CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

La Dra. Birx está luchando con una elección casi imposible

Por Frida Ghitis

Nota del editor: Frida Ghitis, exproductora y corresponsal de CNN, es columnista de asuntos mundiales. Es colaboradora frecuente de opinión de CNN, columnista colaboradora del Washington Post y columnista de World Politics Review. Síguela en Twitter @fridaghitis. Las opiniones expresadas en este comentario son las del autor. Lee más opinión en CNNe.com/opinion

(CNN) — La vida en una pandemia está llena de dilemas éticos y morales para todos. Tenemos que sopesar el costo para nosotros y para los demás de decisiones que apenas merecían un segundo pensamiento en la vida previa a la pandemia. Pero pocas personas han tenido que luchar con su conciencia a la vista del mundo como lo hacen los principales científicos del gobierno en estos días.

De pie en el podio de la Casa Blanca junto a su jefe, el presidente Donald Trump, figuras ahora familiares como la Dra. Deborah Birx, el Dr. Anthony Fauci y otros, enfrentan dificultades éticas que pueden hacer que los médicos, filósofos y teólogos debatan por los próximos años.

Los científicos del gobierno tienen que decidir cómo preservar su integridad mientras trabajan para un presidente que dice mentiras; tienen que mantener su dignidad mientras trabajan para un presidente que exige elogios injustificados; y tienen que mantener sus trabajos sin convertirse en cómplices de un presidente cuyo consejo imprudente puede conducir a una mayor pérdida de vidas.

¿Qué deben hacer estos científicos cuando Trump le dice a decenas de millones de estadounidenses que hagan algo que saben que les hará daño? ¿Deberían corregirlo de inmediato, arriesgando su ira y tal vez poner fin a sus carreras? ¿O deberían quedarse callados y esperar poder encontrar otro momento para corregirlo, calculando que permanecer en las buenas gracias de Trump les permitirá hacer su trabajo, tal vez salvar incluso más vidas de las que podrían perderse al permitir que el extraño consejo presidencial se filtre en la comunidad?

Por ahora, Birx, la coordinadora de respuesta al coronavirus de la Casa Blanca, y Fauci, el principal especialista en enfermedades infecciosas del país, han elegido este último. Pero no está completamente claro que ellos, particularmente Birx, hayan logrado enhebrar la aguja con éxito.

MIRA: La doctora Deborah Birx: la mirada que se volvió viral con Trump y el desinfectante contra el covid-19

Fauci ha estado más dispuesto a corregir abiertamente al presidente, incluso a veces deseamos que lo hubiese hecho más rápidamente. “No puedo saltar frente al micrófono y empujarlo hacia abajo”, explicó en una entrevista con la revista Science. Ahora necesita seguridad especial para protegerlo de algunos de los defensores más apasionados de Trump.

Birx ha luchado visiblemente con su casi imposible dilema.

La vimos durante y después de esa sesión de información inmortal el jueves, cuando se sentó contra la pared de la sala de reuniones, ya que Trump sugirió que el desinfectante, la “inyección dentro” o tal vez la luz ultravioleta en el cuerpo podrían curar a covid-19. Primer plano de su reacción, moviéndose en su asiento; apretando sus músculos faciales y mirando al suelo, se volvió viral (en el antiguo sentido de la palabra anterior al coronavirus).

Ahora se rumorea que está en la carrera para reemplazar al secretario de Salud y Servicios Humanos Alex Azar, Birx se ha convertido en una especie de susurradora de Trump. ¿Pero a qué precio?

Además de una científica respetada, ella también es diplomática, y la diplomacia a menudo requiere elogios con los dientes apretados. El domingo Birx defendió las reflexiones irresponsables televisadas de Trump de que ingerir desinfectante podría matar el virus. Las palabras de Trump provocaron advertencias urgentes por parte de los fabricantes de Lysol y Clorox para que no bebieran ni inyectaran su producto, también provocó risas en gran parte del mundo, un momento vergonzoso para Estados Unidos.

Más importante aún, llevó a muchas personas a tomar en serio al presidente. Quién sabe cuántos familiares desesperados de los enfermos pensaron que tal vez Trump encontró su tiro mágico, desesperadamente buscado. El gobernador de Maryland, Larry Hogan, dijo que cientos de personas en su estado llamaron para preguntar acerca de inyectarse o ingerir desinfectantes.

En medio del alboroto, Trump afirmó, en una mentira transparente, que estaba siendo sarcástico cuando lo mencionó. Su nueva secretaria de prensa, Kayleigh McEnany, culpó a los medios de comunicación por sacarlo de contexto.

Birx ofreció una tercera defensa, diciéndole a Jake Tapper de CNN que Trump estaba teniendo “un diálogo” sobre el tema, como si hubiera sido una discusión perfectamente normal, y agregó que Trump “entendió” cuando ella le dijo que no era un tratamiento. De hecho, es dudoso que Trump entendiera, porque perseveró: “Creo que es una gran cosa para mirar. Quiero decir, ya sabes. Está bien”

Birx ha hecho un excelente trabajo en la campaña mundial dirigida por Estados Unidos contra el VIH / SIDA. Convertirla en la persona clave de la pandemia es uno de los mejores movimientos de la administración. Pero sus esfuerzos por complacer a Trump han reducido su dignidad y credibilidad.

Fue insoportable ver clips de su inquietante entrevista con la Red de Radiodifusión Cristiana el mes pasado, después de que el presidente hubiera pasado semanas minimizando la pandemia e ignorando a los expertos. Birx dijo con entusiasmo que Trump “ha estado tan atento a la literatura científica”, alabando la capacidad de Trump de “analizar e integrar datos”.

Para entonces, Trump estaba ocupado demostrando exactamente lo contrario, promoviendo el uso de hidroxicloroquina como “muy, muy prometedor”, incluso cuando Fauci intentó advertirlo. La investigación ahora indica que seguir la prescripción de Trump, como aparentemente lo hicieron decenas de miles, puede conducir a problemas cardíacos potencialmente fatales.

Birx seguramente sabía que lo que le decía a CBN era falso. Quizás estaba calculando que este era el precio que debía pagar para ganarse la confianza de un presidente para quien ninguna moneda es más valiosa que los elogios lujosos. Tal vez Birx decidió que entregaría un poco de su integridad para asegurar una posición que le permitiera dirigir la batalla de coronavirus del país y finalmente salvar vidas.

Si es así, vendió un pedazo de su alma para hacerlo. ¿Se justificó éticamente la transacción? ¿Fue moralmente correcto?

Esas son preguntas que no tienen una respuesta concluyente.

Birx tiene la costumbre de asentir, presumiblemente con aprobación, cuando el presidente habla. Algunas personas me han dicho que lo encuentran indefendible. Se preguntan si Birx es una ‘trumpista’, una verdadera creyente. Ninguno de nosotros sabe qué hay en su corazón, aparte de lo que nos dice su historia. Tiene un historial distinguido y honorable de lucha contra enfermedades en todo el mundo. Independientemente de los compromisos que tenga ahora, debemos respetar que ha seguido su llamado a lo largo de su vida profesional.

Su último desafío es inmenso, no solo porque el coronavirus es un enemigo duro, sino porque luchar contra él a la sombra de un jefe pernicioso y egoísta crea nuevos dilemas morales desgarradores.

Si consigue el mejor trabajo en Salud y Servicios Humanos, esperemos que fortalezca su coraje y llame al presidente rápidamente cuando sea necesario. Ella se lo debe al pueblo estadounidense.