CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

El número de muertes, en general, aumentó en Estados Unidos mientras el covid-19 se propagaba en marzo y abril, según un nuevo análisis

Por Maggie Fox

(CNN) — Las muertes en todo Estados Unidos aumentaron cuando el covid-19 comenzó a propagarse y muchas nunca fueron atribuidas al nuevo coronavirus, informaron investigadores, el lunes.

Se observaron «aumentos notables» en las muertes, en marzo y principios de abril, según encontró el equipo dirigido por la Escuela de Salud Pública de Yale. Esto fue especialmente cierto en Nueva York y Nueva Jersey, estados afectados por la pandemia.

El estudio fue reportado por primera vez por The Washington Post.

Utilizando datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) el equipo encontró un aumento de cerca de 15.000 muertes, del 1 de marzo al 4 de abril. Durante el mismo lapso, los estados informaron de 8.000 muertes por covid-19. «Eso es casi el doble», dijo a CNN Dan Weinberger, quien estudia la epidemiología de las enfermedades infecciosas en Yale.

El equipo no pudo mostrar si el aumento de las muertes se debió al coronavirus, dijo Weinberger. Pero hay fuertes indicios de que sí. Por ejemplo, el equipo también analizó datos sobre visitas al médico.

«Lo que vemos es que en muchos estados, uno ve un aumento en las enfermedades similares a la gripe, y luego, una o dos semanas después, ve un aumento en las muertes por neumonía e influenza», dijo Weinberger. «Esto proporciona alguna confirmación de que lo que estamos viendo está relacionado con el coronavirus».

publicidad

LEE: Fotos muestran cuerpos apilados y almacenados en habitaciones vacías en un hospital de Detroit

Además, en estados especialmente afectados como Nueva York y Nueva Jersey, donde se sabe que el coronavirus se ha propagado ampliamente e infectado a muchas personas, las muertes, en general, fueron muy superiores a lo que normalmente se esperaría en marzo.

«En la ciudad de Nueva York, esta discrepancia fue aún más severa, con tres o cuatro veces más muertes por todas las causas, como muertes por neumonía y gripe», escribió el equipo.

Algunos estados, como Nueva York, parecían mantenerse al día con las muertes de covid-19. El informe estatal de muertes en la pandemia rastreó de cerca lo que encontró el equipo de Yale. Pero otros no.

«Por ejemplo, California tuvo 101 muertes reportadas debido a covid-19 y 399 muertes más por neumonía e influenza», escribió el equipo en una publicación previa en línea en MedRxiv (pronunciado Med Archive).

El nuevo coronavirus causa enfermedad respiratoria, y presumiblemente las muertes estarían listadas entre los informes regulares de muertes y enfermedades por neumonía e influenza. Pero los médicos informan cada vez más de otros síntomas, a veces fatales, de covid-19, que incluyen derrames cerebrales, insuficiencia renal y daño cardíaco.

Los pacientes que ya están debilitados por afecciones preexistentes como diabetes, cáncer y enfermedades cardíacas pueden haber tenido una muerte clasificada como debida a una de esas causas, en lugar de al coronavirus.

Además, es posible que el confinamiento por coronavirus haya llevado a una tasa de mortalidad inferior a la media. Por ejemplo, si menos personas conducen, se podría esperar que las muertes por tráfico disminuyan, dijo Weinberger.

Entonces, el equipo de Weinberger analizó las muertes por neumonía e influenza, y las muertes por todas las causas.

«Decidimos analizar todas las muertes por neumonía, o todas las muertes en general, y ver cómo esos números estaban cambiando», dijo Weinberger.

Los CDC rastrean las muertes por neumonía e influenza por semana, y las comparan con una línea de base de muertes para controlar la epidemia anual de gripe estacional. Por separado, el Centro Nacional de Estadísticas de Salud, parte de los CDC, mantiene datos sobre todas las muertes reportadas.

El equipo dirigido por Yale restó el número esperado de muertes para cada semana del número total de muertes que se informaron realmente, y contó el extra como muertes por covid-19.

«Muchos estados experimentaron un aumento notable en la proporción de muertes totales debido a P&I (neumonía e influenza, por sus siglas en inglés), a partir de mediados de marzo hasta el 28 de marzo, en comparación con lo que se esperaría según la época del año y la actividad de la influenza», escribió el equipo en su informe.

El equipo de Weinberger encontró evidencia de que las personas morían mientras los estados luchaban por averiguar si el virus había llegado a sus regiones. «En algunos estados, como Florida y Georgia, el aumento de las muertes por neumonía e influenza precedió a la adopción generalizada de pruebas para el nuevo coronavirus por varias semanas», escribieron.

Los investigadores dijeron que su trabajo muestra que puede ser más preciso estimar las muertes por covid-19, en lugar de intentar contar todas y cada una de las pruebas positivas.

«Dada la falta de pruebas adecuadas y la variabilidad geográfica en la intensidad de las pruebas, este tipo de monitoreo proporciona información clave sobre la gravedad de la epidemia en diferentes regiones geográficas», escribieron.

«También proporciona alguna indicación del grado en que faltan las pruebas virales de muertes asociadas con covid-19 directa o indirectamente».

LEE: Médica de la ciudad de Nueva York que se recuperó de covid-19 y siguió atendiendo a pacientes con coronavirus muere por suicidio

Algunos expertos en salud pública han dicho que el covid-19 se estaba propagando casi con certeza por Estados Unidos en enero y quizá ya en diciembre, mucho antes de que Estados Unidos informara la primera muerte oficial. Algunos funcionarios de salud estatales y locales están yendo hacia atrás para ver si las personas que murieron en enero y febrero pudieron haber sido infectadas con coronavirus.

Funcionarios en California dijeron, la semana pasada, que una mujer, de 57 años, quien murió el 6 de febrero había sido infectada con el covid-19 y en realidad fue la primera muerte registrada en Estados Unidos por el virus. Antes de ese anuncio, se pensaba que la primera muerte por coronavirus en Estados Unidos era la de un hombre en Washington el 29 de febrero.