CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Nueva Zelandia dice que ha «eliminado» el virus. Así es como lo logró

Por Julia Hollingsworth

Wellington, Nueva Zelandia (CNN) — Después de semanas de encierro, Nueva Zelandia ha logrado su ambicioso objetivo de eliminar el coronavirus.

Pero el país aún no está celebrando.

En los últimos días, las infecciones recién diagnosticadas han sido de un solo dígito. Y el lunes, Nueva Zelandia informó solo un nuevo caso.

«Eso nos da la confianza de que hemos logrado nuestro objetivo de eliminación, lo que nunca significó cero, pero sí significa que sabemos de dónde vienen nuestros casos», dijo el lunes Ashley Bloomfield, directora general de Salud de Nueva Zelandia, y agregó que solo hubo un caso desde el 1 de abril en el que las autoridades seguían investigando la fuente de infección.

El lunes fue el último día de casi cinco semanas de estrictas medidas de bloqueo de nivel cuatro, que la primera ministra de Nueva Zelandia, Jacinda Ardern, describió como «las restricciones más estrictas impuestas a los neozelandeses en la historia moderna».

El martes, el país entró en un confinamiento menos restrictivo, con 400.000 neozelandeses más de vuelta al trabajo y el 75% de la economía del país en funcionamiento, según Ardern. Las nuevas restricciones de nivel tres también significan que los neozelandeses podrán celebrar pequeños funerales y comprar comida para llevar.

publicidad

Nueva Zelandia ha reportado 19 muertes y 1.472 casos confirmados y probables de coronavirus, según la Universidad Johns Hopkins. De ellos, 1.214, del 82% de los casos confirmados y probables, se han recuperado, dijo el Ministerio de Salud el martes.

Pero aunque el éxito de Nueva Zelandia en la eliminación del virus puede parecer motivo de celebración, Ardern sigue instando a la vigilancia.

MIRA: FOTOS | Los niños vuelven a las calles en España tras más de 40 días de confinamiento

«No estamos fuera de peligro», dijo en una conferencia de prensa el martes. «(Nivel tres) es una especie de sala de recuperación para evaluar si el increíble trabajo que han hecho los neozelandeses … ha funcionado».

Cuando se trata de lo que funcionó, Nueva Zelandia tenía algunas ventajas para combatir el virus. Tenía el beneficio del tiempo: el país confirmó su primer caso de coronavirus el 28 de febrero, mucho más de un mes después de que Estados Unidos confirmó su primer caso.

Es una nación insular relativamente remota, y relativamente pocos vuelos transitan por Nueva Zelandia. También está gobernado centralmente, lo que significa que no tiene estados como Estados Unidos o su vecina Australia.

Pero la verdadera clave del éxito de Nueva Zelandia parece ser un enfoque que podría aplicarse en cualquier lugar: actuar rápidamente, hacer muchas pruebas y confiar en gran medida en la buena ciencia.

Actuar rápidamente

Al igual que muchos países, Nueva Zelandia tenía modelos que mostraban que un posible brote de coronavirus podría ser devastador si no se tomaban medidas. A diferencia de otros países, respondió relativamente rápido.

Cuando Ardern anunció el 14 de marzo que cualquier persona que ingresara al país necesitaría aislarse por dos semanas, se encontraba entre las restricciones fronterizas más duras del mundo. En ese momento, el país tenía seis casos.

Cuando, el 19 de marzo, Ardern prohibió la entrada de extranjeros al país, había 28 casos confirmados.

Y el 23 de marzo, cuando Ardern anunció que el país se iba a cerrar, había 102 casos confirmados, y ninguna muerte.

«La acción decisiva, ir duro y hacerlo pronto, ayudó a eliminar el peor de los virus», dijo Ardern en un comunicado el martes.

Hay algunas razones por las que Nueva Zelandia tomó medidas enérgicas. Como dijo Ardern en una conferencia de prensa el 14 de marzo, Nueva Zelandia es una ruta de salida clave hacia las Islas del Pacífico, y el país tiene la responsabilidad de proteger a sus vecinos del Pacífico. Pero las acciones rápidas también fueron en beneficio de los neozelandeses.

«Aquí en Nueva Zelandia, no tenemos muchas camas de cuidados intensivos en comparación con otros países. Es por eso que (Ardern) actuó realmente rápido», dijo la microbióloga de la Universidad de Auckland, Siouxsie Wiles, a principios de este mes.

Si bien Nueva Zelandia realizó acciones rápidas, se está demorando en revertir las medidas de prevención. Aun cuando los casos del país parecían tener una tendencia a la baja, Ardern optó por extender las medidas de bloqueo de nivel cuatro más restrictivas por cinco días.

A pesar de eso, muchos neozelandeses apoyan las restricciones. En una encuesta de Colmar Brunton la semana pasada, el 87% dijo que aprobaba la forma en que el Gobierno está respondiendo a la pandemia.

LEE: Bill Gates explica cómo Estados Unidos puede relajar de manera segura las restricciones por el coronavirus

Hacer muchas pruebas

Nueva Zelandia ha incrementado sus pruebas, hasta el punto de que ahora puede realizar hasta 8.000 por día, dijo Ardern el martes.

Hasta la fecha, Nueva Zelandia ha llevado a cabo 126.066 pruebas. A modo de comparación, el Reino Unido, un país con alrededor de 13 veces más población que Nueva Zelandia, ha completado 719.910 pruebas.

Pero la señal real de que las pruebas de Nueva Zelandia están funcionando es su tasa de positividad de prueba, la proporción de pruebas que dan positivo.

El Dr. Mike Ryan, director ejecutivo de los Programas de Emergencias de Salud de la OMS, dijo recientemente que un buen punto de referencia es tener al menos 10 casos negativos por cada caso positivo confirmado. Eso significa que si un estado o país realiza pruebas y regresa con casos positivos de alrededor del 9% o menos, entonces es probable que las pruebas estén bien.

La tasa de positividad de la prueba de Nueva Zelandia es de alrededor del 1%, lo que sugiere que no hay una transmisión comunitaria generalizada que se esté pasando por alto.

El lunes, Ardern señaló que en otros países del mundo, cada persona infectada con coronavirus infecta a alrededor de 2,5 personas. Bajo el confinamiento en Nueva Zelandia, eso se ha reducido a 0,4, menos de media persona infectada.

Confiar en la buena ciencia

La verdadera lección de Nueva Zelandia ha sido la combinación de buena ciencia y liderazgo, dijo a principios de este mes el profesor Michael Baker, del Departamento de Salud Pública de la Universidad de Otago.

A lo largo del período de confinamiento, Ardern ha aparecido junto a Bloomfield en conferencias de prensa regulares, y Ardern a menudo le pasa preguntas de los medios de comunicación a él.

Aunque Bloomfield es un servidor público, está calificado en medicina y tiene una especialidad en medicina de salud pública. Según una declaración en el sitio web del Ministerio de Salud, su área particular de interés profesional es la prevención y el control de enfermedades no transmisibles.

«En Nueva Zelandia, ha sido un vínculo maravilloso entre la buena ciencia y el liderazgo brillante, y los dos juntos son realmente muy efectivos», dijo Baker. «Me ha decepcionado mucho que a los países que tienen muchos más recursos, absolutamente los mejores recursos científicos del mundo, Estados Unidos y el Reino Unido, muchos países de Europa, no les haya ido mejor que países como Nueva Zelandia, que tiene recursos limitados».

El futuro

Aunque Nueva Zelandia se considera actualmente como una historia de éxito de la crisis del coronavirus, también muestra que las victorias en la lucha contra covid-19 no significan un retorno a la vida normal.

A pesar del éxito temprano de Nueva Zelandia, el país todavía está efectivamente confinado, y a la mayoría de las personas todavía se les llama a quedarse en casa y en sus «burbujas», como se conoce al grupo de personas con las que se están aislando.

«(El nivel tres) no es y no puede ser volver a la vida anterior a covid-19», dijo Ardern el lunes. «Ese día llegará, pero aún no está aquí».

A house fence chalked up with messages relating to the Covid-19 lockdown on April 3, 2020 in Auckland, New Zealand.

Auckland, Nueva Zelandia.

Ardern señaló que la batalla contra covid-19 continuaría hasta que haya una vacuna. Y, como otros países, Nueva Zelandia todavía tiene una lucha económica que enfrentar.

El turismo, la industria de exportación más grande de Nueva Zelandia, se ha visto afectada. Los extranjeros todavía tienen prohibido ingresar al país, y cualquier neozelandés que llegue al país deberá pasar al menos 14 días en las instalaciones de cuarentena del Gobierno. Existen negociaciones para que Nueva Zelandia y Australia abran sus fronteras entre sí, pero por ahora, no se ha anunciado nada oficial.

En el mejor de los casos, el Tesoro de Nueva Zelandia estima que el país podría ver una tasa de desempleo del 13%.

«Haremos todo lo posible para asegurarnos de combatir los impactos económicos del virus de la misma manera que lo hicimos con la amenaza para la salud», dijo Ardern el martes. «Con unidad, con un apoyo rápido, cuidándonos unos a otros».