CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Corea del Norte

Corea del Norte

EE.UU. monitorea información de inteligencia que sugiere que el líder de Corea del Norte está en riesgo tras una cirugía

Por Jim Sciutto, Joshua Berlinger, Kylie Atwood, Zachary Cohen

(CNN) — Estados Unidos monitorea información de inteligencia que sugiere que el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, está en grave peligro después de someterse a una cirugía previa, según un funcionario estadounidense con conocimiento directo de la situación.

Una segunda fuente familiarizada con la información de inteligencia le dijo a CNN que Estados Unidos ha estado monitoreando de cerca los informes sobre la salud de Kim.

Kim recientemente se perdió la celebración del cumpleaños de su abuelo el 15 de abril, lo que generó especulaciones sobre su bienestar. Lo habían visto cuatro días antes en una reunión del gobierno.

LEE: Lo que debes saber sobre Kim Jong Un

Otro funcionario estadounidense le dijo a CNN el lunes que las preocupaciones sobre la salud de Kim son creíbles, pero la gravedad es difícil de evaluar.

Daily NK, un periódico en línea con sede en Corea del Sur que se enfoca en Corea del Norte, informa que a Kim se le practicó un procedimiento del sistema cardiovascular el 12 de abril.

A Kim se le practicó el procedimiento debido a “tabaquismo excesivo, obesidad y exceso de trabajo”, según al sitio de noticias, y ahora está recibiendo tratamiento en una villa en el condado de Hyangsan siguiendo el procedimiento.

Después de evaluar que la condición de Kim había mejorado, la mayor parte del equipo médico que lo atendió regresó a Pyongyang el 19 de abril y solo una parte de ellos permaneció para supervisar su recuperación, según el sitio de noticias. CNN no puede confirmar de forma independiente el informe.

Una fuente surcoreana dijo a CNN el lunes que los principales líderes del país están muy al tanto de los informes sobre el estado de salud de Kim, pero no pueden verificar de forma independiente los detalles publicados por Daily NK. La fuente reconoció que los problemas de Kim relacionados con el peso y el tabaquismo son bien conocidos, pero dejó en claro que esperan más información.

La Casa Azul Presidencial de Corea del Sur dijo en un comunicado proporcionado a periodistas que no tienen nada que confirmar sobre los informes sobre la salud de Kim y que no se han detectado “señales inusuales” dentro de Corea del Norte.

El Ministerio de Unificación de Corea del Sur y el Ministerio de Defensa han dado un “sin comentarios”.

El Consejo de Seguridad Nacional y la Oficina del Director de Inteligencia Nacional de Estados Unidos declinaron hacer comentarios cuando CNN los contactó el lunes. CNN también se ha comunicado con la CIA y el Departamento de Estado para obtener comentarios.

Mientras tanto, funcionarios estadounidenses se han acercado a expertos norcoreanos, particularmente a aquellos que han estudiado el régimen de Kim, para hablar sobre la planificación de contingencias, dijo a CNN una tercera fuente familiarizada con las comunicaciones.

Aún así, la situación sigue siendo turbia ya que reunir información de inteligencia de Corea del Norte es notoriamente difícil, uno de los objetivos más desafiantes para la inteligencia de Estados Unidos.

Corea del Norte controla estrictamente cualquier información que rodea a su líder, a quien se trata casi como una deidad dentro del país. Sus ausencias en los medios estatales oficiales a menudo provocan especulaciones y rumores sobre su salud. Corea del Norte no tiene prensa libre y, a menudo, es un agujero negro en lo que respecta al liderazgo del país. Los analistas dependen en gran medida de escanear reportes de medios estatales y mirar videos de propaganda en busca de alguna pista.

Kim apareció por última vez en los medios estatales de Corea del Norte el 11 de abril. El 15 de abril, la fiesta más importante de Corea del Norte, el aniversario del nacimiento del padre fundador del país, Kim Il Sung, vino y se fue sin ninguna mención oficial de Kim Jong Un.

Los expertos no están seguros de qué pensar tras la ausencia de Kim de las festividades para su abuelo. Cuando los líderes de Corea del Norte no se han presentado a estas celebraciones importantes en el pasado, ha sido presagio de grandes desarrollos. Pero también ha resultado ser nada.

“Ha habido una serie de rumores recientes sobre la salud de Kim (tabaquismo, corazón y cerebro). Si Kim es hospitalizado, explicaría por qué no estuvo presente en las importantes celebraciones del 15 de abril”, dijo Bruce Klingner, investigador en la Fundación Heritage y exjefe adjunto de la división de la CIA para Corea del Norte. “Pero, a lo largo de los años, ha habido una serie de rumores de salud falsos sobre Kim Jong-un o su padre. Tendremos que esperar y ver”.

La ausencia de Kim Jong Il de un desfile que celebraba el 60 aniversario de Corea del Norte en 2008 fue seguida por rumores de que tenía mala salud. Más tarde se reveló que tenía un derrame cerebral, después de lo cual su salud continuó disminuyendo hasta su muerte en 2011.

Kim Jong Un desapareció del ojo público durante más de un mes en 2014, lo que también provocó especulaciones sobre su salud. Regresó luciendo un bastón, y días después, la inteligencia de Corea del Sur dijo que le habían quitado un quiste del tobillo.

“Es fácil equivocarse en esto”, dijo John Delury, profesor de relaciones internacionales en la Universidad de Yonsei en Seúl.

Aún así, con las preocupaciones sobre el aumento de la salud de Kim, el estado de las relaciones entre Estados Unidos y Corea del Sur preocupa a los funcionarios estadounidenses, según informan fuentes a CNN.

El lunes, el presidente Donald Trump dijo que los dos países tienen una “gran relación”, pero agregó que quiere que paguen más por la presencia de Estados Unidos en el país. Los dos países han incumplido múltiples plazos para esas negociaciones. Y ahora las negociaciones en persona se ven obstaculizadas debido a la pandemia de coronavirus.

Esta historia se ha actualizado con informes adicionales.

Betsy Klein, Alex Marquardt y Vivian Salama de CNN contribuyeron a esta historia.