CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Las restricciones de Internet durante la pandemia de covid-19 pueden ser fatales

Por Puja Changoiwala

Nota del editor: Puja Changoiwala es una galardonada periodista y autora que vive en Mumbai. Escribe sobre las intersecciones de género, crimen, justicia social, derechos humanos y tecnología en la India. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Ver más opiniones en CNNee/Opinion.

(CNN) — Con el nuevo coronavirus que limita a miles de millones de personas a permanecer en sus hogares, el uso de Internet en todo ha visto un fuerte aumento. El distanciamiento social ha pedido nuevas formas de conectarse con amigos y familiares, principalmente a través de videochat. Los servicios de transmisión como Netflix han reportado máximos históricos en el tráfico de visualización, y más pacientes y profesionales de la medicina están recurriendo a la telemedicina para hacer las consultas. Sin embargo, en algunas partes del mundo, los ciudadanos se ven obligados a luchar contra la pandemia sin Internet, ni entretenimiento y, lo que es más importante, su depósito de información vital de salud.

«Ya hay mucho miedo y aprensión sobre el coronavirus. El acceso restringido a la información solo aumenta el pánico», me dijo Murcyleen Peerzada, una mujer de Cachemira. «El contenido de precaución, incluso las advertencias del gobierno, son inaccesibles».

Cachemira, en el norte de la India, se ha visto envuelta en una revuelta armada de tres décadas contra el gobierno indio. El 4 de agosto de 2019, India despojó a la región de su estado semiautónomo, deteniendo a sus principales políticos, imponiendo órdenes contra los movimientos locales y suspendiendo sus servicios de banda ancha e internet.

Aunque los servicios de Internet se restauraron parcialmente el 5 de marzo, el alivio llegó con condiciones: la velocidad de conexión se restringió a las redes 2G y solo están disponibles en los servicios móviles facturados. Las restricciones permanecen activas incluso durante la crisis mundial de covid-19, a pesar de la condena internacional y los llamados a la restauración de servicios completos de organizaciones como Amnistía Internacional y Human Rights Watch (HRW).

Pero Cachemira no es la única. Actualmente, existen restricciones de red en línea en los campamentos de refugiados rohingya de Bangladesh como una «medida de seguridad», nueve municipios de los estados de Rakhine y Chin en Myanmar por una revuelta armada en curso contra el estado, y la región de Oromia de Etiopía, donde el acceso ha sido restringido desde enero debido a las operaciones militares en curso contra las fuerzas rebeldes.

Tales cierres y restricciones intencionales no solo violan múltiples derechos, sino que «pueden ser mortales durante una crisis de salud como la pandemia de covid-19», dijo el grupo de derechos con sede en Nueva York, Human Rights Watch, en una declaración reciente.

Entonces, ¿cuán «mortales» pueden ser las restricciones de Internet durante esta pandemia?

En primer lugar, a través de un apagón de información, las restricciones de Internet amenazan la salud pública al impedir el acceso a información oportuna y precisa sobre la pandemia mundial de covid-19, y las pautas de mejores prácticas como refugio en el lugar, distanciamiento social y lavado de manos para abordarlo. Estas limitaciones también mitigan la capacidad de las personas para evaluar el riesgo y prepararse mejor.

Los temores de una «catástrofe del coronavirus rohingya» están repletos en medio del apagón de Internet en Bangladesh, que ha dejado al grupo de refugiados vulnerables «aislado del mundo exterior», según un artículo en The Diplomat.

En segundo lugar, las restricciones de Internet sirven como obstáculos importantes para que los trabajadores humanitarios y los profesionales de la salud accedan a literatura médica creíble sobre el nuevo patógeno. En Cachemira, por ejemplo, muchos médicos han expresado su descontento por la baja velocidad de Internet. «Esto es muy frustrante», escribió un médico de Cachemira, Iqbal Saleem, en Twitter, «Intentando descargar las pautas para el manejo de cuidados intensivos según lo propuesto por los médicos en Inglaterra … 24Mbs y una hora … Todavía no puedo hacerlo…».

The New York Times: Pandemia cambió uso de internet en EE.UU. 2:55

Con el coronavirus, médicos y científicos están lidiando con una nueva enfermedad. Requieren información actualizada sobre ensayos médicos e investigaciones en todo el mundo para dar forma a su respuesta a la crisis. No tener una conexión a Internet solo paraliza este acceso.

La pandemia de coronavirus ha forzado el cierre masivo de escuelas, afectando al 91% de la población estudiantil del mundo y llevando a una cultura de aprendizaje virtual. Sin embargo, la educación en línea no es una opción en regiones sin acceso a la red en línea. Trabajar desde casa también es casi imposible.

La Cámara de Comercio e Industria de Cachemira, una organización local sin fines de lucro de empresas y compañías, estimó que el reciente bloqueo de comunicaciones de siete meses en la región costó más de US$ 2.400 millones y provocó la pérdida de casi 500.000 empleos. Los políticos en Cachemira han alertado sobre cómo las continuas restricciones durante la pandemia de covid-19 están contribuyendo al colapso económico.

Las prohibiciones de Internet no solo son una represión de los derechos humanos, sino que también resultan desastrosas para la economía. Según los datos publicados en enero por la firma de investigación de internet Top10VPN, con sede en el Reino Unido, las restricciones a Internet en todo el mundo le costaron a la economía global US$ 8.000 millones en 2019, un aumento del 235% entre 2015 y 2016, y el mayor número de bloqueos reportados. Estos incluyeron 122 bloqueos importantes en 21 países, y no explicaron los más de 90 apagones más pequeños y otras restricciones locales y parciales.

Samuel Woodhams, coautor del informe y líder de derechos digitales en Top10VPN, me dijo que aunque los gobiernos han estado citando problemas de seguridad para continuar con las restricciones durante la pandemia, tales intentos de evitar el libre flujo de información en línea son «innecesarios, desproporcionado y poco probable para reducir la violencia o el conflicto».

«También con frecuencia lastiman a los más vulnerables, exacerbando las tensiones y desigualdades sociales», dijo Woodhams. «Restringir el acceso a Internet durante estos tiempos sin precedentes ahoga el libre flujo de información vital sobre la salud y la libertad de expresión de los ciudadanos».

Human Rights Watch le ha pedido a cuatro países —India, Myanmar, Etiopía y Bangladesh— que mitiguen el riesgo de covid-19 para millones de sus ciudadanos y restablezcan el acceso completo a los servicios de inmediato. «Durante esta crisis de salud global, los cierres perjudican directamente la salud y la vida de las personas, y socavan los esfuerzos para controlar la pandemia», observó recientemente la entidad.

Queda por ver lo que deciden los gobiernos, pero si la historia reciente es una evidencia, las poblaciones afectadas permanecerán confinadas en el agujero negro digital y sus vidas estarán en riesgo.