CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

La pandemia matará a más estadounidenses de los que murieron en Vietnam

Por Zachary Wolf

(CNN) — Hemos llegado a un punto horrible, donde los cadáveres son transportados al médico forense de Filadelfia en la parte trasera de una camioneta abierta.

Más de 47.000 han muerto de coronavirus en Estados Unidos. Incluso si asumimos que estamos en la parte superior de la curva, decenas de miles más morirán. Para este mismo día de la próxima semana, parece muy posible que haya muerto más gente en Estados Unidos de covid-19 que los 58.000 que murieron en casi una década de combates en Vietnam. Ya superamos a los más de 35.000 que murieron en Corea. El país era mucho más pequeño durante esos conflictos. Pero todos, al parecer, tenían una historia. Lo mismo será cierto ahora.

MIRA: Un condado en Colorado contrata refrigeradores de una planta procesadora de carnes para albergar cuerpos de fallecidos por coronavirus

Incluso si no conoces a alguien que haya muerto por esta enfermedad, puedes estar seguro de que el número de muertos incluye a familiares de personas de las que has oído hablar. El hermano de la senadora Elizabeth Warren murió y la hermana de la representante Maxine Waters está muriendo, nos enteramos el jueves.

Los muertos no son todos ancianos. La mujer que ahora se considera la primera víctima del coronavirus de EE. UU. era activa y saludable. No puedo dejar de pensar en la niña de cinco años en Detroit.

Sabemos muy poco. Y hay más datos nuevos que sugieren que muchas más personas han sido infectadas de lo que se pensaba anteriormente. Investigadores de la Northeastern University sugieren que para el 1 de marzo, cuando se confirmó el primer caso de coronavirus en Nueva York, más de 10.000 ya estaban infectados en la ciudad. Lo mismo era cierto en otros centros poblacionales estadounidenses.

El país continúa tratando de descubrir cómo procesar la trágica pérdida humana en una escala de guerra con la pérdida económica continua e insondable necesaria para asegurar que muera menos gente.

Un sorprendente porcentaje de estadounidenses ahora está desempleado. Más de 4,4 millones de estadounidenses solicitaron beneficios por desempleo por primera vez la semana pasada, alrededor de 26,5 millones de pedidos en las últimas 5 semanas.

Un total de 16,2% de la fuerza laboral de EE. UU. ha sufrido despidos, licencias u horas reducidas, calculó CNN Business. La cifra más alta de desempleo en 2009 fue del 10%. En 1933, durante la Gran Depresión, alcanzó el 24,9%, pero eso fue años después del colapso del mercado de valores que puso en marcha ese desastre. Pasamos de niveles históricos de desempleo a esto en poco más de un mes.

Los números te dan ganas de sentarte. Las grandes corporaciones no están revisando las estimaciones de ganancias. Las están eliminando por completo. Nadie sabe lo que va a pasar.

El cálculo local que se avecina

Las personas necesitan a sus gobiernos locales y estatales ahora más que nunca. Necesitarán los servicios que pagan sus impuestos y necesitarán la guía de sus líderes locales, lo cual es muy importante en un país enorme de más de 300 millones de personas.

Pero los estados y las ciudades están a punto de ser golpeados por una base impositiva que se está sacando por debajo de ellos con el confinamiento por covid.

Se espera que disminuyan los impuestos a la renta personal, las ganancias de capital, las ganancias corporativas, los impuestos a las ventas y los impuestos a la gasolina, así como los ingresos por juego, turismo y petróleo, escribe Tami Luhby de CNN.

Mientras que el Gobierno federal esencialmente puede imprimir dinero, los estados no pueden. Las ciudades y los estados ya han comenzado los permisos a medida que se acercan a un nuevo año fiscal. ¿Sabes quién podría terminar soportando la peor parte de los cortes? Los socorristas y otros trabajadores esenciales que han seguido pasando por los cierres.

¿Podría tu estado ir a la quiebra? No actualmente. El senador Mitch McConnell, que controla la plenaria del Senado con puño de hierro, ha sugerido que los estados simplemente pueden declararse en bancarrota, aunque eso no está permitido actualmente por la ley federal.

Él ve las solicitudes de dinero como, en parte, un intento de solucionar los problemas de los fondos de pensiones.

LEE: Este es el impacto devastador de la pandemia de coronavirus en cifras

Esto es lo que hay en los últimos paquetes de estímulo

El Congreso está en su cuarto paquete de rescate. Como escriben Jeanne Sahadi y Tami Luhby de CNN, este nuevo estímulo no tiene dinero nuevo para los gobiernos locales o para los estadounidenses individuales, sino que se centra en las empresas. Incluye:

US$ 310.000 millones para préstamos adicionales del Programa de protección de cheques de pago (Un préstamo inicial de US$ 349.000 millones en préstamos perdonables se agotó en menos de dos semanas, por lo que probablemente sea otra curita).

US$ 60.000 millones para pequeños prestamistas y bancos comunitarios para hacer préstamos.

US$ 10.000 millones para subvenciones de préstamos por desastre por lesiones económicas. Después de un estímulo anterior, casi todos los propietarios de pequeñas empresas con los que CNN Business habló en las últimas semanas dijeron que habían solicitado un préstamo por desastre antes, pero muchos aún no habían recibido dinero de él y, en algunos casos, ni siquiera habían recibido confirmación de que han recibido sus solicitudes.

US$ 75.000 millones para hospitales y proveedores de atención médica para reembolsarles los gastos relacionados con el coronavirus.

US$ 25.000 millones para ampliar la capacidad de prueba de coronavirus.

Esto no es piedra, papel y tijera

Entiendo completamente el deseo de abrir el país y el respaldo a los estados y tú también deberías.

Las dificultades creadas por todo esto serán duraderas.

Puede ver todo eso en esta entrevista que Anderson Cooper realizó el miércoles por la noche con la alcaldesa de Las Vegas, Carolyn Goodman, quien mostró una clara falta de preocupación por la salud pública dado que ella es la líder de una importante ciudad estadounidense. Esta entrevista fue una locura.

LEE: Los casinos de Las Vegas no volverán a abrir pronto como quería la alcaldesa

Ver ambos lados. El presidente Donald Trump está en ambos lados de esto, ya que está en muchas cosas. Elogió en privado al gobernador de Georgia, Brian Kemp, por decidir abrir su estado y luego lo criticó públicamente.

El problema con el que todos nos encontraremos es que las acciones de todos están afectando a todos los demás en esto. Nadie llega a ser una isla.

Piedra, papel y tijeras. Ayer le pregunté a una colega si alguno de los derechos inalienables mencionados en la Declaración de Independencia –vida, libertad y búsqueda de la felicidad– tiene prioridad sobre el otro.

Ella dijo que nunca vio los derechos inalienables como piedra, papel o tijera.

Pero eso es lo que puede sentirse en este momento: enfrentar muchas vidas contra muchos más medios de vida. Eso sin siquiera tener en cuenta a las personas que morirán por los efectos económicos. Habrá suicidios debido a esto. La gente no podrá ir al hospital. Habrá muertes por desesperación.

Daniel Burke, de CNN, que cubre religión, escribe sobre la idea utilitaria de sacrificarse por el bien común. Eso es peligroso, escribe, en parte porque el sacrificio no se sentirá igualmente en toda la sociedad. Pero también, «uno de los mayores problemas con el utilitarismo es la facilidad con la que trata las vidas individuales como un mero medio para fines sociales».

Entonces: ¿Debería la vida, solo eso, triunfar sobre la libertad y la búsqueda de la felicidad? Todos estamos tratando de responder esa pregunta en este momento.