el Estado han estado impulsando una narrativa de que la respuesta del país al virus salvó al mundo de una pandemia mucho peor, y que los sacrificios realizados por el pueblo chino fueron derrochados por el mal manejo de los gobiernos. en occidente.

Muchos de esos gobiernos han querido culpar del virus a Beijing, pero aunque los encubrimientos iniciales y la falta de transparencia retrasaron indudablemente la respuesta internacional, a más tardar en febrero, mucho de lo que sabemos sobre el virus, incluido su gravedad y capacidad de propagarse rápidamente era ampliamente conocido y, sin embargo, los países todavía fallaron o se negaron a actuar.

LEE: Cronología del coronavirus: así comenzó y se extendió el virus que tiene en alerta al mundo

Problema de alguien más

Si bien es fácil olvidar ahora que el coronavirus ha estallado en una pandemia global, al principio, lo peor del brote parecía estar contenido en China, con la mayoría de las muertes en Wuhan, al menos en parte por el abrumado sistema de salud de la ciudad.

Brotes esporádicos más allá de China continental no vieron los mismos niveles de muertes que en Wuhan. Y no hubo el tipo de propagación rápida dentro de China que luego llegó a Europa y Estados Unidos.

«Creo que la moneda no había caído y que realmente iba a seguir extendiéndose», dijo Benjamin Cowling, profesor de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Hong Kong. «En Hong Kong, recogimos todos estos casos, y luego verificamos sus contactos, y no parecía ser tan contagioso. Había una opinión de que tal vez fuera de China las infecciones no se propagarían tan fácilmente».

Cowling agregó que «solo fue aproximadamente un mes después, particularmente cuando el norte de Italia tuvo este aumento en los casos, que de repente se reconoció que podría haber mucha transmisión bajo el radar».

Los casos en Italia comenzaron a explotar a fines de febrero, cuando el país se apresuró a bloquear primero Lombardía y luego gran parte del norte de Italia, superando a China en la cantidad de muertes como resultado del virus a principios de marzo.

Pero si bien las autoridades y los expertos se sorprendieron por la rapidez con que se propagó el virus, varios expertos coincidieron en que también había una sensación general de complacencia entre los gobiernos de Occidente de que el brote era un problema de China o de Asia, y no necesariamente se comportaría de la misma manera dentro de sus fronteras.

«A menudo existe la sensación en los países de que podrían verse afectados de una manera diferente porque su comunidad tiene una estructura diferente… o que el clima cálido lo mantendrá alejado, o su comunidad está más dispersa», dijo Cowling. «Pero creo que lo que estamos descubriendo es que covid-19 está afectando a todas partes del mundo».

Nadia Abuelezam, epidemióloga y profesora asistente de la Escuela de Enfermería Connell de Boston College, dijo que «a pesar de que varios científicos advirtieron a los líderes (de Estados Unidos) que podría ocurrir una epidemia de esta escala, se hizo poco para prepararse».

Ella atribuyó esto, en parte, a la falta de fondos del sistema de salud de EE. UU., pero en términos más generales «todavía hay una gran cantidad de estigma y xenofobia en la sociedad que los funcionarios de salud pública y otros miembros de la sociedad están tratando de combatir».

«Desafortunadamente, este estigma ha causado una respuesta lenta y ha resultado en una gran cantidad de muertes e infecciones en todo el mundo», agregó.

LEE: Italia quiere transformar el sufrimiento en ventaja con un tratamiento experimental para covid-19

Fracaso en actuar

A pesar de toda la culpa puesta en China por no actuar al principio de la pandemia, los funcionarios allí no sabían a qué se enfrentaban.

En comparación, los funcionarios en Europa y EE. UU. sabían exactamente a qué se enfrentaban una vez que el brote llegó a sus fronteras, pero a menudo tardaron en reaccionar, perdiendo el tiempo a medida que el virus se propagaba por Asia e ignorando las lecciones aprendidas por otros países.

Mucho de lo que sabemos sobre el coronavirus –que es altamente contagioso y se propaga de persona a persona, que tiene una tasa de mortalidad relativamente alta, particularmente para ciertas poblaciones, y que una de las mejores formas de contenerlo es a través de la aplicación forzada de distanciamiento social– se supo a principios de febrero.

A pesar de esto, los gobiernos occidentales, particularmente Estados Unidos y el Reino Unido, fueron asombrosamente lentos para actuar.

En Estados Unidos, las pautas de distanciamiento social en todo el país no se pusieron en práctica sino hasta el 16 de marzo: el primer caso del país se registró el 15 de enero y los primeros signos de «propagación comunitaria» se detectaron a fines de febrero. El Reino Unido también se demoró en tomar medidas concertadas, solo instituyendo bloqueos y órdenes de quedarse en casa a fines de marzo, dos meses después de que se registrara su primer caso.

Ambos países también han tenido dificultades para evaluar a suficientes personas, con EE. UU. sufriendo demoras debido a la publicación de una prueba defectuosa que tuvo que ser corregida, y el Reino Unido aún está rezagado con respecto a muchos de sus vecinos europeos, lo que llevó a algunos a enviar kits por correo.

LEE: Destacados científicos tienen malas noticias para la Casa Blanca sobre las pruebas de anticuerpos contra el coronavirus

No tenía por qué ser así: ya el 21 de enero, cuando incluso las autoridades de Beijing estaban intensificando los esfuerzos nacionales contra el virus, a través del estrecho de Taiwán, sus contrapartes en Taipei estaban introduciendo nuevas restricciones a los viajeros procedentes de China continental. Continuarían implementando nuevas medidas en las semanas siguientes, que han logrado contener la propagación del virus en la isla.

Esto no se puede atribuir a la falta de información por parte del Reino Unido y Estados Unidos. Taiwán no es miembro de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y se ha quejado públicamente de la falta de intercambio de datos como resultado de esto (un cargo que la organización niega). Sin embargo, fue capaz de instituir una respuesta de clase mundial basada en la información disponible públicamente.

Nueva Zelandia, otro gobierno que ha sido elogiado por su manejo de la pandemia, también fue más rápido al introducir restricciones y pruebas generalizadas que Washington o Londres.

«Tenemos el mismo acceso al mismo conocimiento que ustedes: el mundo entero lo ha visto venir, es como un tsunami de movimiento lento, no ha cambiado sus características en absoluto, y el virus es muy estable», le dijo a CNN la semana pasada el profesor Michael Baker, quien ayudó a asesorar al gobierno de Nueva Zelandia sobre su respuesta.

Tampoco todos los países occidentales han sido tan lentos en responder como el Reino Unido y Estados Unidos. Alemania ha sido elogiada por su respuesta: mantener un bajo número de muertes a pesar de la creciente cifra de infecciones, gracias en parte a un sistema de salud universal bien financiado y pruebas generalizadas que permiten a las personas recibir tratamiento o aislarse según sea necesario.

LEE: Las mujeres que lideran varios países están haciendo un trabajo desproporcionadamente excelente para manejar la pandemia de coronavirus. Entonces, ¿por qué no hay más de ellas?

La última guerra

Es un cliché que los ejércitos fracasan cuando intentan pelear la última guerra en la próxima, pero las respuestas a las crisis están igualmente moldeadas por la experiencia pasada, independientemente de cuánto intentemos mirar más allá de ellas.

Desde el primer momento, la pandemia actual fue vista como una repetición del SARS, desde su aparición en China, hasta el aparente intento de ese gobierno de encubrir, y cómo se extendió por Asia. Los dos virus están relacionados y tienen síntomas similares, pero el nuevo coronavirus ha superado durante mucho tiempo al SARS en términos de número y propagación de muertes.

Sin embargo, la incapacidad de mirar más allá del SARS puede haber dado forma a las respuestas de manera positiva y negativa. En el este de Asia, que se vio gravemente afectado por el brote de 2003, puso a los gobiernos y al público en una mayor guardia, y la gente actuó más rápido para usar mascarillas y distanciarse socialmente.

Taiwán fue duramente afectado por el SARS, y su respuesta rápida a la pandemia actual fue dirigida por el Centro Nacional de Comando de Salud (NHCC), un organismo coordinador de alto nivel establecido en 2004.

Pero aunque el SARS puede haber llevado a una acción más rápida en parte del mundo, el brote de 2003 puede haber llevado a funcionarios de otros lugares a adoptar el enfoque opuesto.

«Hubiera esperado una respuesta más rápida considerando que hemos lidiado con el SARS y el MERS y otras amenazas recientes para la salud», dijo Henry F. Raymond, profesor asociado y epidemiólogo de la Escuela de Salud Pública de Rutgers, sobre el manejo del coronavirus en Estados Unidos. «Pero con base en las mismas experiencias en las que esos brotes fueron de movimiento relativamente lento y en su mayoría contenidos rápidamente, pueden haber contribuido a una mayor complacencia de la que se justifica».

Esa complacencia, combinada con los llamamientos para preservar la economía a toda costa, parece haber causado que algunos funcionarios se negasen a ver lo que les estaba mirando a la cara, o que los asesores científicos cada vez más desesperados les gritaran en sus oídos.

MIRA: Fauci aclara su respuesta sobre salvar más vidas de haber adoptado medidas más temprano en EE.UU.

Incluso en Hong Kong, Cowling dijo que no podía creer que este virus iba a ser mucho peor que lo que habíamos visto anteriormente.

«Científicamente, sabía que se estaba extendiendo. Pero aún no lo sabía, no sabía cómo decirlo», dijo. «Recuerdo claramente que escribí un artículo en el que cambié la palabra ‘pandemia’ a algo así como ‘epidemia global’ porque sentí que nadie me creería si decía que iba a ser una pandemia».