CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Animales

Murciélagos recién descubiertos están relacionados con aquellos vinculados al coronavirus

Por Ashley Strickland

(CNN) — Cuatro especies nuevas de murciélagos africanos nariz de hoja fueron descubiertas recientemente, y están relacionadas con los murciélagos de herradura, los cuales a su vez han sido conocidos como el animal huésped del nuevo coronavirus.

Cuatro nuevas especies de murciélagos nariz de hoja acaban de ser descubiertas.

Las nuevas especies de murciélagos se presentaron en un estudio publicado el miércoles una edición especial de la revista ZooKeys, centrado en la pandemia.

Identificar especies individuales de murciélagos y comprender más sobre estos animales resulta crucial para proporcionar una base de información relacionada con la propagación de enfermedades como el covid-19.

Conocer más sobre los murciélagos –tanto los beneficios que ofrecen como la forma en que portan y transmiten enfermedades a los humanos– resulta clave para protegerlos a ellos y a los humanos, explicaron los investigadores. Aunque en este momento se está prestando mucha atención a los murciélagos como portadores de enfermedades, estos animales también polinizan los cultivos, dispersan las semillas y comen insectos como los mosquitos.

Descubren murciélagos relacionados con el coronavirus 0:30

Pero los murciélagos continúan siendo en gran parte un misterio para nosotros. Los investigadores estiman que solo hemos identificado el 25% de todas las especies de murciélagos en los últimos 15 años. Son difíciles de localizar y estudiar, por lo que carecemos de información sobre dónde viven, cómo evolucionaron y su verdadero papel en el mundo que los rodea.

Los murciélagos son pequeños, nocturnos y utilizan olores y sonidos de alta frecuencia para identificar sus especies a los otros murciélagos», indicó en un correo electrónico Bruce Patterson, autor principal del estudio y curador de mamíferos de la Fundación MacArthur en el Museo Field de Historia Natural de Chicago. “Como nosotros somos grandes, diurnos, dependientes de la visión (y de los sonidos de baja frecuencia), no podemos leer sus señales con mucha precisión. La verdadera diversidad de los murciélagos realmente se ha conocido en los últimos 25 años con las secuencias de ADN y la tecnología de grabación ultrasónica que nos ayuda a reconocer las señales que utilizan los murciélagos”, explicó.

De hecho, las nuevas especies de murciélagos se descubrieron en gran medida con base en especímenes de museos que se recolectaron en África durante las últimas décadas.

Los murciélagos nariz de hoja viven en Asia, África, Australia y Nueva Zelandia, pero las especies en África no se han estudiado tanto porque las áreas donde están son inaccesibles. Estos animales obtienen su nombre por los colgajos de piel únicos en sus narices que actúan como un radar para ayudarlos a atrapar insectos y orientar sus señales a los demás.

Los colgajos de piel explican el nombre de los murciélagos nariz de hoja.

Los investigadores utilizaron el ADN para estudiar los especímenes de murciélagos nariz de hoja del museo y se dieron cuenta de que, si bien algunos de ellos parecían muy similares a las especies conocidas, eran genéticamente diferentes.

“Lo más sorprendente para mí sobre este estudio fue que no pudimos encontrar mucho apoyo genético acerca de especies reconocidas desde hace mucho tiempo, y encontramos diferencias agudas dentro de lo que se había considerado una sola especie”, reveló Patterson.

Prepararse para posibles vectores de virus

La nueva especie aún no tiene nombre. Y los investigadores quieren seguir su trabajo buscando patrones en su anatomía, las llamadas de ecolocación y los parásitos que portan.

¿Debe China prohibir el comercio de animales silvestres? 1:57

“Ninguno de estos murciélagos nariz de hoja es portador de alguna enfermedad que resulte problemática hoy en día, pero no sabemos si ese siempre será el caso. Y ni siquiera sabemos la cantidad de especies que existen”, advirtió en un comunicado Terry Demos, coautor del estudio e investigador postdoctoral en el laboratorio de Patterson.

“Los murciélagos de nariz de hoja portan varios coronavirus –aunque no son la cepa que está afectando a los humanos en este momento–, pero ciertamente esta no es la última vez que un virus se transmitirá de un mamífero salvaje a los humanos. Si tenemos un mejor conocimiento de lo que son estos murciélagos, estaremos mejor preparados si eso sucede”, añadió.

Patterson estuvo de acuerdo. “Con el covid-19 tenemos un virus que está fuera de control en la población humana», dijo. “Se originó en un murciélago herradura en China. Hay 25 o 30 especies de murciélagos herradura en China, y nadie puede determinar cuál de todas estuvo involucrado. Nos debemos a nosotros mismos conocer más sobre ellos y sus familiares”.

Otros virus y enfermedades contraídos por los humanos han sido asociados con murciélagos. Es posible que estos animales porten virus debido a su naturaleza social y no por ser imanes de virus sucios.

“Todos los organismos tienen virus. Las rosas en tu jardín tienen virus”, dijo Patterson. “Nos preocupamos por los virus en lo que respecta a la gripe y las pandemias, pero los virus hacen parte de la naturaleza y han estado tanto tiempo como nosotros. Y muchos virus son inofensivos. Como [los murciélagos] se amontonan juntos y se cuidan unos a otros, no toma mucho tiempo para que un patógeno pase de un extremo de la colonia al otro”, añadió.

Los murciélagos también pueden volar, lo que los hace increíblemente fuertes y probablemente lleva a que sean portadores de enfermedades en lugar de terminar enfermándose. Los murciélagos tienen un alto metabolismo, ADN autoreparador y sistemas inmunológicos sanos.

Estos murciélagos nariz de hoja viven en una mina de oro abandonada en el oeste de Kenya.

“Volar es la forma más energética de moverse. Si le quitas la piel a un murciélago, se parece al Súper Ratón, apenas tienen agallas, son todos hombros y músculos del pecho. Son atletas increíbles”, detalló Patterson.

El factor humano

Los humanos entran en contacto con los murciélagos destruyendo sus hábitats, cazándolos y comiendo su carne. El consumo de carne de murciélago ocurre en Asia, África y las islas del Pacífico (es decir, Oceanía), indicó Patterson.

“A menos que trates de buscar murciélagos, ya sea para hostigarlos o matarlos, es muy, muy poco probable que te infecten”, apuntó Demos.

El guano de murciélago, o sus excrementos, es considerado un excelente fertilizante, por lo que se extrae de las cuevas. Patterson dijo que esto puede alterar a los millones de murciélagos en una sola colonia de cueva.

La sopa de murciélago y el coronavirus 1:51

Los murciélagos también pueden ingerir pesticidas y toxinas ambientales cuando comen cientos de insectos cada noche. Y la gente “responde a los miedos virales” atacando deliberadamente los hábitats de los murciélagos, agregó Patterson.

Dañar a los murciélagos no frenará la enfermedad, pero sí afectará una mejor comprensión de ellos.

“Estos murciélagos tienen un lugar en la naturaleza y realizan funciones ecológicas esenciales, y no podemos permitir que nuestro terror al covid-19 nos haga destrozar los sistemas ecológicos naturales”, advirtió Patterson.

Patterson espera que este momento de interés conduzca a una mayor investigación sobre los murciélagos, así como a una imagen más clara de cómo el coronavirus saltó de los murciélagos a los humanos.

«Además de sus numerosos servicios para la humanidad, sabemos que los murciélagos portan una cantidad sustancial de virus”, dijo Patterson. “Una especie de murciélago puede transportar solamente aquellos virus a los que ha estado expuesta, y solo en la medida en que su rango limite. Por lo tanto, comprender quién está allí y dónde viven constituye una hoja de ruta para las conexiones ecológicas que actualmente nos eluden al descubrir quién llevaba el SARS coV-2 en la naturaleza”.