CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
China

La economía de China se contrajo por primera vez en décadas. Todavía podría crecer este año

Por Laura He

Hong Kong (CNN Business) — La pandemia de coronavirus ha arrastrado a la economía de China a su peor trimestre en décadas, y el camino hacia la recuperación probablemente será largo. Pero el país aún puede experimentar cierto crecimiento este año, a diferencia de las potencias occidentales.

La segunda economía más grande del mundo se contrajo un 6,8% en el primer trimestre de 2020 en comparación con el año anterior, según estadísticas gubernamentales publicadas el viernes. Eso es un poco peor de lo que esperaban los analistas encuestados por Reuters, y asciende a unos 693.000 millones de yuanes (US$ 98.000 millones) en pérdida de producción.

Si bien se esperaba una contracción, se considera un evento histórico para China. La caída es la peor en un solo trimestre que China ha registrado desde que comenzó a publicar esas cifras en 1992. También es la primera vez que el país informa una contracción económica desde 1976, cuando la muerte del líder del Partido Comunista, Mao Zedong, puso fin a una tumultuosa década de crisis social y económica. La economía se redujo 1,6% ese año.

Los tres principales motores de crecimiento de China: el gasto de los consumidores, las exportaciones y la inversión en activos fijos, todos se vieron afectados a medida que grandes zonas del país fueron cerradas a fines de enero y principios de febrero para contener la propagación del virus. El gasto minorista cayó un 19% el trimestre pasado, mientras que las exportaciones cayeron más del 13%. La inversión en activos fijos disminuyó 16%.

Un barómetro para el mundo

El informe económico trimestral del país es en cierto modo un barómetro para Estados Unidos y Europa, que comenzó a sentir el impacto total de la pandemia a medida que la situación en China comenzaba a mejorar. Si bien Beijing se enfrentó a críticas por su supuesta falta de transparencia al principio de la pandemia, el país ha estado informando un número cada vez menor de infecciones de transmisión local. Y a principios de este mes se levantó un bloqueo en Wuhan, la zona cero de la pandemia.

Aún así, China está lejos de volver a la normalidad. Todavía hay restricciones vigentes para muchas ciudades, incluso aquellas que han salido del encierro. Y los datos económicos de marzo, si bien una mejora durante los primeros dos meses del año, sugieren que la recuperación es tentativa. La producción industrial y las exportaciones, por ejemplo, se mantuvieron débiles ya que el resto del mundo enfrenta la interrupción causada por el virus.

«Los datos de marzo se suman a signos más amplios de que la economía de China ha pasado lo peor», escribió Julian Evans-Pritchard, economista de China para Capital Economics, en una nota de investigación. Sin embargo, agregó que China aún puede no estar reconociendo completamente el alcance de la recesión.

El mercado laboral de China sigue mostrando signos de tensión. La tasa de desempleo, que rastrea las cifras de desempleo solo en áreas urbanas, saltó al 5,9% en marzo, mejor que el récord de febrero del 6,2%, aunque peor que el 5,2% que China registró en diciembre. Eso significa que 3,6 millones más de personas estaban sin trabajo en marzo en comparación con el final del año pasado, según un cálculo de CNN Business utilizando datos del gobierno.

«China camina hacia una recuperación prolongada», agregó Evans-Pritchard.

El desempleo como una prioridad principal

La tasa de desempleo del país es de particular preocupación para las autoridades estatales.

Si bien la métrica a menudo ha sido criticada como demasiado estable (los datos oficiales apenas han aumentado más del 4% y el 5% en los últimos años), los mensajes de Beijing antes del golpe del coronavirus mostraron cuán preocupados estaban los funcionarios de que la desaceleración económica existente afectaría los empleos. El hecho de que China haya reconocido un desempleo récord durante la pandemia sugiere que el país sabe que tiene un problema en sus manos.

«La estabilidad en el empleo podría convertirse en la principal prioridad política para este año», dijo Chaoping Zhu, estratega de mercado global de JP Morgan Asset Management.

Las pérdidas de empleo causadas por el coronavirus también han pesado en el gasto del consumidor, otro problema para un país que ya estaba lidiando con el enfriamiento de la demanda interna. El ingreso per cápita disminuyó casi 4% en el primer trimestre en comparación con el año pasado. Eso condujo a una caída del 12,5% en el gasto del consumidor, según los datos del gobierno del viernes.

Zhu dijo que esos descensos podrían empujar a las autoridades a considerar medidas adicionales para aliviar el dolor económico del país, incluyendo más recortes de tasas destinados a hacer que sea más barato para las pequeñas empresas pedir dinero prestado y mantenerse a flote. (China ya ha gastado miles de millones para apoyar su economía inyectando dinero en proyectos de infraestructura para crear empleos y reduciendo los impuestos a las pequeñas empresas).

A pesar de la contracción, China aún podría crecer este año

Incluso cuando China se tambalea por el choque, el país podría todavía terminar el año con una economía en crecimiento.

El Fondo Monetario Internacional, a principios de esta semana, predijo que la economía de China crecerá un 1,2% en 2020 antes de saltar un 9,2% el próximo año, lo que la convierte en la de mejor desempeño entre las principales economías.

Ese crecimiento anual podría venir incluso cuando gran parte del resto del mundo se contraiga. El FMI espera que la economía global se contraiga en un 3% este año, a medida que cae en su peor recesión desde la Gran Depresión en la década de 1930.

Sin embargo, los funcionarios chinos parecen desconfiar de hacer predicciones. Si bien Beijing estableció un objetivo anual de PIB todos los años desde 1985, aún no lo ha hecho para 2020. Al preguntarle si el gobierno aún podría establecer uno este año, Mao Shengyong, portavoz de la Oficina Nacional de Estadística de China, dijo el viernes que no estaba seguro.

Aun así, las autoridades chinas se mostraron optimistas el viernes sobre las perspectivas del país, señalando específicamente el pronóstico reciente del FMI. Si las predicciones del FMI se hacen realidad, China tendrá un crecimiento promedio del 5% en los próximos dos años, dijo Mao.

«El coronavirus ha causado pérdidas económicas en China y la actividad ha sido suprimida», dijo. «[Pero] puede desatarse el año que viene».

Los analistas también esperan una recuperación más rápida en China que en otros lugares, lo que refuerza su posición en la economía mundial y continúa cerrando la brecha con Occidente en términos de ingresos y PIB por persona.

«Se recuperará más rápido que las economías occidentales para alcanzar una mayor participación de la economía global», dijo Sebastien Galy, estratega macro de Nordea Investment.