CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Triunfaron en la batalla contra el coronavirus: así es la vida después de tener covid-19

Por Nicole Chávez

(CNN) — Cookie Villarreal finalmente estaba en casa. Había vencido al nuevo coronavirus, pero no podía vestirse sola, ni siquiera levantar los brazos para cepillarse el pelo.

«Por la gracia de Dios pude dejar (el ventilador)», dijo la mujer de 69 años de Lorain, Ohio.

Villarreal se encuentra entre miles de personas que han sobrevivido después de contratar covid-19. Hasta el jueves, las estimaciones indican que más de 710.000 personas se han recuperado de la enfermedad en todo el mundo, según los datos recopilados por la Universidad John Hopkins. Es probable que la cifra real sea mayor porque los datos cubren solo casos confirmados.

Los sobrevivientes son viejos y jóvenes, celebridades, trabajadores de la salud, líderes religiosos y padres. Lucharon contra el virus mientras estaban hospitalizados o aislados en casa y pudieron sobrevivir.

Esto es lo que están haciendo las personas al otro lado de la pandemia:

Están aprendiendo a respirar y a caminar de nuevo

Jesse Vanderhoof

Jesse Vanderhoof apenas podía moverse con una andadera por su casa en el condado de Blaine, Idaho, e ir a su habitación en el piso de arriba no era opción.

Para el enfermero de 40 años, los viajes de esquí y senderismo con su esposa parecen recuerdos lejanos. Diez días después de salir del hospital, caminar solo un par de cuadras lo deja extremadamente exhausto.

«Si quieres hablar sobre humillar y desafiar a un hombre, eso es de lo más duro», dijo Vanderhoof sobre su semana en un ventilador después de contraer coronavirus mientras trabajaba en las tiendas de campaña en las que se realizaban pruebas de covid-19.

La esposa de Vanderhoof, Emily, dijo que dormía en el suelo mientras él dormía en el sofá para ayudarlo a caminar al baño por la noche y lo vio luchar contra el «delirio de la UCI», una afección cerebral aguda particularmente común en pacientes que están sedados y en un ventilador por largos períodos de tiempo.

«No entendía por qué el mundo estaba en guerra (con covid-19), por qué los trabajadores de la salud eran héroes, por qué estaba involucrado», dijo Emily, de 34 años. «Tuvimos la misma conversación durante cuatro días seguidos».

Algunos sobrevivientes, como David Lat, dicen que uno de sus mayores desafíos ha sido aprender «cómo respirar de nuevo» después de pasar 17 días en un hospital de Nueva York y seis días en un ventilador.

«No es ‘y vivieron felices para siempre’, pero es mejor que la alternativa», dijo a CNN el abogado y fundador del blog «Above the Law».

El ventilador puede haber causado algún daño en sus cuerdas vocales, dice Lat, notando su voz ronca, pero «no estaría aquí sin él».

Los músculos de Leah Blomberg están débiles después de estar en coma inducido médicamente y con un ventilador durante nueve días. Ella dice que se siente afortunada de estar viva, pero lo que solía ser una ducha de 15 minutos ahora le lleva 45 minutos.

Leah Blomberg

«La recuperación es probablemente lo peor», dijo Blomberg. «Básicamente es tener que aprender a caminar de nuevo, porque tus músculos … es como si nunca los hubieras usado antes».

Para aquellos que no fueron hospitalizados, la recuperación en el hogar puede variar. Algunos dicen que el proceso no es inmediato y les ha llevado semanas recuperar su resistencia, mientras que otros dicen que lleva de días a semanas superar la fiebre.

Se están reuniendo con sus familias

Sandra Sandoli (centro) y sus hijas.

Cuando Sandra Sandoli abrazó a su esposo e hijas, fue un abrazo como ningún otro. Fue su propio milagro del Domingo de Pascua.

«Lloré. Fue un abrazo de alivio y felicidad, pero también de tristeza por todo lo que estamos pasando ahora. Tantas emociones a la vez», dijo Sandoli, de 52 años, maestra jubilada en Fair Haven, Nueva Jersey.

Durante más de un mes, Sandoli fue puesta en cuarentena en su habitación después de enfermarse mientras visitaba a sus padres en Delaware y dio positivo por covid-19. No podía ver a sus padres, quienes contrajeron el virus a través de ella, ni consolar a sus dos hijas que volaron a casa desde la universidad.

Dejaban sus comidas y su té en la puerta y recogían los platos vacíos, con una máscara y guantes, al final del día. Hablaban por teléfono con ella o desde diferentes habitaciones.

Sandoli superó la fiebre y recuperó su fuerza, pero una tos persistente la preocupó. Temerosa del virus e incapaz de hacerse la prueba nuevamente, Sandoli dijo que ella y su médico decidieron que esperaría indefinidamente hasta que desapareciera la tos.

Sandoli salió de su habitación el domingo y se reunió con su familia. Caminaron uno al lado del otro por algunos metros.

«Se sintió un poco surrealista», dijo. «Lo más simple como dar un paseo fue lo más importante».

Cocinaron y se sentaron juntos en la mesa a comer pescado, puré de papas y verduras. Tomaron una clase de Zumba en línea juntos.

«Cuando abracé a mis hijas, no quería que terminara. Nunca daré esos abrazos por sentado», agregó Sandoli. «Lo hicimos.»

Están ayudando a otros

Nicole Chayet y su esposo han estado tocando las puertas de desconocidos en Nueva York y les han llevado bolsas llenas de comestibles y artículos esenciales durante la semana pasada.

Nicole Chayet

«Quiero ayudar a otros. Sobreviví al virus y me siento fuerte», dijo a CNN Chayet, de 33 años. «No tengo miedo de salir a ayudar a otras personas».

Cuando Chayet, directora de relaciones con los medios del New York City Football Club, y su esposo estaban enfermos, dijo que tenía miedo de contarle a otras personas o incluso pedirles que cuidaran a su hija de 22 meses mientras se recuperaban.

Ahora, están dividiendo su tiempo entre trabajar desde casa, conectarse con personas que sufren de coronavirus o sus familiares, y tratar de ayudar a otros.

A principios de esta semana, Chayet dio una muestra de sangre a un estudio realizado por el Hospital Mount Sinai, con el objetivo de utilizar anticuerpos para tratar a los pacientes con coronavirus. Ella dijo que quiere ser voluntaria en más estudios y desde entonces ha recibido mensajes de personas en estados tan lejanos como Arizona y California preguntando si podría encontrar una manera de ayudar a sus seres queridos.

Otros sobrevivientes se están movilizando, donando sangre o planeando ayudar tan pronto como se recuperen por completo.

Diana Berrent, una fotógrafa en Port Washington, Nueva York, que se recuperó de covid-19, creó Survivor Corps, un grupo de Facebook destinado a ayudar a las personas a publicar y encontrar oportunidades de investigación y donación para los sobrevivientes. El grupo ahora tiene más de 30.000 miembros.

«Me gustaría verlo como un superhéroe: yo y todos los demás sobrevivientes tenemos estos trajes protectores construidos internamente», dijo Berrent a CNN.

Incluso Vanderhoof, el enfermero en Idaho que todavía está tratando de recuperar su resistencia lentamente, espera volver a trabajar, incluso si no sabe cuándo sería posible.

«Si he aprendido algo en esta experiencia con problemas médicos, es que quiero ayudar a las personas más que nunca», dijo Vanderhoof.

Lo que ha sido uno de sus momentos más vulnerables se ha convertido en una motivación para que Vanderhoof siga viviendo y, en última instancia, defienda a otros de la pandemia.

Eric Levenson de CNN, Paul Vercammen, Hollie Silverman y Holly Yan contribuyeron a este informe.