CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Opiniones

OPINIÓN | “Muerte en la olla”: una historia bíblica para hoy

Por Amos Brown

Nota del editor: Amos C. Brown es pastor en la Tercera Iglesia Bautista de San Francisco. Se desempeña como presidente del Comité de Justicia Social de la Asociación Nacional para el Avance de las Personas de Color. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Ver más opinión en CNNe.com/opinion

(CNN) — Una historia en el Antiguo Testamento libro 2 Reyes capítulo cuatro ha sido olvidada por muchos supuestos líderes cristianos en medio de la pandemia de covid-19.

La historia trata sobre el profeta Eliseo viajando a Gilgal durante una hambruna para reunirse en clase con los hijos del profeta. Eliseo le pidió a su criado que preparara un guiso para alimentar a las personas reunidas a su alrededor. Uno de los hijos del profeta arrojó en la olla involuntariamente algunas calabazas venenosas que había reunido, sin saber que eran venenosas, y cuando uno de los estudiantes se dio cuenta de lo que estaba sucediendo, exclamó a Eliseo que había ¡»muerte en la olla!»

Hoy, la muerte no está en la olla, sino en el púlpito.

Jerry Falwell, Jr., Robert Jeffress y otros como ellos están entregando lo que podría considerarse estofado envenenado a sus seguidores, con el pretexto de ofrecer alimento. Falwell, Jr. mantuvo abierta su universidad en Lynchburg, Virginia, a pesar de los crecientes casos del virus en las áreas circundantes del campus, al menos hasta el 23 de marzo, cuando la mayoría de las clases cambiaron a plataformas en línea. Jeffress, por otro lado, en forma desafiante realizó servicios en su megaiglesia en Dallas, minimizando la situación. «Este es un momento para que la Primera Iglesia Bautista de Dallas sea una iglesia sin miedo y valiente», se atrevió a decir a cientos de feligreses a mediados de marzo, cuando se recomendaba encarecidamente la prohibición de grandes reuniones.

Lejos de proporcionar alimento, acciones como estas podrían poner en peligro innumerables vidas.

publicidad

Estos profetas modernos parecen haberse saltado la historia de Eliseo, quien salvó a la gente de la tragedia al rociar harina en el guiso para absorber el veneno. Al igual que el conocimiento científico que tenemos hoy, gracias a nuestra inteligencia dada por Dios, Eliseo usó su conocimiento para salvar a los profetas de morir por su propia ignorancia. Pero cuando los autodenominados líderes cristianos deberían estar rociando la harina de seguridad e instando a los fieles a quedarse en casa, en cambio, sirven un desastre tóxico.

Su rechazo de la ciencia y la medicina demuestra no una fuerte fe en el Señor, sino un repudio de los principios cristianos que dicen defender. Su insistencia en que la religión dependa de un lugar, el edificio de la iglesia, desmiente la declaración de la Biblia de que Dios no vive en templos hechos por el hombre.

Es particularmente perturbador ver predicadores negros que abandonan el sentido común y su deber con sus rebaños de esta manera. En su innovador trabajo de 1963 “The Negro Church in America”, el sociólogo Edward Franklin Frazier llamó a las iglesias negras una «nación dentro de una nación». Con esto quiso decir que las iglesias negras son más que centros de fe y adoración; son centros para la supervivencia social, económica y política de la comunidad. Su papel no es sentarse y decirle a la congregación que confíe en Jesús para resolver sus problemas terrenales, sino que los inspire a tomar medidas para resolverlos.

Eso nunca ha sido más importante de lo que es ahora. La pandemia de covid-19 está atacando a los negros en una proporción mucho mayor que su número en ciudades desde Chicago hasta Nueva Orleans. El impacto económico del virus también está afectando especialmente a nuestras comunidades. Estos resultados entrelazados subrayan el impacto a largo plazo del racismo estructural que continúa impregnando nuestra nación.

Incluso afecta a los ministros negros, por ejemplo, Gerald O. Glenn, de la Iglesia Evangélica Nueva Liberación en Richmond, Virginia. El 22 de marzo, a pesar de las advertencias de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades sobre los peligros de las grandes reuniones, Glenn celebró servicios dominicales para 185 miembros de su congregación, diciéndoles: «Creo firmemente que Dios es más grande que este temido virus».

Murió de covid-19 el domingo de Pascua.

Proclamar, como lo hacen estos predicadores, que la asistencia a la iglesia es lo que el Creador exige a pesar de un virus mortal, o que la pandemia es un castigo a la nación por alejarse de Dios, o que tienen el poder de curar el virus o por arte de magia prohibirlo en sus iglesias, está más allá de la arrogancia. Esto es precisamente lo que Jesús mismo repudió una y otra vez en los Evangelios. Se opuso resueltamente a los predicadores de la megaiglesia y a los falsos profetas de su época, los ricos y poderosos cuyas palabras contradecían sus obras. ¿No le dijo al hombre rico que la clave de la salvación era vender todo lo que poseía y dárselo a los pobres?

Por eso es una parodia aún mayor que estos predicadores presten su firme apoyo a la administración actual, desmintiendo aún más sus afirmaciones de seguir los principios cristianos. La inacción de esta administración es la razón principal por la cual hay más de 800.000 casos de la enfermedad en Estados Unidos. Y el número sigue creciendo. Trágicamente, más de 50.000 estadounidenses han muerto hasta ahora.

El enfoque inquebrantable del presidente en su popularidad y sus mediciones de televisión, su avivamiento de la xenofobia y el racismo, su desdén de la ciencia, su negativa a aceptar la responsabilidad y al mismo tiempo reclamar poderes a los que no tiene derecho: estos no son atributos cristianos, no están afirmando la vida, sino negándola. La muerte está en el púlpito.

Los falsos profetas del cristianismo y sus aliados políticos nos harían abrazar el nacionalismo y el excepcionalismo, reforzados por el racismo que subyace a esas ideas. Jesús fue un globalista. Nos enseñó a ser compasivos, a usar la sabiduría, a ser amorosos y afectuosos. Para alimentar a las personas que tienen hambre, no les digas que es su culpa por ser pobres y alejarse. Sus palabras y hechos son lo opuesto a lo que estamos escuchando y viendo en algunas casas de adoración hoy, y en la Casa Blanca.

En el Evangelio de Juan, Jesús deja en claro la diferencia entre personas como estos llamados cristianos y él mismo: «El ladrón viene solo para robar, matar y destruir; he venido para que tengan vida y la llenen al máximo». Si queremos tener esa vida plena, debemos reconocer quiénes son los ladrones entre nosotros y negarnos a comer su estofado envenenado.