CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

¿Qué hay en la nueva ley de ayuda económica para pequeñas empresas en medio de la crisis por coronavirus?

Por Jeanne Sahadi, Tami Luhby

(CNN) — El Congreso de Estados Unidos llegó a un acuerdo sobre un cuarto paquete de alivio económico por coronavirus, que tiene como objetivo enviar ayuda adicional a las pequeñas empresas y hospitales que luchan en medio de cierres, así como para ampliar el apoyo para las pruebas.

El paquete fue aprobado por el Senado este martes por la noche y luego va a la Cámara para su votación. El presidente Donald Trump ha ofrecido apoyo público, indicando que lo firmará.

Esto es lo que incluye el acuerdo, según un texto del proyecto obtenido por CNN.

La crisis económica por el covid-19 pega a restaurantes 2:42

US$ 310.000 millones para préstamos adicionales del Programa de Protección de Cheques de Pago

Los US$ 349.000 millones originales asignados para los préstamos del Programa de Protección de Cheques de Pago (PPP por sus siglas en inglés) para pequeñas empresas se agotaron en menos de dos semanas debido a la gran demanda, y fueron criticados porque las cadenas de restaurantes pudieron acceder a los fondos. Algunos dicen que se habría agotado incluso antes si no hubiera habido tantos problemas técnicos con el sistema de procesamiento de préstamos de la Administración de Pequeñas Empresas.

Los legisladores ahora han acordado agregar otros US$ 310.000 millones al fondo. Todavía no está claro cuán rápido estaría disponible ese segundo tramo de dinero. Una vez que se apruebe la ley, es probable que tome un día adicional antes de que la SBA pueda reabrir el programa, según una fuente de la industria bancaria.

Tampoco está claro cuánto tiempo va a pasar antes de que se agote ese dinero adicional. Existe una gran acumulación de solicitudes en proceso por parte de empresas que ya lo han solicitado. La expectativa es que podría agotarse en menos de 10 días.

US$ 60.000 millones para prestamistas pequeños y bancos comunitarios

El nuevo acuerdo reserva US$ 30.000 millones de los fondos adicionales del Programa de Protección de Cheques de Pago para préstamos hechos por prestamistas asegurados federales con activos entre US$ 10.000 millones y US$ 50.000 millones. Y reservaría otros US$ 30.000 millones para préstamos otorgados por instituciones financieras comunitarias y pequeños bancos y cooperativas de crédito con seguro federal con activos por debajo de US$ 10.000 millones.

Por qué algunos en EE.UU. aún no reciben ayuda por el covid-19 3:06

US$ 10.000 millones para subvenciones de préstamos por desastre por daños económicos

El acuerdo aumentaría la financiación en US$ 10.000 millones para subvenciones de préstamos por desastre por daños económicos. Al igual que los préstamos del Programa de protección de cheques de pago, la financiación inicial para estas subvenciones se agotó rápidamente.

La promesa había sido que los propietarios de pequeñas empresas podrían obtener esencialmente hasta US$ 10.000 dentro de los tres días posteriores a la solicitud directamente desde el sitio web de la SBA.

El dinero del Préstamo por Desastre por Daños Económicas no tiene que devolverse si se usa para mantener la nómina, cubrir la licencia por enfermedad pagada y pagar otras obligaciones de deuda. Pero si el propietario de una pequeña empresa obtiene tanto una subvención como un préstamo del Programa de Protección de Cheques de Pago perdonable, la condonación de este último préstamo se reduciría en la cantidad de la subvención.

Pero casi todos los propietarios de pequeñas empresas con los que CNN Business habló en las últimas semanas dijeron que habían solicitado un préstamo por desastre antes de tiempo, pero muchos aún no habían recibido dinero de él y, en algunos casos, ni siquiera habían recibido confirmación de que sus solicitudes habían sido recibidos.

Los hospitales obtienen más dinero

Los hospitales y los proveedores de atención médica obtendrían US$ 75.000 millones adicionales para reembolsarles los gastos relacionados con el coronavirus, como comprar equipo de protección personal adicional y ampliar la cantidad de camas que tienen.

También iría a compensar a los hospitales y proveedores por la pérdida de ingresos, principalmente por la suspensión de cirugías y procedimientos electivos. Esto ha afectado mucho a los hospitales desde el punto de vista financiero, lo que ha obligado a algunos a despedir a los trabajadores o reducir el salario y el horario de los empleados.

El tercer paquete de estímulo, aprobado a fines de marzo, creó un fondo de US$ 100.000 millones para estos propósitos, que los hospitales llamaron un «buen primer paso», lo que implica que se necesitaría más en un proyecto de ley futuro.

La asignación inicial de US$ 30.000 millones de ese fondo ha enojado a algunos hospitales porque se distribuyó en función de los pagos de Medicare, no en función del número de pacientes con coronavirus.

Más dinero para las pruebas

El proyecto de ley proporcionaría US$ 25.000 millones adicionales para expandir la capacidad de pruebas de coronavirus, lo que muchos estados y expertos en salud pública dicen que aún falta en Estados Unidos.

El proyecto de ley daría US$ 11.000 millones a los estados, localidades, territorios y tribus para desarrollar, comprar, administrar y analizar pruebas, así como para ampliar la capacidad de laboratorio, realizar el rastreo de contratos y respaldar las pruebas de los empleadores.

Trump y los gobernadores han discutido sobre la adecuación y la responsabilidad de las pruebas en los últimos días. El presidente sostiene que el gobierno federal no puede hacerse cargo de las pruebas en las comunidades locales. Los gobernadores, por otro lado, dicen que carecen de suministros para realizar las pruebas.

El proyecto de ley exige que los estados, localidades, territorios y tribus presenten planes sobre cómo se usarán los recursos para probar y facilitar las políticas de mitigación de la comunidad de coronavirus.

El paquete también enviaría US$ 1.000 millones a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) para vigilancia, expansión de capacidad de laboratorio, búsqueda de contratos y otras necesidades, y US$ 1.800 millones a los Institutos Nacionales de Salud para desarrollar, mejorar e implementar pruebas. Otros US$ 1.000 millones irían a la Autoridad de Investigación y Desarrollo Avanzado Biomédico para pruebas y suministros de coronavirus.

Además, la legislación proporcionaría hasta US$ 1.000 millones para cubrir los costos de las pruebas para los no asegurados y otorgaría US$ 825 millones a los centros de salud comunitarios y clínicas de salud rurales, que con frecuencia tienen que tratar a los no asegurados.

La administración Trump se negó a reabrir los intercambios federales de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio para los no asegurados, en cambio dijo que el gobierno federal cubriría los costos de los hospitales que realicen pruebas y tratar a los no asegurados a través de un fondo separado de US$ 100.000 millones. Este cuarto paquete agregó otros US$ 75.000 millones a ese grupo de dinero.

Lo que falta: ayuda para los gobiernos estatales y locales o para los destinatarios de cupones de alimentos

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, no obtuvieron todo lo que querían en el cuarto paquete de ayuda. Dos cosas quedaron por fuera.

Los legisladores demócratas querían proporcionar US$ 150.000 millones adicionales para los gobiernos estatales y locales, que también sufren grandes caídas en los ingresos y mayores gastos en salud pública. Varios ya han comenzado a despedir trabajadores y han advertido sobre grandes recortes presupuestarios por delante. El tercer paquete de ayuda, aprobado a fines de marzo, estableció un fondo de US$ 150.000 millones para que los gobiernos estatales y locales cubran los gastos relacionados con la lucha contra el brote de coronavirus.

Los demócratas también presionaron por un aumento del 15% en el beneficio máximo para los beneficiarios de cupones de alimentos. Si bien los paquetes de ayuda anteriores proporcionaron algunos fondos adicionales para la asistencia nutricional federal, no aumentaron el límite de la cantidad mensual que reciben los aproximadamente 37 millones de participantes en cupones de alimentos del país. Se espera que la inscripción de cupones de alimentos aumente a medida que millones de estadounidenses pierden sus empleos a medida que las empresas cierran sus puertas para frenar la propagación del coronavirus.

 

— Manu Raju, Phil Mattingly y Julia Chatterley de CNN contribuyeron a este informe.