CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Estados Unidos da sus primeros pasos para reabrir la economía y avanzar hacia una nueva normalidad

Por Eric Levenson

(CNN) — Carlos Davis solía tener unos 200 clientes en su barbería de CUT-ology en Albany, Georgia, todos los días.

El 24 de abril, el primer día que se le permitió reabrir desde la pandemia de coronavirus, entraron alrededor de 30 clientes.

Usando guantes, una máscara facial de construcción y un protector facial, Davis dijo que estaba tomando precauciones para proteger a su personal y a sus clientes. Un trozo de papel en la puerta describía las pautas obligatorias para los clientes, diciendo que deben usar una máscara y guantes para poder ingresar.

Tiene miedo del virus, sí. Pero también teme perder su negocio y de lo que eso podría significar para él.

«Si no corto, no como», dijo.

publicidad
El plan del presidente Trump para reabrir la economía 4:22

La decisión de Davis de reabrir se produce cuando varios estados han comenzado a aflojar las restricciones de confinamiento obligatorio, incluso cuando el coronavirus continúa infectando y matando personas. En todo el país, para este lunes, más de 965.000 personas habían dado positivo para el virus y casi 55.000 habían muerto.

El gobernador de Alaska, Mike Dunleavy, permitió la reapertura de salones y restaurantes en la mayor parte del estado el viernes. Oklahoma permitió que algunas empresas de cuidado personal reabrieran para citas el viernes también. Incluso en California, algunas playas que habían sido cerradas reabrieron para uso público, aunque con limitaciones.

La reapertura de Georgia ha sido la más agresiva hasta ahora. El gobernador Brian Kemp ordenó la reapertura de peluquerías y salones de belleza, gimnasios, boleras, estudios de tatuajes y masajistas el viernes, y los teatros y restaurantes lo harán este lunes. Las reaperturas se producen a pesar de las advertencias de expertos en salud, alcaldes locales e incluso del presidente Donald Trump. El influyente modelo de covid-19 del Institute for Health Metrics and Evaluation, por ejemplo, dice que el distanciamiento social no debería relajarse en Georgia sino hasta el 22 de junio.

Las empresas que reabran deben tratar de mantener el distanciamiento social y tomar medidas para mantener a su personal y clientes seguros. Pero eso no siempre es posible en negocios con un contacto tan cercano.

Xuan Le usa una máscara mientras trabaja en las uñas de Deriana Hayward en Envy Nail Bar el viernes 24 de abril en Savannah. (AP Photo/Russ Bynum)

Savannah Stafford está abriendo su salón en Savannah, pero admitió que no es posible mantener dos metros de distancia entre un estilista y un cliente.

«Podemos conservar la distancia entre cada dos personas en todo el salón», dijo Stafford el viernes, «pero será difícil porque el trabajo requiere cercanía».

Primeros pasos incómodos

Las reaperturas no significan que las cosas vuelvan a la normalidad. Los restaurantes y peluquerías y salones de uñas que se vuelvan a abrir tendrán que ajustar sus diseños, procedimientos de saneamiento y métodos de servicio para adaptarse a esta nueva realidad.

Por ejemplo, Waffle House planea reabrir en Georgia el lunes con arreglos de asientos más distantes, protocolos de desinfección mejorados y máscaras para los empleados, dijo el presidente ejecutivo Walt Ehmer a WSB, afiliada de CNN. Ehmer dijo que parte de la decisión de reabrir era permitir que los empleados volvieran a ganar dinero.

«Creo que podría hacer la diferencia entre tener un trabajo y no tenerlo, y sé que el sistema de desempleo se ha mejorado para ayudar a cuidar a las personas más vulnerables, pero las personas quieren tener trabajo y quieren tener algo que hacer y cuidar a sus familias «, dijo Ehmer. «Creo que les dará algo de esperanza».

Washington, entre coronavirus, economía y elecciones 3:14

En Douglasville, Georgia, Eric Greeson dijo que la barbería de su familia tenía más movimiento de lo que ellos pensaban que tendrían pero no tanto como deseaban. Alrededor de la 1:40 pm del viernes, dijo que la tienda tenía nueve clientes, que no estaba tan lejos de un viernes normal.

Él dijo que estaba «un poco sorprendido» por la decisión del gobernador de reabrir, pero decidió hacerlo en parte para no quedarse atrás de su competencia.

«Sabes, calculamos que si no abrimos, la otra tienda de la calle sí lo hará, y luego perdemos ese negocio. Así que estás atrapado en una posición en la que si dicen que puedes abrir, abres», dijo.

Pero Samuel Glickman, fundador de Georgia Barbers Network, dijo que no volverá a abrir hasta que pueda obtener los suministros necesarios para hacerlo de manera segura.

«El nivel de comodidad no está en ese punto todavía», le dijo a CNN. «En este momento, no estamos a salvo. Los artículos que necesitamos para abrir nuestros negocios y mantener a nuestros clientes seguros no son accesibles para nosotros».

La disculpa de una alcaldesa

Para algunos propietarios de pequeñas empresas, las decisiones sobre la reapertura se reducen a la logística mundana.

Glickman dijo que quiere que los clientes y los barberos se laven las manos con frecuencia, pero para hacerlo, necesita comprar una gran cantidad de toallas de papel. Intentó ordenar toallas de papel por Internet, pero debido a la escasez, no llegarán en varias semanas.

«Hasta que sienta que tengo suministros para al menos 3 meses, no tiene sentido abrir porque también quiero ser coherente con los protocolos. Si me quedo sin suministros, ¿cierro de nuevo?», dijo.

Rica Sunga-Kwan, propietaria de Churn Urban Creamery, usa una máscara mientras fue entrevistada en su tienda en San Francisco el jueves 23 de abril. (AP Photo/Jeff Chiu)

El afán de los clientes por visitar los salones de uñas se ha extendido incluso a lugares que permanecen cerrados. La alcaldesa Becky Ames de Beaumont, Texas, tuvo que emitir una disculpa después de que una foto publicada en las redes sociales la mostraba remojando las uñas en un tazón en un salón de belleza el martes, según la estación KFDM, afiliada de CNN.

Los salones de manicura en Texas permanecen cerrados por la orden de confinamiento en el estado. Sin embargo, Ames y el dueño del salón de uñas le dijeron a KFDM que la alcaldesa no se estaba haciendo las uñas, sino que las estaba «remojando en acetona para quitar las uñas de acrílico en polvo para evitar infecciones».

«Me las puse hace varias semanas y me dolían. Estaba tratando de quitármelas y le envié un mensaje de texto a mi manicurista. Ella dijo que la única forma de quitármelas era con una solución. Tienes que hacerlo de una manera especial», le dijo Ames a KFDM.

La alcaldesa dijo que había acordado recoger la solución en la puerta del salón para poder llevársela a casa y quitarse las uñas artificiales. Dijo que la dueña la hizo pasar unos minutos para mostrarle cómo hacer el proceso, y que estaban solas, ambas usando máscaras y al menos a dos metros de distancia, según KFDM.

Ames emitió una disculpa el jueves por ingresar al salón de manicura, calificándolo de «falta de juicio».

Próximas fechas de reaperturas

Además de Georgia, varios estados tienen planes de relajar las restricciones en los próximos días.

En Alaska, los salones de belleza solo pueden admitir clientes con reserva previa, y los restaurantes deberán mantener distancias entre las mesas y no podrán exceder el 25% de su capacidad normal cuando vuelvan a abrir el viernes.

En Montana, que ha tenido solo 448 casos confirmados, los negocios minoristas pueden comenzar a funcionar el lunes o después si cumplen con los requisitos para limitar la capacidad y mantener un distanciamiento físico estricto. Los restaurantes, bares, cervecerías y destilerías pueden comenzar a proporcionar algunos servicios en el establecimiento el 4 de mayo.

Lonnie Sullivan se cubre la cara con una máscara mientras se cortaba el pelo en The Barber Shop en Broken Arrow, Okla., El viernes 24 de abril de 2020. La tienda fue una de las varias a las que se le permitió reabrir debido a la relajación de las restricciones relacionadas con el coronavirus. (Matt Barnard / Tulsa World a través de AP)

Oklahoma permitirá que restaurantes, cines, recintos deportivos y gimnasios reabran el 1 de mayo si mantienen «estrictos protocolos de distanciamiento social y saneamiento». Sin embargo, los bares, las escuelas y los eventos deportivos seguirán cerrados.

En Texas, la orden de permanencia en el hogar del estado finaliza a fines de abril. El gobernador de Texas Greg Abbott dijo que un grupo de expertos médicos y económicos lo guiarán a través de una serie de pasos incrementales destinados a reabrir lentamente la economía del estado a principios de mayo.

Sin embargo, algunos estados liderados por gobernadores demócratas también se han movido para aflojar las restricciones. En Minnesota, el gobernador Tim Walz dice que permitirá que algunas empresas reabran a partir del lunes.

Hawai levantó ciertas restricciones este lunes mientras continúa revisando otras, dijo el gobernador David Ige. Las playas están abiertas para hacer ejercicio, pero las personas no pueden merodear en la playa y deben mantener la distancia social. Las cirugías electivas también pueden realizarse mientras haya suficiente capacidad, dijo.

Y en Colorado, el gobernador Jared Polis dijo que la orden del estado de quedarse en casa será reemplazada el lunes por una fase menos restrictiva de «más seguro en casa». A partir del lunes, los negocios minoristas con entrega en la acera pueden reabrir y los procedimientos médicos electivos pueden reanudarse. Las empresas como de entrenamiento personal y el cuidado de mascotas pueden reabrir con distanciamiento social.

 

— Martin Savidge, Maria Cartaya, Natasha Chen, Kevin Conlon, Angela Barajas, Lindsay Benson, Hira Humayun, Alta Spells y Hollie Silverman de CNN contribuyeron a este informe.