CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

¿Podría Michelle Obama ser candidata a vicepresidenta?

Por análisis de Chris Cillizza

(CNN) – En la noche de este lunes, Joe Biden provocó una pequeña noticia sobre la búsqueda de su vicepresidente, mientras estaba en una entrevista con el principal especialista en política de Pittsburgh.

“La aceptaría de inmediato”, le dijo Biden a Jon Delano sobre la ex primera dama Michelle Obama. “Ella es brillante. Conoce el camino. Es una mujer muy buena. Los Obama son grandes amigos”, agregó el exvicepresidente.

Lo que, bueno, ¡está bien!

Ahora, la verdad del asunto es que Biden mencionando que le encantaría tener a Michelle Obama en su candidatura es como si yo dijera que elegiría a Steph Curry si estuviera reclutando un equipo de baloncesto. Es un poco obvio.

Biden ha prometido que escogerá a una mujer como su vicepresidenta y la ex primera dama es, bueno, una de las mujeres –y personas– más populares entre los demócratas e independientes del país.

Michelle Obama fue la mujer más admirada en Estados Unidos en 2018 y 2019, según Gallup. Su libro de memorias, Becoming, vendió más de 10 millones de copias. Fundó un grupo no partidista con el objetivo de aumentar el registro de votantes, el cual fue noticia la semana pasada cuando ella respaldó la legislación demócrata para la votación anticipada y el voto por correo en medio de la crisis del coronavirus.

En resumen: no existe una sola persona en Estados Unidos que Biden pueda elegir como su vicepresidente que vaya a aumentar más sus posibilidades de victoria que Michelle Obama. Punto.

Ahora, la verdadera pregunta cuando se trata de Michelle Obama no es si ella ayudaría a Biden, sino si realmente estaría dispuesta a ser elegida para el cargo de vicepresidenta. Y todas las señales, aún, sugieren que la respuesta es un rotundo “no”.

En Becoming, Obama lo escribió sin rodeos: “Lo diré directamente aquí: no tengo intención de presentarme como candidata, nunca”. El año pasado, durante una entrevista con Conan O’Brien para su podcast, Obama nuevamente descartó la posibilidad de lanzarse a la presidencia (o a cualquier otro cargo): explicó que su tiempo en la Casa Blanca le había hecho imposible volver a ser anónima y vivir una vida “normal”.

Entonces añadió:

“No sé, a pesar de lo mucho que me gustaría esta en una posición de liderazgo… ¿y saber de alguna manera lo que sientes? Porque no puedes experimentar la vida detrás de una ventana polarizada en un automóvil”.

“Entonces sacrificamos eso, y no es una queja, pero si voy a ser una líder tengo que estar allí. Tengo que poder estar allí escuchando las verdades de las personas, y realmente ser capaz de ver su dolor sin que se filtre a través del velo de mí”.

Las personas cercanas a los Obama están igualmente escépticas de que un cargo público esté alguna vez en el futuro de la ex primera dama.

“Creo que tengo tantas posibilidades de bailar en el Ballet Bolshoi en 2020 como ella de postularse a un cargo”, le dijo señaló el exestratega jefe de Obama, David Axelrod, a Politico sobre Michelle Obama en 2018. Cerca de ese mismo momento, la vieja amiga y asesora de Obama Valerie Jarrett le dijo a Alisyn Camerota de CNN: “Déjame ser muy clara. Eso nunca sucederá. Ella ha comprometido su vida al servicio público. Y va a usar su increíble plataforma para ser una fuerza para el bien, pero no en política”.

Demonios, Biden lo admitió en la noche del lunes. Cuando decía que le encantaría tener a Michelle Obama en el boleto, agregó: “No creo que ella tenga ningún deseo de vivir cerca de la Casa Blanca de nuevo”.

Ahora. Esto es política. Entonces, cuando las personas dicen que no están interesadas en lanzarse a un cargo, siempre hay alguna razón para ser un poco escépticos. Después de todo, Barack Obama negó rotundamente cualquier interés en postularse a la presidencia en 2008, y ya sabemos cómo resultó eso.

Pero aquí está la diferencia: Barack Obama ya trabajaba activamente en política. Había estado en el parlamento estatal. Se había lanzado para el Congreso. Había sido elegido para el Senado de Estados Unidos. Él era, y es, un político. Michelle Obama nunca ha elegido ser candidata a nada. Ella nunca ha sido política. Entonces, cuando dice que no está interesada en serlo, probablemente deberías confiar en ella.

Michelle Obama comienza gira de libro con Oprah 0:31

Dicho todo esto, es imposible descartar totalmente la posibilidad de que Michelle Obama acepte ser candidata vicepresidencial. ¿Por qué? Porque si Biden ya le preguntó y le dijo que si su respuesta era afirmativa tendrían una posibilidad mucho mayor de terminar con el tiempo de Trump como presidente, es teóricamente posible que ella se deje persuadir por ese argumento.

Si bien ninguno de los dos Obama ha expresado públicamente que critica a Trump, Michelle Obama le dijo a Gayle King de CBS en 2019 que “lo que me entristece es lo que le está haciendo al país en su conjunto. Lo que debemos tener muy en cuenta es qué tipo de país estamos dejando para nuestros hijos o nietos”.

¿Creo que una apelación al patriotismo y a hacer lo correcto por el país podría influir en que Michelle Obama reconsidere su rechazo desde hace mucho tiempo a siquiera pensar en postularse para un cargo? Es técnicamente posible. Pero las probabilidades son cercanas a que a Axelrod y a mí nos pidan bailar para el Ballet Bolshoi.