CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Opinión | Mi abuela sobrevivió al Holocausto. 75 años después, el coronavirus despierta sus temores de incertidumbre y soledad

Por Haley Draznin

Nota del editor: Haley Draznin es una reportera y productora nominada al Emmy de CNN. Trabaja en el programa diario CNN Newsroom y lanzó la serie de CNN Business «Boss Files«. Síguela en Twitter e Instagram @haleydraz. Las opiniones expresadas en este comentario son exclusivamente suyas. Ver más artículos de opinión en CNNe.com/opinion

(CNN) — Antes de que subieran a mi abuela en un tren y la llevaran a Auschwitz, estaba sola en un departamento vacío, cuando era una adolescente en la Polonia ocupada por los nazis después de ver a su familia reducida por enfermedades y persecución. Hoy, casi 80 años después, se encuentra sola nuevamente en un departamento, incapaz de irse por miedo a exponerse al virus covid-19.

Su nombre es Genia Draznin. Pero la llamo Bubbe, la palabra yiddish para abuela. A los 97 años, es ingeniosa con sentido del humor. Ella es como una polaca Zsa Zsa Gábor. Su piel de porcelana y cabello rubio complementan su personalidad social y coqueta. Incluso después de vivir en Estados Unidos por más de 65 años, habla con un fuerte acento.

Bubbe es fuerte como el acero. No te dejará parar de la mesa a menos que tu plato esté limpio, y siempre te recordará si tienes un kilo o dos más de sobrepeso. Le encanta hablar y no te deja hablar por ella, así que a menudo me encuentro gritando en mi teléfono solo para que pueda escucharme.

Todos los días ella sintoniza para ver las noticias y puede contarte los principales titulares. Entonces, entiende lo que está sucediendo en este momento, reconoce el estado de emergencia en todo el mundo y está asustada.

publicidad

«Quiero vivir mientras mi mente funcione, pero no sé qué va a pasar con el virus», me dijo en una de nuestras llamadas telefónicas diarias.

La orden de confinamiento es más que simplemente bloquear su puerta de la propagación del covid-19. Pero ha despertado sus temores de incertidumbre y soledad de hace décadas, emociones que rara vez ha sentido desde que era una niña durante ese período oscuro.

«Me siento muy aislada», se queja. «No veo gente en absoluto. No puedo bajar las escaleras. No lo sé, a veces siento que será mi fin».

Han pasado 75 años desde la liberación de Auschwitz, el campo de concentración nazi más grande, y el Holocausto terminó. El 20 de abril, el calendario judío marca Yom HaShoah, el Día del Recuerdo del Holocausto, un día en que el mundo hace una pausa para recordar a los 6 millones de judíos que murieron y los millones más que vivieron.

Nunca olvides. Es responsabilidad de los hijos, nietos y bisnietos mantener vivos sus recuerdos. Y eso es lo que estoy obligada a hacer.

Recordamos el Holocausto debido a nuestra esperanza de que el mundo nunca atraviese una oscuridad tan profunda como esa.

Por supuesto, las vidas que llevamos ahora debido a las pautas de distanciamiento social no son nada en comparación con lo que la gente pasó en el Holocausto, pero el aislamiento causado por la crisis de salud puede tener graves consecuencias emocionales. La falta de unión a la que nos vemos obligados a adherirnos ciertamente se siente, especialmente durante el reciente Séder de la Pascua.

«No he salido del apartamento en unas cuatro o cinco semanas», me dijo Bubbe. «Estoy presionando e intentando que Dios me dé otro año o algo así».

Piden recordar el Holocausto ante resurgimiento del antisemitismo en Europa 4:59

Al crecer como nieta de sobrevivientes del Holocausto, me veo obligado a escuchar atentamente y compartir sus historias.

«Tengo pesadillas casi todas las noches. Veo a mi madre y mi hermana», dijo. «Pero me despierto y la vida continúa. Cuando escucho tu voz, me siento mucho mejor».

Hay alrededor de 400.000 sobrevivientes del Holocausto aún vivos, con 85.000 viviendo en Estados Unidos, según la Conferencia sobre Reclamaciones de Materiales Judíos contra Alemania.

Para los sobrevivientes de Auschwitz como mi Bubbe, la cantidad de sobrevivientes es menor a 2.000.

Los sobrevivientes del Holocausto se encuentran entre los más vulnerables al coronavirus. Muchos sufrieron enfermedades, desnutrición, salud mental y otras privaciones en su juventud, factores que continúan afectándolos hoy.

«Me caí hace unas semanas y nunca volveré a ser la misma. Estaba pensando en ir al médico o hacer algo, pero creo que tendré más dolor si salgo del departamento a causa del virus», dijo. yo.

Se están invirtiendo millones de dólares en agencias de servicios sociales en todo el mundo que brindan ayuda a los sobrevivientes del Holocausto. La semana pasada, la Conferencia sobre Reclamaciones de Material Judío contra Alemania anunció US$ 4,3 millones en fondos iniciales, «que se pueden aumentar según sea necesario, estarán disponibles para muchos de los beneficiarios de la Conferencia de Reclamaciones en todo el mundo que ya brindan servicios que salvan vidas a 120.000 sobrevivientes del Holocaustos».

Cada semana mi Bubbe recibe comida de la Federación Judía.

«Mis comidas son simples. Un poco de carne, algo de pollo, cereales, algunas naranjas, una docena de huevos y leche», me dijo. «Lo suficiente como para evitar que no pase hambre».

El dolor psicológico del Holocausto todavía la persigue. Entonces, como ahora, hay miedo a lo desconocido.

«Tengo miedo de ir a un hospital si no me siento bien porque nunca saldré», dijo.

Supervivencia renovada

Nació Genia Dichterman y creció en Lodz, Polonia, al suroeste de Varsovia, que fue considerada la segunda ciudad más grande del país de Europa del Este antes de la Segunda Guerra Mundial. Su adolescencia se vio obligada a ingresar al gueto de Lodz, donde vivía en un departamento lleno de gente con sus padres, hermanos, hermana y sobrina.

Ella tuvo varios trabajos en los años del gueto. Trabajó en una fábrica de cuerdas haciendo zapatos de paja para soldados alemanes y recuerda cómo sus manos se pondrían rojas y resecas por la fabricación. También trabajó en una granja cercana dentro del gueto. Me dijo que ese trabajo la mantenía hambrienta durante una era de desnutrición, ya que comía las papas y los guisantes que recogía en el campo.

Al año de vivir en el gueto, su hermana y su sobrina se enfermaron de tifus y murieron poco después.

Sus dos hermanos pudieron escapar del gueto y se les prometió refugio, pero después de la guerra se enteró de que fueron engañados, traicionados y asesinados cuando la familia de un conocido reveló su identidad judía a los nazis. Su padre fue atraído a un trabajo de guerra fuera del gueto, pero nunca regresó. En lugar de un trabajo que pensó que podría obtener, probablemente fue en un transporte temprano a los campos de concentración y rápidamente asesinado.

Sin su padre y sus hermanos, y la muerte de su hermana y su sobrina, mi abuela y su madre estaban colgadas de un hilo. Su madre aceptó una media hogaza de pan y una taza de azúcar que le dieron para que abandonara el gueto para «trabajar» el 7 de julio de 1944. Ese día está registrado con su nombre en una lista de transporte a un campo de concentración.

Con casi 20 años, mi Bubbe se encontró sola en un departamento vacío.

La vida de Bubbe en Auschwitz: 1944 – 1945

Poco después de la desaparición de su madre, el gueto de Lodz fue completamente liquidado, y a mi abuela la subieron a un tren y la llevaron a Auschwitz. Fue considerada digna de mano de obra y enviada a un subcampo de Buchenwald, un campo de concentración alemán, donde luego llevada a trabajos forzados.

Su trabajo consistía en transportar municiones en los meses más fríos del invierno. Tuvo que usar una carretilla para llevar explosivos pesados y bombas a la estación de tren, que estaba a más de cinco kilómetros de distancia. Muchas niñas murieron y resultaron heridas mientras realizaban este trabajo cuando explotaron las municiones. Bubbe recuerda que con demasiada frecuencia fue la última en conseguir sopa y nunca quedó nada después de su largo, frío y duro día de esclavitud.

Cuando se acercaba el final de la guerra, los nazis reunieron a los judíos restantes en vagones de carga, esperando que las incursiones de bombas estadounidenses y aliadas los acabaran. Mi abuela fue rescatada por una persona desconocida y fue salvada mientras estaba inconsciente. Se despertó y se encontró en una casa abandonada con abundante comida, y durante un par de días recuperó la conciencia.

Ella le había hecho una firme promesa a su padre de que, después de la guerra, si alguien sobrevivía, regresaría de inmediato a Lodz. Con este mensaje, estaba decidida a ver a su familia nuevamente.

Sola, mi abuela pasó muchas semanas traicioneras y peligrosas viajando, a menudo a pie, los 400 kilómetros de fuera de Berlín a Lodz.

Dolorosamente, no había nadie para saludar a mi Bubbe cuando ella regresó a su casa en Lodz. Ella se enteró de que estaba sola en el mundo, la única sobreviviente de su familia.

Su historia de supervivencia del Holocausto es un testimonio de su fuerza, resistencia e independencia. Y esos rasgos nuevamente, a los 97 años, le permitirán perseverar a través de la pandemia de coronavirus.

Su esperanza, como la de todos nosotros, es que estas condiciones «bélicas» lleguen a su fin pronto, y ella pueda regresar con su familia, que esta vez todos la estarán esperando.

«Cariño, te quiero mucho. Gracias por llamarme. Te veré pronto», dice mientras cuelga el teléfono.