CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

OPINIÓN | Problemas en el campo de EE.UU. por el covid-19

Por Kent Sepkowitz

Nota del editor: Kent Sepkowitz es analista médico de CNN y experto en control de infecciones en el Centro de Cáncer Memorial Sloan Kettering, en Nueva York. Las opiniones expresadas en este comentario son propias del autor. Más en la sección de Opinión, en CNNe.com/opinion

(CNN) — El reconocimiento de la amenaza covid-19 para el suministro de alimentos y sus trabajadores ha seguido una secuencia peculiar: de la mesa a la granja.

La atención se dirigió primero a quienes venden o entregan alimentos y los riesgos de contacto con los clientes. A continuación, se observaron casos de covid-19 entre trabajadores de supermercados y distribuidores de alimentos, cuya vulnerabilidad había sido menos apreciada hasta que la gente comenzó a morir.

Más recientemente, se han reportado grandes brotes entre trabajadores en plantas procesadoras de carne. Una planta de Smithfield en Sioux Falls, Dakota del Sur, cerró después de que 644 trabajadores se enfermaran. En Cargill Meat Solutions en Hazelton, Pensilvania, 130 trabajadores resultaron infectados y un líder sindical murió. Y una planta de JBS en Grand Island, la ciudad más grande del condado de Hall, en Nebraska, reportó 588 casos en una población de aproximadamente 50.000. De manera alarmante, el virus también se ha extendido a centros locales de atención médica y hogares de ancianos.

Ahora se debe reconocer un grupo final: los trabajadores agrícolas, especialmente los migrantes. La primavera lleva a los trabajadores a cosechar los primeros cultivos y muchos han comenzado a llegar a las granjas donde han trabajado durante años.

El resultado podría ser un problema. En Singapur, que ha llevado a cabo el programa de control de covid-19 más estricto, mejor diseñado y ejecutado del mundo, los trabajadores migrantes han estado entre los atrapados en una gran segunda ola de casos, probablemente relacionados con sus viviendas, estrechas e insuficientes. Algunos dormitorios en Singapur albergan de 12 a 20 trabajadores en una habitación individual.

Los trabajadores agrícolas migrantes en EE.UU., la mayoría de los cuales son latinos y con demasiada frecuencia viven en barrios relativamente insalubres, pueden terminar en el centro de los próximos puntos críticos de covid-19. En caso de que eso ocurra, el resultado puede no solo traer enfermedad y sufrimiento, sino también menosprecio y reproches contra los inmigrantes, incluso cuando el problema, condiciones inaceptables de las viviendas de los trabajadores, continúa sin resolverse.

Algunos grupos han dado la voz de alarma, pero el problema apenas ha sido registrado a nivel nacional. Sin embargo, algunos estados con grandes poblaciones de trabajadores migrantes se están preparando. Oregon y Dakota del Norte han comenzado a considerar los pasos apropiados para mejorar la vivienda.

Hace unas semanas, incluso antes de un pico de 100 casos en una planta de energía eólica en Grand Forks, el Comisionado de Agricultura de Dakota del Norte, Doug Goehring, en un comunicado sugirió una respuesta por contener covid-19.

«Los productores agrícolas se están preparando para el trabajo de primavera y se están preparando para salir a sus campos», dijo. «Muchos de estos productores dependen de trabajadores H-2A (extranjeros) y trabajadores de otros estados para completar las brechas de empleo. Los productores que tienen trabajadores que llegan de otros países o estados deben seguir los procedimientos adecuados (de contención) a su llegada».

Randy Hatzenbuhler, presidente de la Fundación Theodore Roosevelt Medora en Medora, Dakota del Norte, estableció un listón más alto: afirmó que cualquier trabajador que venga de otro estado para trabajo estacional estaría en cuarentena durante dos semanas. Y prometió que «mientras estén en cuarentena, a esos empleados se les pagará su salario normal y tendrán a su disposición la entrega de comidas».

Este enfoque puede evitar que un trabajador traiga infecciones a una comunidad, pero no evitará la propagación en viviendas superpobladas si se presenta un solo caso. Tomemos, por ejemplo, el condado de Mountrail, Dakota del Norte, escasamente poblado, con una población de 10.545 habitantes. Allí, se han diagnosticado 33 casos de covid-19, para una tasa de infección de 323 por 100.000, una tasa más alta que la de St. Louis.

La fuente de los casos de Mountrail no se conoce. El condado de Mountrail linda con la reserva india de Fort Berthold, y también se han diagnosticado casos allí.

Sin embargo, la transmisión está ocurriendo, el condado de Mountrail tiene tierras de cultivo importantes. Es difícil saber cuántos trabajadores migrantes pueden pasar tiempo allí esta temporada. Sin embargo, según la base de datos de subsidios agrícolas del Grupo de Trabajo Ambiental, en 2019, 334 granjas en el condado de Mountrail recibieron US$ 6,9 millones en subsidios agrícolas federales, lo que sugiere muchas granjas con muchos cultivos para cosechar. La combinación de propagación comunitaria, como es probable que ocurra en el condado, con una afluencia estacional de trabajadores agrícolas, puede conducir a un aumento sustancial de las infecciones por covid-19.

El problema de la vivienda inadecuada para los trabajadores migrantes es antiguo y está mal resuelto. En la década de 1970, el Departamento de Justicia trató de abordar el problema, pero persiste una brecha sustancial.

Un informe de The Pew Charitable Trusts demostró que a menudo no se cumplen las condiciones sanitarias básicas. Las chinches, el hacinamiento y los baños compartidos hacen que la vida diaria no solo sea incómoda, sino que, con el covid-19, sea potencialmente mortal.

Los trabajadores agrícolas migrantes son trabajadores críticos para la infraestructura. Desafortunadamente, su falta de viviendas seguras está en línea con las fallas recientes para proteger a la mayoría de los otros trabajadores de áreas de infraestructura esenciales.

Continuarán ocurriendo muertes evitables entre agentes de policía, trabajadores de la salud y del transporte, así como entre aquellos en la industria alimentaria. Muchas de estas muertes ocurrieron debido a la inaceptable falta de equipo de protección o condiciones de trabajo seguras, incluso después de la orientación de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. sobre la seguridad de los trabajadores.

Esta cruel abrogación del contrato social básico debería sacudir a las muchas personas que sienten que el gobierno «les respalda» mientras se preparan para «reabrir» una economía que por ahora, dadas las muy bajas cantidades de pruebas realizadas, debería permanecer cerrada.

Cualquier sociedad que ha demostrado ser incapaz o no está dispuesta a proteger al personal esencial de sectores de la infraestructura, seguramente no tiene planes de reducir el riesgo para aquellos que planean regresar a trabajar en estados como Georgia, Tennessee y Florida. Las personas que esperan reanudar sus negocios pronto deberían considerar este historial de indiferencia antes de decidir sus próximos pasos.