CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Breaking News

La NASA estrella con éxito una nave espacial contra un asteroide por primera vez

Donald Trump

Donald Trump

OPINIÓN | Los movimientos de Trump sobre inmigración revelan sus verdaderos motivos

Por Rafia Zakaria

Nota del editor: Rafia Zakaria es autora de "The Upstairs Wife: An Intimate History of Pakistan" (Beacon 2015) y "Veil" (Bloomsbury 2017). Es columnista del periódico Dawn en Pakistán y The Baffler. Las opiniones expresadas en este comentario son propias de la autora. Ver más opiniones en CNNe.com/opinion

(CNN) -- A las 10:06 pm hora del este del lunes, las vidas de miles de inmigrantes existentes y potenciales de Estados Unidos se vieron repentinamente en desorden en medio de una crisis global. En ese momento, el presidente Donald Trump tuiteó que para "proteger los trabajos de BUENOS ciudadanos estadounidenses", suspendería la inmigración a Estados Unidos. El martes por la noche, proporcionó más detalles, diciendo que ordenaría una pausa de 60 días que se aplicaría solo a las personas que buscan tarjetas verdes para convertirse en residentes permanentes de EE.UU. No estaba claro si los trabajadores temporales se verían afectados.

Es probable que su decreto esté completamente redactado antes del final de la semana.

Esta suspensión inminente de la expedición de visas de trabajo y tarjetas verdes para inmigrantes basados en el empleo muestra, entre otras cosas, cómo la administración Trump planea usar la pandemia de covid-19 para promover su agenda de limitar severamente la inmigración a Estados Unidos.

El procesamiento de inmigración en persona ya se había suspendido debido al virus, luego del cierre de consulados y centros de procesamiento del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de EE.UU. (USCIS, por sus siglas en inglés). Sin embargo, la suspensión del procesamiento, que ha estado vigente durante varias semanas, difiere de la suspensión de las solicitudes de tarjeta verde que acaba de anunciar el presidente, ya que es un cese basado en los deseos de la política y no en cierres relacionados con la pandemia. En el primer caso, aquellos que esperaban nuevas visas y aquellos cuyas visas H-1B estaban por vencerse se les dio un período de 60 días para presentar sus reclamos. Durante ese tiempo, podrían permanecer en el país.

publicidad

Ahora parece que esos residentes temporales pueden no verse afectados inmediatamente por el decreto. Sin embargo, muchos de esos titulares de visas habrían estado esperando para convertir su estatus en residencia permanente. Es muy probable que el titular de la visa H1-B u O que solicita una tarjeta verde sea un profesional calificado o talentoso que haya vivido y trabajado en Estados Unidos durante varios años. Con el anuncio del presidente, los solicitantes de nuevas visas se verán sumidos en el caos y es posible que tengan que irse.

En una declaración que siguió al tuit del presidente el lunes, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, declaró que la medida se hizo para proteger "la salud y el bienestar económico de los estadounidenses", una referencia velada pero transparente al virus, aunque Estados Unidos tiene el mayor número de casos a nivel mundial. Su declaración dijo además: "Décadas de inmigración récord habrían resultado en salarios más bajos y un mayor desempleo para nuestros ciudadanos, especialmente para los trabajadores afroamericanos y latinos".

Esta línea de la Casa Blanca que afirma que la inmigración perjudica a los ciudadanos estadounidenses es incorrecta. Un estudio de la Oficina Nacional de Investigación Económica, que analizó el impacto de la inmigración en los trabajadores estadounidenses entre 1990-2004 (los años de mayor inmigración a Estados Unidos), encontró que los salarios de los trabajadores nacidos en Estados Unidos en realidad aumentaron debido a la inmigración.

Más allá de las falsedades ofrecidas para justificarlo, es probable que esta acción sobre la inmigración sea otro shock para la economía que ya está en crisis. Ahora, de repente, los empleadores estadounidenses que confiaban en que los empleados talentosos pudieran convertir su estatus para poder permanecer en Estados Unidos enfrentarán una terrible incertidumbre. Respondiendo a preguntas sobre la orden inminente el martes, el presidente Trump dijo que su primera prioridad era garantizar que los ciudadanos estadounidenses tuvieran trabajo.

Los titulares de visas H-1B (o trabajadores altamente calificados) que están en línea para obtener tarjetas verdes enfrentan lo peor de este caos; ahora podrían perder su lugar en la fila y podrían tener que abandonar las vidas que han establecido en Estados Unidos para regresar a sus países de origen. En un instante, sus vidas y futuros se volcaron y ahora dependen de la redacción del esperado decreto del presidente.

La declaración de la Casa Blanca no proporciona información sobre cómo tanta gente será expulsada de Estados Unidos en los próximos meses, cuando los viajes son limitados y algunas fronteras están cerradas. Una pregunta crucial es cómo la salida repentina de tantos titulares de visas temporales de clase media afectará a las comunidades en las que viven, y a los negocios que frecuentan o a las comunidades religiosas en las que participan. ¿Cuántos de estos titulares de visas temporales son trabajadores de la salud que son desesperadamente necesarios ahora? A menos que la Casa Blanca levante la suspensión o no la implemente en absoluto, el país probablemente enfrentará el éxodo colectivo de millones en los próximos meses.

Son víctimas fáciles. Si bien los titulares de visas de trabajo temporal pueden presentar casos en un tribunal federal que impugne la orden del Presidente, están en posiciones legales relativamente débiles. Las visas se otorgan completamente a discreción del gobierno emisor y no están sujetas a reclamos de discriminación, como sería el caso si los peticionarios fueran ciudadanos estadounidenses. Las compañías estadounidenses cuyas operaciones serán significativamente desestabilizadas por el decreto tienen la capacidad de impugnar la directiva, pero ese litigio, si alguna vez se presenta, probablemente tomará algún tiempo para atravesar el sistema judicial.

Todo esto permitirá al presidente Trump ganar puntos con su base en gran parte que odia a los inmigrantes. En los días previos al tuit del presidente, los grupos de derecha exigían el fin de la inmigración basada en el empleo. A principios de este mes, US Tech Workers, un grupo de trabajadores de tecnología que favorece la limitación de la inmigración, envió una carta al presidente Trump pidiéndole que suspenda la concesión anual de 65.000 visas H-1B. Hace unos días, el exfiscal general (y expartidario de Trump) Jeff Sessions, durante mucho tiempo un antiinmigrante de línea dura, exigió que el presidente detuviera toda inmigración a Estados Unidos basada en el empleo y "pusiera a los estadounidenses y no a los trabajadores extranjeros primero". Este coro colectivo, junto con el impulso del zar anti-inmigrante de facto de Trump, Stephen Miller, ahora ha dado sus frutos, produciendo al golpe de un tuit la transformación más radical sugerida del sistema de inmigración estadounidense en la historia moderna.

No solo es errónea la falacia de que los inmigrantes reducen los salarios de los estadounidenses nativos, también lo es la suposición simplista de que todos los trabajos desocupados por estos trabajadores serán ocupados instantáneamente por un estadounidense nativo. No solo los trabajadores tecnológicos tienen visas de trabajo temporales, también son profesores, investigadores que realizan trabajos altamente especializados, escritores, músicos y otros con un talento excepcional. El trabajo que realizan no es necesariamente replicable o intercambiable y los trabajos que realizan probablemente no se completarán después de que se vayan. El costo intelectual de perder potencialmente sus contribuciones, por otro lado, no solo retrasará la innovación de Estados Unidos por años, sino que significará que las empresas de investigación ya no querrán ubicar sus proyectos más cruciales en el país. Sin la posibilidad de convertirse en ciudadanos estadounidenses, las inmigraciones excepcionalmente talentosas y talentosas, las personas elegibles para visas "O", tal vez no quieran traernos sus talentos.

Tal acción del presidente esencialmente haría que los Estados Unidos que la mayoría de nosotros conocemos, durante mucho tiempo la nación de inmigrantes y el hogar de la innovación y la diversidad, sean irreconocibles. Peor aún, las tasas terriblemente altas de desempleo que probablemente emerjan de la crisis de covid-19 dificultarán que un posible presidente demócrata como Joe Biden pueda deshacer o desentrañar fácilmente el desastroso impacto de un movimiento tan ilógico. El sistema de inmigración basada en el empleo que premia la experiencia técnica, el trabajo duro, la investigación y la excelencia artística es complejo e interconectado, mucho más fácil de destruir que de reconstruir.

Todavía no está claro cómo sería este decreto o qué tan factible sería su implementación inmediata. Pero una cosa es clara como el cristal. Bajo la cobertura de atender el impacto en el empleo de covid-19, la administración Trump ha iniciado cambios que podrían transformar por mucho tiempo la forma en que Estados Unidos se ve, trabaja y piensa.