CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Opinión | Millones de personas que nunca contraerán la enfermedad sentirán la devastación médica de covid-19

Por Dr. Andrew Chang, Dra. Michele Barry

Nota del editor: El Dr. Andrew Chang es médico cardiólogo del Centro Médico de la Universidad de Stanford. La Dra. Michele Barry es la directora del Centro de Innovación en Salud Global de la Universidad de Stanford. Las opiniones expresadas aquí son de ellos. Lee más opiniones en CNNe.com/opinion

(CNN) — En nuestro momento actual de distanciamiento social y triaje médico necesario, millones de estadounidenses están sin tratamiento médico, tanto preventivo como electivo. Aquellos con enfermedades crónicas preexistentes y no diagnosticadas en todo el país no recibirán atención, y algunos morirán, por falta de atención y tratamiento debido a covid-19. Muchos de ellos nunca habrán sido infectados o no mostrarán síntomas del virus, pero sus enfermedades olvidadas deben tenerse en cuenta al hacer un balance de su devastadora carga en nuestra sociedad.

Más de 800.000 estadounidenses sufren un ataque cardíaco cada año, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), lo que equivale a aproximadamente un caso cada 40 segundos. Sin embargo, como señaló recientemente el Dr. Harlan Krumholz en The New York Times, los médicos en Europa y Estados Unidos han estado preguntando: «¿Para dónde se han ido todos los ataques cardíacos?». Si bien los casos de covid-19 han aumentado en todo el mundo, los médicos en Italia y España informan reducciones de 40 a 70% en las admisiones de ataques cardíacos importantes, mientras que los cardiólogos en Boston, Seattle, Minneapolis y Cincinnati también se han sorprendido por la disminución del 40% en presentación de pacientes con ataques cardíacos graves en sus hospitales.

Aunque es muy temprano para sacar conclusiones definitivas sobre estos números hasta que se disponga de datos más completos, existe una inquietud general en torno a la comunidad de cardiología acerca de esta caída. Por un lado, los optimistas han postulado que las personas pueden descansar más, fumar menos, enfrentar menos partículas con menos contaminación y evitar situaciones estresantes debido a las políticas de distanciamiento social, lo que lleva a menos ataques cardíacos reales. Otros, sin embargo, temen que lo que realmente está sucediendo es que algunos pacientes cardíacos, temerosos de estar expuestos al coronavirus, pueden estar evitando hospitales, minimizando sus síntomas y quedarse en casa.

De hecho, The Economist ha informado que la provincia de Bérgamo en Italia ha tabulado 2.420 muertes más el mes pasado que en marzo de 2019, pero menos de la mitad de estas muertes adicionales se enumeraron como debidas a la infección por covid-19. Uno no puede evitar preguntarse cuántas de estas víctimas fueron aquellos que no buscaron atención por enfermedades no relacionadas con el coronavirus y murieron en su refugio.

Es lógico pensar que algunos de los totales de mortalidad que atribuimos a covid-19 en realidad pueden ser una subestimación de la verdadera magnitud de la crisis.

Evitar los entornos de atención médica no es un problema exclusivo de los pacientes con enfermedades cardíacas. Para los aproximadamente medio millón de estadounidenses que reciben diálisis quincenal por insuficiencia renal (según el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales), o los 650.000 que los CDC estiman están recibiendo quimioterapia para el cáncer, el confinamiento no es una opción. Requieren estas terapias que salvan vidas en centros especiales de infusión o unidades de diálisis para una supervivencia continua. Sin embargo, algunos de estos pacientes pueden optar por posponer o evitar el tratamiento por completo para evitar contraer covid-19 en estas instalaciones de otras personas enfermas.

Los problemas a nivel del sistema de salud también contribuyen a la miseria de las personas que viven con enfermedades crónicas. Los recién diagnosticados con cáncer pueden sufrir la doble ansiedad de su nuevo diagnóstico mortal mientras experimentan retrasos en el inicio de la quimioterapia, la radioterapia y la cirugía curativa. Para aquellos cuyos cánceres se han extendido demasiado y ya no responden a la quimioterapia, los ensayos experimentales con medicamentos son su única esperanza para prolongar la vida. Debido al covid-19, estos ensayos clínicos, que eran su única oportunidad para un milagro, se posponen o cancelan indefinidamente.

Síntomas de coronavirus: ¿cuándo acudir al hospital? 1:58

Además, el temor a contraer covid-19 de los entornos de atención médica ha llevado a una reducción importante en las donaciones de sangre en todo el país. Esto tiene implicaciones de largo alcance más allá de los pacientes con cáncer o trastornos hematológicos que requieren transfusiones de sangre regulares para apoyar sus recuentos sanguíneos. Esto también significa que hay muchos menos glóbulos rojos, plaquetas y productos de plasma que salvan vidas disponibles para pacientes quirúrgicos y víctimas de traumatismos, que pueden requerir transfusiones en el departamento de emergencias o en la sala de operaciones.

Incluso la búsqueda de tratamientos provisionales de covid-19 está generando nuevos riesgos para quienes padecen enfermedades crónicas. La hidroxicloroquina, promovida prematuramente por el presidente como un posible avance antiviral, tiene un efecto secundario bien conocido de aumentar los ritmos cardíacos irregulares mortales. Además, el medicamento, que aún no se ha demostrado que sea eficaz en el tratamiento del coronavirus, es un medicamento importante para el tratamiento de trastornos autoinmunes como el lupus. Los pacientes con enfermedades autoinmunes que han dependido de la hidroxicloroquina durante años para controlar sus afecciones potencialmente mortales ahora corren el riesgo de encontrarse sin el medicamento, ya que se está redirigiendo al esfuerzo del coronavirus.

Los pacientes psiquiátricos, muchos de los cuales padecen adicción a las drogas y el alcohol y la falta de vivienda, también son un grupo particularmente vulnerable en esta pandemia. El aislamiento social puede conducir a comportamientos peligrosos de automedicación como el abuso excesivo de alcohol, tabaco y drogas. Las víctimas de violencia doméstica, atrapadas en sus hogares con sus abusadores, están reportando incidentes a tasas más altas. Ominosamente, la investigación ha demostrado asociaciones entre recesiones económicas, amenazadas por esta epidemia, y aumentos sustanciales de suicidios.

Disminuye ingreso a hospitales por covid-19 en Nueva York 2:47

Para los proveedores de atención médica que esperan que estos efectos duren solo durante la pandemia, los informes emergentes sugieren que los efectos de la crisis de covid-19 se seguirán sintiendo durante años después del control del virus. Los pacientes con ataque cardíaco, si no se tratan de manera oportuna, pueden desarrollar insuficiencia cardíaca crónica debilitante. Los psiquiatras y los terapeutas se están preparando para la ola de traumas de salud mental sufridos por los socorristas y los proveedores de atención médica de primera línea, muchos de los cuales habrán tenido que ver a pacientes jóvenes sanos y sus colegas sucumbir a la enfermedad. Entre los que se libraron de la infección por coronavirus, la actividad física reducida debido al acceso limitado a gimnasios y equipos de ejercicio (combinado con cambios en la dieta a opciones de alimentos poco saludables para ahorrar dinero) puede conducir a la obesidad y otras alteraciones metabólicas, que pueden manifestarse como futuros ataques cardíacos, derrames cerebrales y complicaciones diabéticas

Cuando esta pandemia disminuya, estos casos de discapacidad y muerte por enfermedad crónica probablemente no se contarán entre las víctimas de covid-19, ya que la mayoría de ellos nunca habrá contraído el virus. Sin embargo, no hay duda de que la crisis contribuyó de alguna manera a su sufrimiento. Para determinar realmente la magnitud de este desastre, es fundamental que los investigadores y los médicos de la salud dediquen atención y financiación ahora al estudio de estos casos enterrados a medida que lleguen los datos, incorporando su costo en el recuento final de la epidemia.

Además, la comunidad médica debe estar preparada para un posible aumento de las complicaciones de enfermedades crónicas no covid-19 en las semanas y meses venideros cuando la amenaza inmediata de infección por coronavirus disminuya. Solo preparándonos para esta avalancha de víctimas colaterales evitaremos ser arrastrados por la segunda ola silenciosa de enfermedades no transmisibles de la pandemia.